Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Más de 22 años de carrera en el rubro tecnológico respaldan a Mónica Retamal, fundadora y directora ejecutiva de la Fundación Kodea, creada en 2015 cuando la periodista de profesión se enfocó en el emprendimiento social. Desde la ONG donde Retamal se dedica a potenciar el desarrollo tecnológico inclusivo y se siente ya como si estuviera “en un cargo público”, esta semana responde a nuestro Cuestionario Constituyente. Aquí, se refiere al valor que le da al derecho a la educación de calidad y al aprendizaje de apertura y visibilización de un mundo lejano para las élites, y se manifiesta esperanzada de que este proceso histórico que hoy vive Chile podría dar una “real posibilidad de enmendar en muchos aspectos y, a su vez, reflexionar sobre los tremendos desafíos que tenemos como país”.

Mónica Retamal es periodista titulada de la Universidad Diego Portales y es creadora del Premio de Talentos Digitales Escolares, que coordina desde Kodea -la fundación que dirige- junto a TVN y El Mercurio. Además ha colaborado con el gobierno en varios proyectos que buscan empoderar a las mujeres en aspectos tecnológicos y también ha trabajado en múltiples emprendimientos junto a Code.org para incorporar ciencias de la comunicación en las escuelas.

Esa es su área: el empoderamiento tecnológico de grupos marginados de esa formación para así hacer del desarrollo tecnológico algo más inclusivo.  Por esa labor, a su fundación se le han entregado importantes reconocimientos de innovación. En 2019 recibió el premio Chiletec por su aporte a las políticas públicas y en 2020 el Banco Interamericano del Desarrollo (BID) le otorgó el premio Visionarios JK. Y ella ha sido incorporada ya tres veces en la lista de las 100 mujeres más influyentes de Chile.

La accionista de empresas pioneras en el desarrollo web del país, Ki Teknology y Nisum Marketing, respondió esta semana al Cuestionario Constituyente de Contexto Factual. Aquí, asegura que “lo que más me ha conmovido de este proceso es acercarnos a esas otras realidades tan invisibilizadas”. Retamal no olvida su pasión por la tecnología y la educación, y por eso señala que, para ella, el derecho a la educación de calidad es el más relevante. “Estamos completamente perdidos en la economía del conocimiento”, explica.

1. ¿Cómo cree que será el país después del proceso constituyente?

Creo que una reflexión colectiva como la que nos va a tocar vivir es una oportunidad pocas veces vista en nuestra historia, y es sin duda una instancia clave para incentivar el diálogo y la cohesión social. En ese sentido, pienso que si bien este proceso podría generar mucha tensión en algunos sectores, nos va a dar también la real posibilidad de enmendar el rumbo en muchos aspectos y, a su vez, reflexionar sobre los tremendos desafíos que tenemos como país y como humanidad de cara al siglo XXI. Este proceso es clave para el futuro de nuestro país y sin duda para las futuras generaciones que lo habitan.

2. Si tuviera que elegir uno sólo, ¿qué elemento le gustaría ver plasmado en la nueva Constitución y por qué?

Para mí, lo clave es lograr configurar las bases de un Estado Moderno y digital. Necesitamos con urgencia un Estado que realmente pueda hacerse cargo de los tremendos desafíos políticos y sociales que impone esta nueva era, con servicios de primer nivel para sus ciudadanos, con empleados públicos capacitados y competentes, con instituciones y mecanismos reales de incidencia y también de adaptación.

3. En una frase, ¿cómo definiría la importancia de la Constitución para la vida cotidiana?

La Constitución para mí es el contrato que todos los chilenos firmamos con la sociedad y con nuestros compatriotas. Es el marco acordado sobre cómo nos queremos regular y sobre las dimensiones que -como colectivo- consideramos clave. Si bien no arreglará ningún problema práctico inmediatamente, sin una carta de navegación que nos represente y de la cual todos nos sintamos parte, es difícil que podamos avanzar hacia una sociedad moderna y desarrollada.

4. Si tuviera la oportunidad de optar a un cargo público, ¿cuál sería y por qué?

Creo que quienes trabajan en el servicio público trabajan por y para sus compatriotas. En mi caso, yo hace cinco años que trabajo en una ONG y me paso todos los días pensando en cómo mejorar la vida de los chilenos, por lo que ya me siento “en un cargo público” y en el lugar de incidencia donde considero que puedo aportar mejor a mi país y sus habitantes.

5. ¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de la sociedad chilena?

Lo que más me gusta de este país es la resiliencia de sus habitantes. Fuimos desde nuestra fundación la colonia más pobre de las Américas y siempre tuvimos que afrontar los embates de la naturaleza y la precariedad económica, dada nuestra distancia de los centros económicos y de poder. Pese a ello, somos un tremendo país de gente creativa y emprendedora. Lo que menos me gusta es nuestra falta de cuidado y respeto por el patrimonio, por nuestras raíces, por nuestros pueblos originarios y por nuestra naturaleza.

6. ¿Qué destaca de los que están en una vereda política distinta a la suya?

Yo destaco siempre de los chilenos su seriedad. Creo que pese a todo lo que digamos, este es un país que cumple con sus compromisos y creo que quienes detentan el poder, en su gran mayoría, son personas con vocación de servicio público y con amor por Chile.

7. ¿Qué ha aprendido con el debate constituyente?

Creo que lo que más me mueve es la mirada de los otros. Lo que más me ha conmovido de este proceso es acercarnos a esas otras realidades tan invisibilizadas por tanto tiempo para gran parte de la élite.

8. ¿Cuál derecho cree que debería pesar más en la nueva Constitución?

El derecho a la educación de calidad: para mí, esa es la madre de todas las batallas. Sin eso, estamos completamente perdidos en la economía del conocimiento.

9. ¿Qué mantendría y qué sacaría de la Constitución actual?

Creo que hay muchas instituciones que se deberían repensar, crear o directamente eliminar y creo que necesitamos un Estado muchísimo más ágil, más digital y con foco en proveer de mejores servicios a sus habitantes.

10. Si tuviera que elegir un representante en la Convención -sea o no candidato o candidata-, ¿quién sería y por qué?

Creo que la sociedad civil chilena tiene los mejores talentos con vocación social del país y lo digo con real conocimiento. Si antes las personas con vocación de servicio se iban a trabajar al Estado, hoy se van al tercer sector porque es ahí donde realmente se está tratando de resolver los tremendos desafíos de nuestro país.
Por Magdalena Advis
Fecha 29 Ene 2021