Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Si solo tienes algunos minutos, lee estas claves:

–  En el debate del informe de reemplazo de Derechos Fundamentales, la constituyente Jeniffer Mella tomó la palabra para referirse al Derecho a la Identidad. En su intervención, haciendo alusión a la comunidad LGBTQ+, señaló que “en 2020 los crímenes y agresiones odiantes aumentaron en un 14,7%”.

–  Lo señalado por la representante del distrito 5 es EXAGERADO.

–  La cifra es correcta, sin embargo, el XIX Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, origen de la información, señala que se habla de “casos y denuncias”, no de “crímenes y agresiones”.

–  Esto incluye desde agresiones físicas o verbales y abusos policiales hasta episodios de marginación institucional y hechos de discriminación. 

–  Es importante destacar que no hay documentos del Estado que acrediten porcentajes de crímenes de odio, pero actualmente se está trabajando una metodología para medirlo en la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana.

 

El miércoles pasado, se votó la propuesta elaborada por la Comisión de Derechos Fundamentales para su informe de reemplazo y previo a eso, muchos de los convencionales hicieron uso de la palabra para apoyar o rebatir distintas iniciativas.

Entre ellos estuvo la convencional independiente Jeniffer Mella, quién haciendo referencia a la iniciativa sobre derecho a la identidad, señaló que “en 2020 los crímenes y agresiones odiantes aumentaron en un 14,7%”, específicamente sobre la comunidad LGBTQ+. 

Lo señalado por la representante del distrito 5 es EXAGERADO.

A pesar de que la cifra es correcta, según señala el XIX Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, en este se habla que el aumento del 14,7% corresponde a “casos y denuncias”, no de “crímenes y agresiones”, por lo que el alcance del dato se maximiza. 

Es desglose que hacen, respecto a los casos y denuncias de 2018, es el siguiente:

  • 6 asesinatos; 
  • 132 agresiones físicas o verbales perpetradas por civiles; 
  • 16 abusos policiales; 
  • 110 casos de discriminación laboral y 33 de tipo educacional; 
  • 60 movilizaciones o campañas de odio, 
  • 379 episodios de marginación institucional; 
  • 64  exclusiones en el espacio público o privado; 
  • 253 casos de homo/transfobia comunitaria, 
  • 209 discursos que incitan a la violencia y 
  • 4 hechos de discriminación en la cultura, medios o espectáculos”.

Las mediciones sobre crímenes de odio

Es importante destacar que la medición realizada por Movilh “sólo considera la población LGTBIQ+2, es decir, se desconoce la cantidad de crímenes de odio hacia población afrodescendiente, indígena o comunidades religiosas”, tal como señala el Estudio exploratorio para la medición de victimización por crímenes de odio en la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El estudio del INE afirma que el concepto de crimen de odio no se encuentra tipificado en la legislación vigente en Chile, y que “el no contar con una tipificación imposibilita la obtención de datos, es decir, no existen condiciones para conocer la cantidad y características de este tipo de crímenes que permitirían desarrollar medidas de respuesta y apoyo a las víctimas”. Por lo mismo, se está trabajando para poder incluirlo en la próxima Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC). 

La aproximación a este tipo de delitos en Chile es mediante lo expuesto en la Ley de No discriminación N° 20.609

La ley define como discriminación arbitraria “toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares, y que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales, y en particular cuando se funden en motivos tales como la raza o etnia, la nacionalidad, la situación socioeconómica, el idioma, la ideología u opinión política, la religión o creencia, la sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, el sexo, la maternidad, la lactancia materna, el amamantamiento, la orientación sexual, la identidad y expresión de género, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal y la enfermedad o discapacidad”.

La calificación de este chequeo fue realizada por un Comité Calificador externo al equipo periodístico. Esto es parte de la metodología de trabajo de Contexto Factual, creada en base a los criterios delineados por la IFCN

Por Benjamín Ayala
Fecha 06 Abr 2022