Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Si el año pasado fue “la disposición del pueblo a salir a la calle” lo que permitió a Chile aumentar su índice de democracia y pasar de una “democracia imperfecta” a una “democracia plena”, este año (2020) el acuerdo para celebrar el plebiscito, la victoria “abrumadora” a favor de crear una nueva constitución y la convocatoria de elecciones a la Convención Constitucional han sido las claves para que Chile alcanzara su mejor puntaje democrático desde que se inició el estudio llevado a cabo por la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist.

Por segundo año consecutivo, Chile mantiene su calificación de “democracia plena” en el reporte del Índice de Democracia 2020 realizado por la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist (EIU), indicador que puntúa en una escala del cero al diez la calidad democrática de más de 160 países.
El mismo año en que el promedio mundial registra su peor puntaje democrático, 5,37 sobre 10 en la escala establecida por la EIU, Chile ha obtenido una calificación de 8,28 puntos, 0,2 puntos más que en la edición anterior, ascendiendo de la posición 21 del ranking global al puesto número 17, y situándose como la segunda democracia mejor valorada de Latinoamérica, después de Uruguay y seguida de Costa Rica.

Según el informe, este aumento del índice se debería fundamentalmente a la celebración del plebiscito y al proceso constituyente que está viviendo el país.

En los reportes anteriores al de 2019, y desde que se inició el estudio en 2006, Chile siempre había bordeado la categoría de “democracia plena”, reservada para aquellos países que obtienen una calificación por sobre de los ocho puntos, pero no fue hasta después de las movilizaciones sociales de octubre de ese año que el país abandonaría el grupo de las “democracias imperfectas”, del cual formaba parte hasta entonces. Según el reporte del año pasado, “la disposición del pueblo a salir a la calle mejoró el puntaje de Chile en la sección de participación política” (una de las cinco secciones que evalúa la EIU) permitiéndole superar la barrera de los 8 puntos que separa un tipo de democracia de la otra.

Este año, Chile ha mejorado todavía más el índice democrático de la EIU debido, según se detalla, al acuerdo alcanzado entre el oficialismo y la oposición para celebrar el plebiscito del pasado 25 de octubre, el cual logró una participación superior al promedio y donde los chilenos “votaron abrumadoramente para cambiar la constitución”, dice el informe. Esto, sumado a la convocatoria de elecciones de Convencionales Constituyentes del próximo 11 de abril y a las movilizaciones sociales mencionadas anteriormente, ha permitido que Chile haya escalado de los 4,44 puntos que obtuvo en la sección de “participación política” en 2018, a la puntuación de 6,67 que tiene actualmente en esa categoría.

Tal y como explica en su metodología, el índice de democracia de la EIU se basa en las calificaciones de 60 indicadores, agrupados en cinco categorías: proceso electoral y pluralismo, funcionamiento del gobierno, participación política, cultura política y libertades civiles. Cada categoría tiene una calificación en una escala de 0 a 10, y el índice general es el promedio simple de los índices de cinco categorías. Chile ha obtenido 9,58, 8,21, 6,67, 8,13 y 8,82 puntos, respectivamente en cada una de ellas, siendo todavía su punto más débil el área de la participación política.

Revisa el informe completo a continuación:

Por Agustín Vázquez
Fecha 10 Feb 2021