Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

El 70% de las y los chilenos no saben identificar noticias falsas en sus redes sociales. ¿Cuáles son los riesgos? Realizamos esta nota junto a InterpretaLab para explicarte el avance de las fake news y manifestaciones de odio, como herramienta para deslegitimar posturas políticas o procesos de relevancia histórica, como es el caso de escribir la nueva Constitución. ¿Cómo identificarlas y qué hacer? Aquí tus respuestas. 

No es una novedad que la Convención Constitucional ha sido blanco de distintas herramientas de desinformación a la ciudadanía. Desde noticias falsas a estrategias digitales con el fin de desacreditar a la presidenta del organismo, Elisa Loncón (revisa la nota acá), han sido recurrentes en estos cinco meses de funcionamiento, afectando claramente la imagen del organismo ante la ciudadanía.

Desde Contexto Factual, hemos realizado chequeos para desmentir que se quiera cambiar el himno nacional (difundido por la Senadora de la República), el derecho de los padres de educar a sus hijos (difundido por incluso convencionales), la bandera e incluso el derecho al trabajo.

Sabemos que podemos pasar horas en tik tok o en instagram. Estudios como “Media Essentials 2021″, concluyen que nueve de cada diez chilenos consume videos y redes sociales de manera regular, así como también Internet, que en promedio llega a un 87%, cifra superior al promedio latinoamericano, que llega a 75%.

¿Por qué pasamos tanto tiempo en redes? Por la burbuja digital. Nuestro “mundo” en redes sociales coincide con nuestras ideas, expectativas y creencias. Y eso no es al azar, está diseñado. 

  • El Algoritmo Hedonista: Muestra sólo aquello que nos gusta, que será relevante para nosotros. 

Que nos sea tan cómodo estar en redes sociales tiene consecuencias. Mantenernos en un mundo donde estamos todos y todas de acuerdo, nos vuelve menos dialogantes y tolerantes. “Nos vuelve más cerrados a nuevas ideas, materiales e información importante” y “crea la impresión de que nuestros limitados intereses son los únicos que existen, causando una sociedad que se vuelve más vulnerable a la propaganda y manipulación”, describen desde Interpreta Lab. 

Este es el escenario que genera todas las condiciones para el aparecimiento de las llamadas “fake news” o “noticias falsas”, creadas muchas veces en estrategias digitales con intereses específicos, se introducen en estas burbujas y se difunden sin ningún tipo de obstáculo u oposición, hasta que se convierten en “hechos” en tu comunidad virtual. 

¿Qué te hace sentir esto? como que somos parte de un fenómeno mundial, cuando en realidad solo es tu burbuja digital. Esta distorsión de la realidad no te permite entender por qué otra persona puede pensar distinto. 

Vamos despejando dudas. Antes de hablar de noticias falsas (muchas veces utilizada para deslegitimar el periodismo) hablemos del fenómeno de la desinformación, que tiene por objetivo distorsionar información que engañan al receptor final. Lo hemos visto en redes sociales, donde 1 de cada 3 personas se informa en nuestro país.

Vamos más allá: los discursos de odio

El “Odiómetro” es una herramienta creada por un grupo de investigadores de la Universidad Católica de Valparaíso (UCV) que permite analizar los discursos de odio.Uno de los hallazgos más relevantes de esta herramienta, es que los ataques hacia la Convención se concentran principalmente en su presidenta, Elisa Loncon, “tanto por ser mujer como por ser mapuche”.

¿Qué es una manifestación de odio? Según el Comité Europeo contra el Racismo y la Intolerancia, estamos frente a una manifestación de odio cuando presenciamos un acto comunicativo, hablado o escrito, de intolerancia y discriminación. Generalmente está dirigido a una persona o grupo específico, su objetivo es estigmatizar por medio de estereotipos denigratorios y busca excluir a su víctima de la sociedad. 

Es por eso que el estudio de discursos de odio en redes sociales actualmente tienen tanta influencia en cómo se hace política. Una estrategia digital exitosa puede llevar a que una sociedad luego de avanzar y querer cambios, tenga miedo al futuro y exige condiciones que lo beneficien individualmente. 

Pero cómo identificar las diferencias entre un discurso de odio y la libertad de expresión? 

Lo primero a entender es que el derecho a la libertad de expresión implica también límites. Esta libertad también puede ser restringida, entre otras razones, para prevenir comportamientos delictivos, proteger la reputación y los derechos de las demás personas. 

En ese sentido, para reconocer un discurso de odio, primero debes: 

  • Identificar un mensaje hostil dirigido a una persona o grupo.
  •  La intención detrás de este mensaje es no aceptarlo como un igual. 
  • Que el mensaje esté dirigido a una persona o grupos por razón de su pertenencia a un grupo, nacionalidad o condiciones personales (como la lengua, la religión, el género, la orientación sexual, entre otros. 

¿Qué podemos hacer? 

Las soluciones pueden darse en distintos niveles. 

– A nivel de Estado: la legislación nacional e internacional tiene que hacerse cargo del fenómeno de la desinformación y discursos de odio. 

– Desde las plataformas: si tu negocio son las redes sociales, es mínimo que desde estas empresas existan políticas y fiscalización del contenido potencialmente falso. 

– Profesionales de la comunicación y usuarios: Frenar el avance de la desinformación es una de las luchas del periodismo de nuestra época, pero también de las comunidades. No difundas información potencialmente falsa, reportala a la plataforma indicada y súmate a consultar las fuentes si quieres aportar a desmentirlas. 

Para prevenir discursos de odio en tu día a día, es esencial atacar estereotipos y prejuicios que están en la base de este tipo de manifestaciones. Por eso es importante la sensibilización, la educación, el empoderamiento de potenciales víctimas, difusión de contranarrativa y denuncia. 

Existen distintas iniciativas para captar discursos de odio y desinformación respecto a la Convención Constitucional. Una de ellas es de la Universidad de Valparaíso que realiza estudios de las distintas estrategias, puedes revisarla acá 

Por Daniela YáñezPatricio Durán
Fecha 17 Dic 2021
Palabras clave