Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Hoy empiezan a correr los últimos tres meses de trabajo y desde el órgano redactor saben que deben mejorar su estrategia comunicacional. Tras los desfavorables resultados de las últimas encuestas respecto al plebiscito de salida, hay conciencia de que se debe mejorar la información sobre el trabajo y lo que se ha aprobado. De todas formas, algunos sectores de la Mesa –liderados por la presidenta Quinteros– responsabilizan de la deficiencia informativa a los medios de comunicación, mientras que grupos de constituyentes, argumentan que son efectos de una mala conducción de la Mesa.

Martes 5 de abril y comienza a operar la prórroga de tres meses más de trabajo para la Convención Constitucional. Con ello, también se da inicio a la recta final de trabajo de cara a la entrega de la propuesta constitucional fijada para el 4 de julio. 

El 29 de abril sería el último día de trabajo de las comisiones temáticas, para luego dedicar de forma exclusiva la primera semana de mayo a los últimos plenos deliberativos –específicamente de segundas propuestas–.

La segunda semana de mayo sería semana territorial y desde el 16 de aquel mes la Convención se traslada a Antofagasta para presentar el proyecto de nueva Constitución y comenzar con el trabajo de armonización.

Vuelve a leer: Comisión de armonización: la encrucijada de la última instancia de trabajo de la Convención Constitucional

Para armonizar el texto las y los 40 constituyentes que formen parte de la Comisión tendrán 17 días: desde el 17 de mayo al 9 de junio. Luego habrá una semana para la presentación de indicaciones al informe que evacue la instancia revisora.

Finalmente, se contemplan cuatro plenos de votación de aquellas indicaciones, terminando el miércoles 29 de junio y la propuesta de nueva Constitución se le entregaría de manera formal al presidente Gabriel Boric el lunes 4 de julio. Todo esto, si se respeta el cronograma que, ya han alertado, está sujeto a modificaciones.

Redirección de estrategia 

Quedando 90 días para el fin del trabajo, los constituyentes son conscientes de las falencias comunicacionales y también de las diferentes visiones que hay sobre la Convención Constitucional.

Durante los últimos días se publicaron tres encuestas distintas de medición de la opinión pública –Cadem, Feedback y Pulso Ciudadanoarrojan negativos resultados para el órgano redactor: una inclinación hacia el rechazo. 

Al menos de forma oficial, estos números no han generado alarma entre los constituyentes quienes señalan que por un lado, estas herramientas de medición han perdido credibilidad y por otro, que todavía quedan semanas de trabajo para revertir la situación.

No obstante, sí son conscientes que deben aplicar una estrategia urgente de comunicación enfocada en las normas que se van aprobando y no las que quedaron fuera de la discusión.

“Queremos poner el énfasis en poder contrastar o mostrar cuáles son los artículos que se han aprobado respecto a lo que tenemos en la Constitución actual. Creemos que esa va a ser la mejor manera que la ciudadanía identifique cuáles son los elementos novedosos y cuáles han cambiado de la estructura actual”, señaló al respecto el vicepresidente Gaspar Domínguez.

Para esto, desde la Secretaría de Comunicaciones se están elaborando campañas de educación cívica para dar a conocer la propuesta final de la mano de organizaciones civiles. Asimismo, mientras opere la Comisión de Armonización, los 114 constituyentes que no formen parte de ella deberán realizar un trabajo en terreno con este mismo fin.

Además, la Convención tiene un as bajo la manga, que podría ayudar a repuntar la visión ciudadana y que son el núcleo fundador del proceso constituyente: los derechos sociales.

Actualmente, normas sobre salud, pensiones, educación, trabajo, vivienda y otros están en su etapa de deliberación en la Comisión de Derechos Fundamentales. Por la cantidad de trabajo y el avance de las comisiones aledañas, se estipula que los derechos sociales sean una de las últimas temáticas en votarse en el Pleno, por lo que ese podría ser el empuje necesario de atención antes de que se forme Armonización.

¿Hay autocrítica?

La semana pasada la presidenta María Elisa Quinteros envió una carta a los constituyentes en la que hacía un llamado a “cumplir el más alto estándar de comportamiento democrático” sobre la información entregada, haciendo énfasis en “cómo han aumentado las publicaciones de prensa inexactas, confusas o derechamente falsas que buscan desacreditar a la Convención Constitucional y a todo lo que hemos logrado avanzar en estos últimos meses”.

Fuera de cámara, pidió disculpas a la prensa por sus declaraciones, debido a no querer generalizar ni señalar que se estaba haciendo un mal trabajo. No obstante, en un video de difusión compartido este lunes vuelve señalar que no hay “creer en titulares que buscan desacreditar o confundir”.

“O hacemos un viraje o estamos arriesgando mucho. Es una responsabilidad de todas y todos dentro de la Convención pero también pasa por una capacidad de conducción y decisión de la Mesa Directiva”, señaló al respecto el constituyente Pedro Muñoz (Colectivo Socialista) a Radio Biobío.

En una línea similar, pero diversificando responsabilidades, argumentó el convencional Daniel Stingo (Frente Amplio): “Hay un tema de tener mejor sistema de comunicación, ha fallado. ¿Aquí hay falta de comunicación? Sí. ¿Hay errores nuestros en la falta de comunicación? Bueno yo no estoy en la Mesa, pero sí. La responsabilidad de la Mesa es tener una política de comunicaciones, que ha faltado y se ha demorado mucho. También hay una voluntad de los medios, que son de dueños empresarios, que no quieren que funcione”.

Sin embargo, en la misma Mesa Directiva mensajes similares se envían de formas distintas. El vicepresidente Gaspar Domínguez apeló a los convencionales, asesores, equipos y organizaciones a ”informar con responsabilidad y con veracidad, porque en esta etapa de redes sociales e información por grandes cantidades, es muy significativo que las personas puedan tomar la decisión en base a la afirmación más precisa posible”.

Asimismo, los sectores dan diferentes recomendaciones para enfrentarse a lo que viene.

Marco Arellano, de la Coordinadora Plurinacional, señala que “debe haber autocrítica en nuestra capacidad de informar. Evidentemente no hemos sido capaces de informar todo lo que hemos aprobado, de comunicar con claridad. Hay algunos elementos de la Convención que les gusta entrar en peleas chicas y evidentemente la atención mediática se centra en eso. La autocrítica es no saber sabido comunicar lo que ha sido aprobado y generar material educativo e informativo para la gente, que es lo que vamos a empezar a hacer ahora”.

Por otro lado, desde Vamos por Chile, Luis Mayol indica que “le haría un llamado a la Convención para que moderemos lo que estamos haciendo, para que podamos enderezar este proceso, reencauzarlo. Se necesita una nueva Constitución pero no una cosa como la que se está originando acá”.

Por su parte, Ingrid Villena de Pueblo Constituyente argumenta que “la preocupación en el trabajo de la Convención es constante y nosotros estamos en un trabajo lleno de esfuerzos, con cariño y dedicación. Por nuestra parte y por nuestro colectivo este trabajo siempre va a ser en beneficio de las personas, pobladores y pobladoras a nivel nacional”.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 05 Abr 2022