Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Las alianzas entre partidos políticos para promover el Apruebo en el plebiscito hoy quedaron atrás. Ante la necesidad de crear pactos que permitan aunar fuerzas y así aumentar las posibilidades de éxito en la elección de convencionales, las piezas se han estado moviendo el último tiempo para disminuir la fragmentación lo más posible, llegando a dos principales bloques: Unidad Constituyente, que agrupa a la ex Nueva Mayoría; y Chile Digno, el viejo comando que encabezó el PC en la previa al 25 de octubre. Ahora que la carrera a la Convención Constitucional ya comenzó oficialmente, estos son los pactos que se han ido moldeando entre las fuerzas de oposición.

Hace menos de dos meses, los partidos y movimientos que integraban el Frente Amplio estaban unidos bajo un nombre ad hoc al momento que se vivía: Que Chile Decida. Así se llamó la plataforma conformada por partidos como Revolución Democrática (RD), Convergencia Social (CS), el Partido Liberal (PL) y Comunes, además de otros movimientos y organizaciones, para promover la opción por el Apruebo y la Convención Constitucional en el plebiscito del 25 de octubre.
Pasaron la votación y la efervescencia del momento, y en poco tiempo, esa plataforma electoral se vino abajo.
Cinco diputados que representaban a la coalición ya no son parte de ella. Pablo Vidal y Natalia Castillo renunciaron a RD, acusando la consolidación de “un polo de izquierda clásico”. También el PL se retiró del bloque, restándole de paso a los diputados Vlado Mirosevic y Alejandro Bernales. Y después, Patricio Rosas anunció que no seguiría vinculado al Movimiento UNIR, que encabeza el también parlamentario, Marcelo Díaz.
Todo eso pasó poco antes de que partiera oficialmente la carrera para llegar a la Convención Constitucional, proceso que se inició el sábado 12 de diciembre, cuando se publicó en el Diario Oficial el decreto presidencial que convoca a las elecciones del próximo 11 de abril.
El fraccionamiento de la oposición no afectó mayormente la estrategia electoral en el plebiscito, pero el escenario será distinto en la elección de convencionales. Al basarse en el mismo sistema proporcional de listas que se utiliza para elegir parlamentarios y parlamentarias, la vía solitaria se convierte en un obstáculo para obtener buenos resultados, por lo que se ha vuelto clave la conformación de pactos que permitan aglutinar fuerzas.
Las agrupaciones que se conformaron como comandos antes del plebiscito para una nueva Constitución quedaron atrás y hoy se siguen negociando nuevas asociaciones políticas.
El bloque que conformaron los partidos Socialista (PS), Por la Democracia (PPD) y Radical (PR) a favor de redactar una nueva Carta Magna a cargo de un órgano 100% electo en las urnas, ahora se unió con la Democracia Cristiana (DC) y Ciudadanos para formar la Unidad Constituyente, el pacto que agrupa a casi todos los partidos de la ex Nueva Mayoría. También se les sumó el Partido Progresista (PRO), que en la campaña para el plebiscito estuvo junto al Partido Comunista (PC) y otros conglomerados y organizaciones de izquierda bajo el paraguas del comando Chile Digno.
Es ese último grupo el que podría fortalecerse con la llegada de nuevos integrantes desde el Frente Amplio.
El fin de semana pasado, RD realizó una consulta online con sus militantes para definir con qué grupo debieran asociarse de cara a las elecciones de convencionales. Dos opciones se sometieron a votación: por una parte, pactar con Chile Digno, el comando que, además del PC, hoy conforman los partidos Humanista (PH), Izquierda Libertaria y la Federación Regionalista Verde Social (FRVS), entre otros; por la otra, lograr un acuerdo para ir junto a la Unidad Constituyente.
El diputado Giorgio Jackson anticipó durante la semana pasada su postura en una entrevista con La Tercera: para él, es “más natural una alianza con el PC que irnos con la ex Concertación”. Y eso fue lo que se decidió en la consulta remota. Aunque apenas votaron 795 personas, que representan menos del 3% de su padrón interno, con el 66,6% de los votos, ganó la primera opción, la de pactar con el PC.
“Optamos por una alianza prioritaria con organizaciones sociales, con independientes y con quienes se han movilizado por un país distinto. Optamos por volver a rechazar la vieja política y sus recetas tradicionales. Optamos por construir mayorías sociales que se conviertan en mayorías políticas para que nunca más en Chile se gobierne para unos pocos”, aseguró la diputada y presidenta de RD, Catalina Pérez, según consignó Radio Cooperativa.
Con esa decisión, RD se convirtió en el último de los conglomerados del Frente Amplio en optar por esa vía -ya lo habían hecho Comunes, CS y UNIR-. Así, las conversaciones que ya se venían dando desde hace un tiempo podrían empezar a cerrarse, para próximamente dar a conocer una lista conjunta de candidaturas para las elecciones de abril de 2021. Esa última alianza, de concretarse, se debiera dar a conocer por estos días.
Como la reforma constitucional que se aprobó hace un par de semanas para regular las candidaturas y listas independientes no permitió los pactos con partidos políticos, ninguna de estas asociaciones contempla alianzas con candidaturas independientes -salvo aquellas individuales que los partidos incluyeron entre sus cupos-.
Por Juan Pablo Figueroa
Fecha 17 Dic 2020