Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

En los últimos años, la clase política y empresarial chilena se ha visto envuelta en problemas de corrupción: el caso Penta, Corpesca, colusión del papel tissue e incluso en el fútbol. Desde Chile Transparente trabajan promoviendo la creación de una cultura de la probidad y la transparencia y la presidenta de su directorio, Susana Sierra, cree que aquello no puede quedar fuera de la nueva Constitución. No obstante, no son los únicos ejes que considera relevantes para la nueva Carta Magna. En sus palabras, considera que un nuevo texto puede revertir esa sensación de desplazamiento, injusticia e impunidad, que causa indignación en la gente pero que será un proceso en constante construcción.

“La corrupción siempre ha existido y siempre va a existir”. Lo dice Susana Sierra, presidenta de Chile Transparente y fundadora de BH Compliance, empresa certificadora de modelos de prevención de delitos corporativos.

La ingeniera comercial cree que una nueva Constitución debe incluir instrucciones y sanciones en casos de falta de transparencia y probidad, tema en el que ha enfocado parte de su carrera, siendo  además co-directora y profesora del Diplomado Compliance y Buenas Prácticas Corporativas de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica, orientado a reflexionar y profundizar en las materias de cumplimiento y responsabilidad de las empresas.

“En este país, algunos corruptos siguen paseándose por la televisión y dando entrevistas en diarios como si nada”, señaló en el Cuestionario Constituyente de Contexto Factual, agregando que la ciudadanía debe aspirar a tener convencionales constituyentes que no estén involucrados en hechos irregulares.

¿Cuáles son sus expectativas del proceso constituyente y sus consideraciones más importantes para la nueva Constitución? Revisa sus respuestas a continuación.

1.         ¿Cómo cree que será el país después del proceso constituyente?

Espero que sea un país donde prime la confianza, porque es la base de una democracia plena. Hoy la ciudadanía desconfía de sus instituciones y autoridades porque siente que ha sido pasada a llevar e incluso, en ocasiones, abusada. La nueva Constitución puede revertir esa sensación de desplazamiento, injusticia e impunidad, que causa indignación en la gente.

2.         Si tuviera que elegir uno solo, ¿qué elemento le gustaría ver plasmado en la nueva Constitución y por qué?

Una manifestación clara de mayor control de la corrupción, con castigos ejemplificadores, donde exista igualdad a la hora de juzgar y que no dependa del apellido o posición social. En este país, algunos corruptos siguen paseándose por la televisión y dando entrevistas en diarios como si nada.

3.         En una frase, ¿cómo definiría la importancia de la Constitución para la vida cotidiana?

Es fundamental para el buen funcionamiento de la política, una distribución del poder bajo criterios de estado de derecho y el reconocimiento de los derechos y obligaciones de la ciudadanía.

4.         Si tuviera la oportunidad de optar a un cargo público, ¿cuál sería y por qué?

Si tuviera la oportunidad, me gustaría trabajar en una posición donde podamos desarrollar políticas públicas para combatir la corrupción. Pero no es algo en lo que piense hoy. Creo que es importante el trabajo que se hace desde el mundo privado y la sociedad civil al país y cómo lograr un mayor control de la corrupción desde este lado de la vereda.

5.         ¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de la sociedad chilena?

Me gusta la fuerza emprendedora y la capacidad de resiliencia de la sociedad chilena, considerando que en nuestra historia reciente hemos pasado períodos complejos por desastres naturales, crisis sociales, políticas y económicas.

Lo que más detesto es a lo que llamo la “cultura del winner”, los que se aprovechan de cualquier resquicio para saltarse las reglas y burlar las normas.

6.         ¿Qué destaca de los que están en una vereda política distinta a la suya?

Indistintamente de la vereda política, valoro la capacidad de diálogo, colaboración y respeto al estado de derecho.

7.         ¿Qué ha aprendido con el debate constituyente?

Que es posible canalizar a través de una institucionalidad más sólida una crisis como la que estalló en octubre de 2019. Esto está en permanente fragilidad, por lo tanto, es un proceso de construcción permanente.

8.         ¿Cuál derecho cree que debería pesar más en la nueva Constitución?

La educación, porque es la base para el progreso de las personas y del país. Una sociedad educada es la base para avanzar hacia el desarrollo.

9.         ¿Qué mantendría y qué sacaría de la Constitución actual?

Mantendría las bases de nuestra institucionalidad, como la dignidad, la libertad, la igualdad y el bien común, entre otros temas. En tanto, uno que debe revisarse es la responsabilidad que tiene el Estado en garantizar derechos sociales más allá de un pronunciamiento. Además, el funcionamiento de la política, la distribución del poder y la modernización de lo público, entre otros.

10.       Si tuviera que elegir un representante en la Convención -sea o no candidato o candidata, ¿quién sería y por qué?

Me remito a pedir que votemos por candidatos probos y transparentes, que no hayan estado involucrados en escándalos de corrupción o hechos irregulares.
Por Valentina Matus Barahona
Fecha 15 Dic 2020