Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Ya se decidió que el plebiscito del 25 de octubre se realizará en un solo día y con extensión de horario, pero el “Protocolo Sanitario Plebiscito Más Seguro” aprobado por el Ministerio de Salud todavía espera incorporar las recomendaciones de la mesa de trabajo. Otros países ya se han enfrentado al mismo desafío de realizar elecciones en medio de la pandemia por Covid-19; algunos con éxito, otros no tanto. A continuación, Contexto Factual recoge una serie de ejemplos que podrían servir de referencia sobre qué hacer y qué no hacer para que el hecho de votar no se convierta en un riesgo.

Tras barajar varias opciones, el viernes 24 de julio por la tarde el Servicio Electoral (Servel) anunció oficialmente que la mesa intersectorial de trabajo conformada junto a distintas reparticiones del gobierno y las Fuerzas Armadas y de Orden, ya había tomado una decisión: el plebiscito del 25 de octubre se realizará en sólo un día y no en dos. Además, se estableció que el horario para ir a votar se extenderá por dos horas más que en otras elecciones. Así, en vez de que la ciudadanía tenga 10 horas para emitir su sufragio, ese día tendrá 12 horas.
“Hemos trabajado en una mesa intersectorial donde el foco ha sido la seguridad sanitaria de los electores y electoras. Analizados los distintos factores de seguridad, sanidad en contexto de pandemia y la tradición de los procesos electorales impecables que realiza nuestro país, se determinó efectuar el Plebiscito Nacional 2020 en un día, el 25 de octubre”, dijo el presidente del Consejo Directivo del Servel, Patricio Santamaría.
A comienzos de agosto el Servel anunció que el Ministerio de Salud aprobó la propuesta del “Protocolo Sanitario Plebiscito Más Seguro”, que incluye recomendaciones sobre la producción de material electoral, la disposición de kits sanitarios, capacitaciones, medidas en locales de votación, entre otros, para evitar un aumento de contagios por Covid-19. Además, se destinó la conformación de una mesa de trabajo liderada por las dos instituciones junto a la participación de diferentes organizaciones de salubridad pública y privada para evaluar otras medidas y protocolos a implementar.
En todo caso, Chile no es el único país donde han coincidido un proceso electoral y la pandemia. En distintas partes del mundo ya se han enfrentado a ese desafío y lo han resuelto de distintas maneras. ¿Cómo lo han hecho? Contexto Factual revisó algunas experiencias internacionales que podrían servir de referencia respecto a qué hacer y qué no hacer para garantizar la salud de la población y una alta participación ciudadana.

Francia

Ese fue el anuncio que hizo el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el 12 de marzo, tres días antes de la primera vuelta de las elecciones municipales en ese país. Para la jornada previa a la votación se decretó el cierre de todos los lugares públicos no esenciales como cafés, restaurantes, cines y gimnasios.
El día de las elecciones, Francia amaneció con 5.380 casos confirmados y 127 muertes. Las medidas de resguardo incluyeron el aseo de las cabinas de votación antes y después de que una persona ingresara. Además, cada local de votación dispuso gel antibacterial para que los votantes lo usaran al entrar y salir del recinto, y les permitieron llevar sus propios lápices para marcar la papeleta.
La distancia social era obligatoria, por lo que se delimitó, a través de marcas en el suelo, una separación de al menos 1,5 metros entre cada persona y se dispuso personal trabajando exclusivamente para que se respetaran estas medidas.
A pesar de todas las medidas, en esas elecciones hubo un 56% de abstención. Eso se convirtió en una preocupación para las autoridades, dado que en las mismas elecciones en 2014 se registró un 36%.
Originalmente la votación debía ocurrir una semana después, sin embargo ante el alza de los casos de Covid-19, se movieron para el 28 de junio. Dos semanas después de la primera elección Francia ya registraba 51.477 casos.
A las medidas que se tomaron en marzo, para la segunda vuelta se sumó el uso obligatorio de mascarillas y que los vocales de mesa debían usar guantes, escudos faciales y, en algunos casos, separaciones con láminas de plástico transparente. La abstención creció al 60%.

Israel 

Los dichos del director general de Salud, Moshe Bar Siman-Tov, fueron un llamado a la calma para un Israel que el 2 de marzo llevó a cabo su tercera elección legislativa en menos de un año. En aquel momento sólo había 10 casos confirmados y 5.360 personas en cuarentena tras haber regresado al país de viajes al extranjero.
Para la población en general no se tomaron medidas especiales de resguardo contra el virus, pero sí habilitaron locales especiales para quienes se encontraban en cuarentena: se instalaron 16 locales de votación con láminas de plástico en sus mesas de sufragio y se obligó a usar trajes protectores a los funcionarios electorales. Además, las autoridades hicieron un llamado a prestarle mayor atención a las medidas de higiene y hubo refuerzo policial para ayudar a los funcionarios de salud, a modo de prevención. La elección contó con un 72% de participación y dos semanas después de ella solo había 250 personas contagiadas.

