Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Con más de ⅔ de votos a favor, el Pleno dio luz verde a dejar establecido en el Reglamento de Participación Popular el plebiscito intermedio dirimente, que promueve que la ciudadanía decida sobre ciertas normas constitucionales. Estas serán las que hayan sido aprobadas por ⅗ de la Convención, pero no alcanzaron el quórum requerido por regla: dos tercios. Con el resultado hubo celebraciones, pero también anuncios por parte de quienes se mostraron en contra. 

Durante la jornada del miércoles 6 de octubre se continuó con la votación del Reglamento de  Mecanismos, Orgánica y Metodologías de Participación y Educación Popular Constituyente. El gran resultado del día fue la aprobación de la realización de un plebiscito dirimente.

Con 107 votos a favor, 42 en contra y 4 abstenciones se aprobó la definición del plebiscito intermedio dirimente que señala que “la Convención Constitucional podrá resolver la realización de un plebiscito dirimente respecto de determinadas normas constitucionales, convocando a la ciudadanía a decidir mediante el sufragio universal popular la inclusión en el nuevo texto constitucional de las normas constitucionales objeto de la convocatoria”.

Rápidamente, quienes se manifestaron en contra mostraron su rechazo e incluso definieron su voluntad para llevarlo a instancias de revisión.

“Estamos totalmente en desacuerdo con esta aprobación. Para nosotros lo importante, lo que los chilenos quieren, es que lleguemos a grandes acuerdos. Ese es el objetivo de la norma de los dos tercios, ese es el objetivo de un plebiscito final. Esta norma es un grave error que afecta el proceso constituyente”, indicó Rodrigo Álvarez en representación de Vamos por Chile.

Felipe Harboe, desde el Colectivo del Apruebo se sumó al rechazo: “Lamento que algunos pretendan endosarle a los ciudadanos el trabajo que nos encargaron. La política requiere esfuerzos colectivos y grandes acuerdos y los plebiscitos dirimentes no aportan a eso”. Sin embargo, Fuad Chahin desde el mismo conglomerado descartó ir a la Corte Suprema.

Posteriormente, con acusaciones de acordar una “Constitución tramposa”, Marcela Cubillos indicó que ya estaban trabajando con un grupo de abogados para elaborar un escrito que puedan llevar a diferentes instancias. “Este es el vicio más claro de los que se ha producido, que afecta y daña la legitimidad del proceso”, agregó.

No obstante, desde otros conglomerados como Chile Digno, ven otras alternativas: “Nos comunicaremos con las bancadas del Congreso para hacer viable una reforma constitucional que pueda existir este plebiscito”, indicó la representante del Partido Comunista, Valentina Miranda. De no aprobarse por este Parlamento, la constituyente señala que se insistirá con el electo en noviembre.

Asimismo, Ignacio Achurra desde el Frente Amplio indicó que “cualquier instalación de este proceso de participación ciudadana requiere que los poderes que tienen las atribuciones para modificar la Constitución se manifiesten y nosotros esperamos que sí”.

¿Puede ocurrir? Al menos el Artículo 51 aprobado señala que “Para la convocatoria a plebiscito deberán llevarse a cabo las reformas a los cuerpos normativos pertinentes. La Convención requerirá a las instituciones públicas, organismos y a los poderes del Estado pertinentes para que el plebiscito se realice en conformidad a lo establecido en este reglamento”.

¿Qué significa tener un plebiscito dirimente?

La Convención definió que se plebiscitarán las propuestas de normas constitucionales que en segunda votación no hubieren obtenido aprobación por ⅔ del Pleno, pero sí alcanzaron en dicha votación un quórum de ⅗. No podrán someterse a plebiscito las normas que impliquen un incumplimiento de las obligaciones emanadas de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos ratificados por el Estado.

¿Quiénes votan? El sufragio en este plebiscito será obligatorio para quienes se encuentren habilitados para sufragar en elecciones presidenciales. Además, quienes tengan entre 16 y 18 años podrán votar de forma voluntaria.

Este debe ocurrir al menos treinta días antes del término de funciones de la Convención Constitucional y las normas constitucionales plebiscitadas tendrán dos opciones: Apruebo y Rechazo. Lo aprobado, pasará a ser incorporado definitivamente a la propuesta de nueva Constitución.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 07 Oct 2021
Palabras clave