Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Si solo tienes algunos minutos, lee estas claves:

-El 3 de junio, un usuario de Twitter afirmó en una publicación que “la nueva Constitución plantea que los Carabineros ya no tendrán control de armas”.

-Lo dicho por el tuitero es FALSO.

-Ninguna norma del borrador constitucional señala que las policías no podrán controlar armas. En el texto se establece el monopolio estatal de la fuerza, fijando que “la ley regulará el uso de la fuerza y el armamento que pueda ser utilizado en el ejercicio de las funciones de las instituciones autorizadas por esta Constitución”, dentro de las que se encuentran las policías. 

-En la publicación, el tuitero también indicó que “Carabineros ya no tendrán carácter militar”, lo que es verdadero y se establece en el numeral 89 de la propuesta constitucional.

-Sin embargo, según expertos los cambios deberían verse principalmente en la formación, estructura, mayor transparencia y facilidad de fiscalización y una relación distinta con la ciudadanía, pero no en las atribuciones de la fuerza policial. De todas formas, las transformaciones que tendrá Carabineros aún no están definidas ya que serán materia de ley.

El viernes 3 de junio, un usuario de Twitter realizó una publicación en la que afirmaba que “la nueva Constitución plantea que los Carabineros ya no tendrán control de armas”

Lo dicho por el tuitero es FALSO.

Ninguna norma del borrador constitucional señala que las policías no podrán controlar armas.

Según Sebastián Salazar, coordinador académico del Núcleo Constitucional de la Universidad Alberto Hurtado y ex asesor jurídico de los gabinetes del Ministerio del Interior y Ministerio de Defensa Nacional, el control de armas por parte de Carabineros se asegura con el artículo sobre monopolio estatal de la fuerza.

En esta norma se indica que “el Estado tiene el monopolio indelegable del uso legítimo de la fuerza, la que ejerce a través de las instituciones competentes” y que, tal cómo se hace actualmente, “la ley regulará el uso de la fuerza y el armamento que pueda ser utilizado en el ejercicio de las funciones de las instituciones autorizadas por esta Constitución”, dentro de las cuales están las Fuerzas Armadas y las policías.

La desmilitarización de la policía

En la misma publicación, el autor de la frase aseguró que “Carabineros ya no tendrá carácter militar”.

Esta afirmación es verdadera y se encuentra en el numeral 89, artículo 19, donde se establece que las policías son instituciones “no militares”, lo que según expertos, no implica cambios en las atribuciones de la policía. 

Según Salazar, “la militarización se refleja en tres aspectos principales, su doctrina, educación y en la forma de ejercer la jerarquía a través del mando”.

Será materia de los legisladores decidir la manera en que se cambia esto al revisar la ley orgánica constitucional que regula el funcionamiento de Carabineros de Chile y en donde se define que es “una Institución policial técnica y de carácter militar”.

Hugo Frühling Ehrlich, profesor del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile y Doctor en Ciencias Jurídicas, Universidad de Harvard, explica que no hay un modelo definido de una policía civil, pero que se puede revisar la experiencia de cuerpos policiales civiles en el mundo, como los de Reino Unido, Francia o en Chile con la Policía de Investigaciones.

Según el docente, “el imperativo que va a surgir va a tener al menos unos aspectos centrales, el primero es la eliminación de los grados actuales, que son la repetición de los grados militares y lo segundo es que la policía y los hechos relativos a la policía van a dejar de estar bajo la jurisdicción de los tribunales militares”. 

Salazar explica que la doctrina y educación militar en Carabineros se refleja en la manera en que se previene el delito: “Hoy se ve como una actividad a combatir más que una actividad a prevenir. Eso hace que se identifique a un amigo y a un enemigo por sobre un ciudadano”, afirma el abogado.

Para el experto, la militarización influye “en la forma en que se ve la criminalidad hoy en día, en donde ya no es una cosa de buenos y malos solamente, sino que hay distintos niveles de dificultad, hay crimen organizado, narcotráfico y eso hace que el enfoque no deba ser estrictamente militar en materias de prevención e investigación del delito”, indica Salazar.

El ex asesor del Ministerio del Interior, también destaca que la desmilitarización influiría positivamente en la fiscalización dentro de la institución, “porque hoy es más importante el mando que el cumplimiento de los principios constitucionales como probidad, publicidad y transparencia”.

“Hoy hay una cultura de la opacidad producto de la confusión de la información policial en términos de que se le da el mismo tratamiento que a la información militar, cuando tienen objetivos distintos”, agrega Salazar.

El exdirector de Seguridad Pública del Ministerio del Interior y académico de la Universidad de Santiago, Jorge Araya, agrega otro aspecto positivo que podría traer la desmilitarización de las policías: la relación de Carabineros con el resto de la ciudadanía.

Araya afirma que “una policía desmilitarizada tiene mayor contacto con la ciudadanía, viven con sus familias, tienen mayores habilidades para conectarse con el resto de las personas al no tener una estructura tan cerrada y autárquica provocada por la doctrina militar”, un ejemplo simple de esto, según el experto en seguridad pública, es que “los Carabineros solteros pasan a vivir en la institución, duermen, porque se entiende lo militar como una militancia, una dedicación absoluta a la institución”. 

Para el experto en seguridad pública, “hasta ahora Carabineros funciona como un cuerpo de las FF.AA., que están alejados de la ciudadanía normalmente”.

Con respecto a este tema, Sebastián Salazar agrega que “se espera que las policías y particularmente Carabineros tengan un rol distinto en materia de seguridad y prevención, en labores de colaboración con la comunidad, que sean parte de esta y que no se vean a sí mismo como un cuerpo armado aislado de la ciudadanía”, lo que podría cambiar con la desmilitarización.

Por Jorge Morales
Fecha 13 Jun 2022