Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Desde el partido frenteamplista elaboraron un documento con tres ejes para el reglamento de la Convención Constitucional: administración y financiamiento de la Convención; liderazgo, organización y debate de la Convención; y  participación ciudadana, transparencia y probidad. Las sugerencias contemplan una activa presencia de la población, criterios establecidos para la contratación de integrantes de la Secretaría Técnica y la conformación de una Comisión integrada por decanos de facultades de Derecho de universidades estatales. 

Al igual que el Partido por la Democracia (ver nota) y su par dentro del Frente Amplio, Revolución Democrática (ver nota); Convergencia Social también se ha involucrado en la ruta constituyente por la redacción de una nueva Carta Magna.

Con el objetivo de contribuir con propuestas técnico-políticas –como señala el documento no oficial del grupo de trabajo creado por la Comisión Constitucional y Reformas Políticas y la Secretaría de Contenidos de la Dirección Nacional del partido–, elaboraron un texto enfocado en propuestas que podría incluir el reglamento de la Convención Constitucional. 

Debido a la amplia autonomía que tendrá la Convención para dictar sus reglas de funcionamiento, el partido frenteamplista propone tres ejes que consideran que deben estar en el documento: administración y financiamiento de la Convención; liderazgo, organización y debate de la Convención; y  participación ciudadana, transparencia y probidad. Revisa los lineamientos a continuación.

Administración y financiamiento

El análisis entregado pide consideraciones para 18 meses: tres de instalación, 12 de funcionamiento y otros tres de cierre, en los cuales los principios que deben regir la administración son expertise técnica, eficiencia, probidad y transparencia.

El partido propone que se constituya una Dirección Ejecutiva de la Convención, que sea el máximo órgano de administración y gestión que dirija los servicios y equipos de trabajo administrativo. Asimismo, un secretario o secretaria convencional que actúe como ministro de fe y dirija el trabajo del pleno, las comisiones y la Secretaría Técnica.

Respecto a la Secretaría Técnica, señala que debe ser un espacio similar al trabajo de la Biblioteca del Congreso Nacional, integrado por no más de 22 personas conformadas por reglas de paridad e inclusión. Estos profesionales, proponen, deben ser designados por concurso público que exija estudios de postgrado en las áreas relativas al proceso constitucional y publicaciones científicas. Asimismo, sugieren que se favorezcan a quienes se dedican de forma exclusiva a la docencia y/o investigación, se excluyan a abogados que participen de estudios jurídicos y se prohíba la participación de exmiembros del Tribunal Constitucional y/o la Corte Suprema.

Sobre las asignaciones, señalan que se deben dividir en traslados; alimentación y alojamiento; y asesores. Sobre el último punto, la propuesta es que cada convencional tenga un secretario ejecutivo, abogado y periodista, seleccionados por ellos mismos pero con requisitos establecidos por la Dirección Ejecutiva.

Por último, señalan que si bien el funcionamiento regular debe darse en Santiago, se pueden establecer sesiones en otros lugares del país.

Liderazgo, organización, debate y redacción

La primera sugerencia es que la presidencia y vicepresidencia de la Convención sea paritaria, además de que tengan la voluntad para formar una mesa, también con equidad de género, compuesta por al menos siete integrantes y que tenga facultades ejecutivas y de coordinación. Asimismo, proponen que haya una vicepresidencia de Pueblos Indígenas. 

Asimismo, contempla la formación de bancadas con el objetivo de representar ante la mesa sus derechos en el proceso de redacción de la propuesta constitucional. Quienes no logren formar una –de al menos 15 convencionales– se unirían a una mixta.

Luego, el documento hace hincapié en las reglas de cómo funcionará el pleno y si se requiere formar comisiones. En el caso de sí crear comités temáticos, su integración debe respetar la paridad y considerar al menos un integrante por bancada.

Las sugerencias son: comité de fundamentos del orden constitucional; de derechos fundamentales; de régimen político y descentralización del Estado; del Poder Judicial; y de órganos constitucionales. Junto a ellos, un comité de reglamento, un comité de armonización –para darle coherencia al texto final–, un comité legal o de redacción (enfocado en sistematizar las propuestas formuladas por las comisiones), y un comité de participación ciudadana.

El diseño de redacción que proponen comienza con la definición de fases de contenido mínimas del reglamento y la recepción de informes de la Secretaría Técnica con antecedentes sobre el objeto de la Comisión.

Luego, el inicio de un proceso de participación ciudadana para elaborar propuestas sobre aquella temática. Asimismo, el pleno entrega propuestas –dentro de las que se incorporan algunas recogidas de la ciudadanía– a la comisión y la Secretaría Técnica elaborará un nuevo informe en relación a ellas.

Con esos insumos, el comité inicia su proceso de discusión y posteriormente se realizaría una votación respecto a cada indicación, aprobada o rechazada por mayoría simple. En el caso que se rechacen, se pueden reintegrar en su presentación ante el pleno, pero deben llevar un número de firmas –no determinado– de los integrantes del Comité para promover la solicitud.

Cuando se presenten las indicaciones ante el Pleno, este deberá votarlas por mayoría simple en cada propuesta en particular. Si se aprueba, queda a la espera de su aprobación final por ⅔; si se rechaza, debe volver a la Comisión, se revisa y nuevamente se presenta ante la Sala. Se apruebe o rechace, debe pasar a la Comisión Redactora. 

Será tarea de aquella comisión hacer enmiendas en ese caso y si el texto aprobado por mayoría no alcanza los ⅔ de quórum. Si vuelve a ser rechazado por el Pleno, el contenido se verá mediante plebiscito.

Participación ciudadana, transparencia y probidad

Desde Convergencia Social señalan que su propuesta “se centra especialmente en la posibilidad de que exista una real participación ciudadana y popular” en la Convención, basada tanto en instrucciones de reglamento como compromisos políticos. Según ello proponen:

  • Participación de los y las convencionales en cabildos ciudadanos en sus distritos.
  • Votación de las propuestas ciudadanas recopiladas en aquellas instancias que posteriormente deberán discutirse en la Sala.
  • Las propuestas deben discutirse y tendrán la misma validez que las presentadas por los convencionales.
  • Iniciativa popular de texto con apoyo de firmas.
  • Plebiscitos sobre disensos.
  • La creación de una oficina de participación ciudadana para regiones.
  • Delegado vecinales que actúen como un nivel intermedio de delegación constitucional, en la que podrán participar los mayores de 14 años.
  • Asamblea deliberativa de ciudadanos.
  • Rendición de cuentas territorial.
  • Días nacionales de discusión ciudadana para ciertas temáticas.

Asimismo, piden transparencia en todos los niveles del proceso. La postura es que todas las propuestas, informes y discusiones sean públicas y cuenten con intérpretes de lengua de señas tanto en sala como en las transmisiones del trabajo convencional. Junto a ello, piden que se haga una cuenta pública mensual sobre las disoluciones, análisis y sistematización de propuestas ciudadanas.

Finalmente, señalan que se debe crear una Comisión de Ética, probidad y reglamento, integrada por los decanos de las facultades de Derecho de universidad estatales, cuya función sería evaluar las conductas de los convencionales y aplicar sanciones en el caso que correspondan.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 09 Jun 2021