Corea del Sur

En abril, los coreanos comenzaban a retomar lentamente su vida cotidiana, pero el viceministro de salud, Kim Gang-Lip, alertaba que no debía haber una relajación de las medidas de seguridad. Fue a mediados de ese mes que el país asiático tuvo elecciones legislativas, momento en que ya tenían 10.591 casos confirmados, aunque los casos activos ya iban a la baja. Las autoridades destinaron 550 mil personas a los esfuerzos de preparación previos a la votación.
Los votantes tenían que usar mascarillas de manera obligatoria y, al igual que en otros países, mantener una separación de al menos un metro unos de otros. Adicionalmente, debían usar guantes de plástico, desinfectarse las manos y a todos se les tomaba la temperatura antes de entrar al recinto. Si esta era mayor a 37,5ºC, se les separaba del área común de votación y los llevaban a un espacio aparte para disminuir la posibilidad de contagio. Además les realizaban el examen PCR a la salida.
A quienes estaban en cuarentena se les habilitó un horario especial de votación, entre las 17:20 y 19:00, para así garantizar su derecho a ejercer el voto. Estas personas no podían usar transporte público, sino que debían concurrir a sus locales de votación en sus propios autos o bien caminar. Una vez que estuvieran de vuelta en sus casas, debían llamar a los oficiales de salud para dar aviso del regreso.
Por otro lado, las personas que estaban contagiadas pudieron votar desde el hogar vía correo, y a quienes estaban hospitalizados les facilitaron locales de votación en los mismos centros asistenciales. La participación fue de 66%, la más alta en 16 años.

Estados Unidos

El país norteamericano ha batido el récord como la nación con número de casos confirmados a nivel mundial, superando los 3.225.000 de contagios. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido duramente criticado por sus dichos respecto a la pandemia, afirmando incluso que las personas se curan de forma automática luego de contraer la enfermedad.
Desde febrero, Estados Unidos ha mantenido elecciones primarias presidenciales y de representantes a la Cámara a lo largo de todo el país, en miras a las elecciones generales del 3 de noviembre. Las autoridades estatales han mostrado diferentes acercamientos al manejo del virus, lo que ha incluso significado que se pospusieran votaciones, como ocurrió en el caso de los estados de Ohio, Hawaii, Indiana, Maryland y Nueva York.
¿Qué ha ocurrido en los estados con mayor número de contagios? En Nueva York las primarias estaban fijadas originalmente para el 28 de abril, pero dado el alto número de contagios confirmados –que en ese minuto alcanzaba 17.515 personas, concentrando el 30% de los casos a nivel nacional– se postergaron para el 23 de junio.
Aquel día -cuando los contagios ya sumaban 388.488, pero con una tasa de positividad de 1%-, se recomendó el uso de mascarillas, distancia de 1,8 metros entre las personas, uso de alcohol gel y la recomendación para los vocales de mesa de quedarse en casa si tenían síntomas respiratorios o de malestar. La participación en la primaria presidencial demócrata fue de apenas un 12,7%.
Por otro lado, en California, las elecciones primarias se llevaron a cabo el 3 de marzo, cuando había tan sólo 30 casos confirmados, pero más de 8.000 personas bajo observación. Algunas medidas contemplaron la votación dentro del automóvil, la sanitización de los locales de votación y el distanciamiento social. Hubo un 38% de participación, la segunda más alta en una primaria en las últimas cuatro décadas.
En ese estado, las autoridades ya anunciaron el resguardo para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre: se implementará de manera excepcional el voto por correo como una forma de “proteger el derecho a votar, pero también la salud pública”, y los electores podrán enviar su decisión hasta 29 días antes de la elección.
En Florida, la primaria presidencial se llevó a cabo el 17 de marzo, sin mayores resguardos: contaban con desinfectante ambiental y toallas húmedas para las manos. Para entonces, había en el estado 192 contagios confirmados. La votación por correo también estaba habilitada, pero al haber límite en la fecha de inscripción, no todas las personas pudieron tomarla como opción. La participación disminuyó en comparación a 2016 en las últimas elecciones de este tipo, pasando de un 46% a un 30%.
Las primarias de representantes serán el 18 de agosto y las autoridades están promoviendo que la población vote por correo, no obstante, habrá locales de votación presenciales que contarán con medidas obligatorias, como distanciamiento social y sanitización. Hasta el momento, el uso de mascarillas no es obligatorio.
Por último, la primera vuelta de primarias en Texas se llevó a cabo el 3 de marzo, cuando no había ningún caso confirmado. La segunda vuelta de representantes estatales se pospuso un mes y medio –del 26 de mayo al 14 de julio–, día que se alcanzó un récord de contagios confirmados con 10,745. Las autoridades promovieron el voto por correo, además de disminuir la cantidad de locales de votación. Aquellos que sí están abiertos cuentan con rondas de limpieza, distancia social y recomendación de uso de mascarilla. La participación fue de un 6%.

Elecciones
Por Valentina Matus Barahona
Fecha 28 Ago 2020