Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

En apenas dos semanas, las candidaturas a la Convención Constitucional ya han logrado superar en un 82% los aportes recibidos para las campañas del Apruebo y el Rechazo del año pasado. Al 19 de febrero, según el Servel, registraban poco más de $1.028 millones repartidos entre 453 postulantes, aunque 30 de ellos concentran el 59% de todo el financiamiento, la mayoría de la lista del oficialismo, Vamos por Chile. De hecho, de cada $100 recaudados, 63 han ido a parar a ese conglomerado. Por territorios, los que dominan los ingresos son los distritos 10 y 11, que se llevan más de un tercio de la torta total. A continuación, el detalle sobre cómo se han ido repartiendo los aportes de campaña a menos de 50 días de las elecciones de abril.

El fin de semana se dio un impasse en redes sociales entre la directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo y actual candidata a convencional constituyente, Marcela Cubillos, y el periodista Daniel Matamala. Todo partió por la columna que este último publicó el domingo en La Tercera, donde interpelaba a Cubillos por su rol como exministra de Educación. La acusaba de haber convertido al ministerio “en una trinchera”; aseguró que “su gestión no mejoró la educación pública, pero sí pavimentó su futuro político como favorita de los poderes fácticos y del empresariado más ortodoxo”; y señaló que ahora, tras oponerse a cambiar la Constitución y ser una de las líderes en la campaña del Rechazo en 2020, se postula a redactar la nueva Carta Fundamental con “la campaña más millonaria del país, con un presupuesto de $84.800.000”.
Esa misma jornada, Cubillos salió a responderle por su cuenta de Twitter, alegando no sobre las críticas a su papel encabezando la cartera de Educación entre agosto de 2018 y febrero de 2020, sino que por las platas involucradas en su campaña. Especificó que lo de ella no son aportes externos, sino que en su mayoría corresponden a un crédito que ella misma solicitó para solventar su participación en la carrera constituyente, por lo tanto, más que ingresos, serían deuda.

Más allá de la pelea sobre si Matamala se refirió o no a aportes de terceros, lo cierto es que Marcela Cubillos, con sus $84,8 millones, sí lidera a la fecha entre los postulantes a la Convención Constitucional que cuentan con mayor financiamiento, de acuerdo con los registros públicos que tiene a disposición de la ciudadanía el Servicio Electoral (Servel). Al 19 de febrero, entre 453 candidatos y candidatas a lo largo de todo el país se repartían un pozo de poco más de $1.028 millones. Es decir, en apenas dos semanas desde el inicio legal de las campañas, el fondeo total ya supera en un 82% todo lo que se logró recaudar tanto por el Apruebo como por el Rechazo en la previa del plebiscito de octubre de 2020.
Por supuesto, el financiamiento no es equitativo. Así como hay un grupo reducido de candidatos y candidatas que concentran la mayor parte de los recursos recaudados -apenas una treintena de ellos cuenta con el 59% de los millones aportados-, hay también pactos electorales y listas que se llevan las tajadas más grandes de la torta, así como distritos donde se mueve mucho más dinero con fines electorales. Contexto Factual analizó junto a la Lupa Electoral -proyecto que forma parte de la plataforma Contexto- los datos del Servel para identificar cómo se distribuyen a la fecha los fondos captados para solventar la ruta quienes aspiran a ocupar un puesto en el órgano que redactará una nueva Constitución.

La concentración del dinero

En promedio, cada uno de los 453 candidatos y candidatas que ya han reportado ingresos de campaña ante el Servel ha recibido $2.270.600. Pero esa cifra es engañosa. En rigor, tres de cada cuatro registran aportes totales por menos de ese valor. De hecho, si se suman los montos que han recibido las 25 candidaturas que van por los escaños reservados para pueblos originarios que figuran en los reportes oficiales, la cifra total apenas supera el millón y medio de pesos. Y ni siquiera son los que están al fondo de la lista: un 37% de los y las postulantes cuenta con $100 mil o menos dinero para financiar sus campañas, y al menos 28 de ellos tienen tan solo mil pesos para difundir sus propuestas.
Pero así como hay quienes apenas han logrado levantar unos pocos pesos que con suerte servirían para comprar una botella de bebida, al otro extremo están los que concentran la mayor parte del flujo de platas. Sólo 28 personas han logrado recaudar más de $10 millones para sus campañas, y si se suman los montos percibidos por los 30 que más ingresos han reportado, el total supera los $602 millones, es decir, el 59% de los aportes totales. Ese segmento es el que encabeza la exministra de Educación y que en sus primeros lugares hay -salvo por unas pocas excepciones- sólo personas que ya ocuparon altos cargos públicos, ya sea en este como en otros gobiernos.
A Marcela Cubillos, que se postula por un cupo del distrito 11 en la lista del oficialismo, Vamos por Chile, le siguen entre los que más recursos han logrado captar, el exministro de Transportes, René Cortazar, con poco más de $37 millones; el abogado y académico de la Universidad Católica, Felipe Hubner, con $29,3 millones; la exsubsecretaria de la Niñez, Carol Bown, con $28 millones; el exsubsecretario y luego ministro de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Juan Luis Ossa, con $26,5 millones; y, entre otros, el exministro de Agricultura y exintendente de La Araucanía, Luis Mayol, con $25,4 millones.
De la misma manera que los mayores aportes han ido a parar a candidaturas de personas que ya han tenido figuración en la escena pública, si se analiza el flujo de dinero por pactos o listas electorales, son las agrupaciones conformadas por los partidos políticos tradicionales los que siguen constituyendo el principal destino de las donaciones, y en particular, los de la derecha.
El conglomerado conformado por los partidos del oficialismo, Vamos por Chile, figura en los registros del Servel con aportes por más de $648,3 millones, es decir, el 63% de todos los recursos dispuestos para el fondeo de campañas. Muy por detrás le siguen la Lista del Apruebo, de los partidos de la ex Concertación, con cerca de $185 millones; y el pacto Apruebo Dignidad, compuesto por el Partido Comunista y el Frente Amplio, con $63,5 millones.
Todo lo demás se reparte entre las 66 listas de independientes inscritas para la elección de convencionales de abril. Aquellas que nacieron bajo el alero de Independientes No Neutrales (INN) son las que más dinero han recaudado, sumando unos $55,3 millones.
En cuanto a los distritos, sólo dos concentran más de un tercio de todo el dinero recaudado en todo el país, ambos de la Región Metropolitana: el distrito 10 y el distrito 11. En el primero hay 36 candidaturas que ya han reportado ingresos, las que suman unos $100,7 millones; mientras que en el segundo son 33 los y las postulantes que aparecen en los reportes del Servel, con un total de $245 millones.

En el distrito 8, también en la capital, los 22 candidatos que ya han recibido financiamiento suman unos $67 millones; en el distrito 6, en la Región de Valparaíso, han logrado recaudar $48,6 millones; y en el distrito 2, en la Región de Tarapacá, ya cuentan con $44,8 millones. Mientras tanto, en distritos como el 3, de la Región de Antofagasta, la recaudación total reportada apenas supera el millón de pesos.