Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Tal como se había anunciado hace poco más de un mes, el gobierno puso a disposición de la ciudadanía una plataforma digital para obtener información y fomentar la participación ciudadana en el proceso constituyente. El proyecto, que lleva por nombre “Chile Constituyente”, es una iniciativa conjunta con universidades y organizaciones chilenas y extranjeras que pretenden “concentrar, crear y facilitar contenido sobre el proceso constituyente para la educación, reflexión y debate de los ciudadanos contribuyendo a fomentar la participación activa en un momento histórico para nuestro país”.

El anuncio inicial lo hizo el Presidente Sebastián Piñera a fines de noviembre, cuando convocó oficialmente a las elecciones de convencionales constituyentes del 11 de abril. Entonces, dijo que con ese acto quería ratificar “el compromiso total y absoluto de nuestro gobierno con este proceso constituyente y con la Constitución a que él dará origen” y también manifestó su confianza en que “los futuros constituyentes, elegidos democráticamente por todos los chilenos, van a estar a la altura de sus tres responsabilidades, van a poner el interés supremo de Chile y los chilenos por delante y van a llegar a acuerdos para alcanzar una buena Constitución que guíe e ilumine los caminos que juntos vamos a recorrer hacia el futuro”. Dicho eso, anunció que el gobierno implementaría una plataforma digital para recoger y dar cauce a las ideas, opiniones y propuestas de los chilenos respecto del contenido de la nueva Carta Fundamental.

Aunque Piñera dijo que estaría habilitada en “los próximos días”, la plataforma recién salió al aire este lunes. Su nombre: Chile Constituyente.
No se trata de una iniciativa exclusiva del gobierno, sino que un esfuerzo conjunto con universidades y organizaciones nacionales e internacionales que participaron en su implementación y diseño. Entre ellas están The Constitute Project, de la Universidad de Austin en Estados Unidos; las universidades de Chile, Católica y de Los Andes; instituciones públicas como el Servicio Electoral (Servel), la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) y el Consejo para la Transparencia (CPLT); e iniciativas colaborativas de la sociedad civil como el proyecto Tenemos que hablar de Chile País DI.
Según se define en su propio sitio web, el objetivo de Chile Constituyente es “es concentrar, crear y facilitar contenido sobre el proceso constituyente para la educación, reflexión y debate de los ciudadanos contribuyendo a fomentar la participación activa en un momento histórico para nuestro país”.
El espacio virtual se divide en distintas secciones. Una de ellas está enfocada en la historia constitucional chilena donde se puede revisar, en una línea de tiempo interactiva, cada Carta Magna que ha regido en algún momento de la historia republicana del país, independiente de su período de duración.
Además, hay información sobre la historia constitucional en el mundo, desde las primeras organizaciones en la prehistoria hasta el constitucionalismo del siglo XX. Allí, se concluye: “La soberanía del pueblo, los límites al poder y los derechos humanos son ideas que no aparecieron de la noche a la mañana. Fueron más bien el fruto de siglos de aciertos y errores, que nos permiten tener lo que hoy entendemos como Constitución. Se ha avanzado bastante, pero aún queda mucho por construir en conjunto”.
En cuanto al proceso constituyente en sí, en el sitio hay una sección que explica aspectos clave para su comprensión, además de insumos y recursos para profundizar en el debate, así como un glosario de términos que son y serán parte de la discusión. Eso sí, ya ha sido blanco de críticas, pues en la parte donde se explica cómo comenzó el proceso no se hace mención alguna al estallido social del 18 de octubre de 2019, a la multitudinaria movilización social que le siguió y, en cambio, sólo se menciona que “comenzó el 15 de noviembre de 2019, cuando la mayoría de los partidos políticos con representación en el Congreso, llegaron a un acuerdo para iniciar el camino hacia una eventual nueva Constitución”.