Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Si solo tienes algunos minutos, lee estas claves:

-Durante el miércoles 22 de junio, comenzó a circular un video en donde la convencional Bessy Gallardo, afirmó que “el estado de emergencia sí está en la nueva Constitución”.

-Lo señalado por la constituyente del distrito 8 es FALSO, pero.

-El borrador constitucional no contempla el estado de excepción de emergencia.

-Los estados de excepción incluidos son: estado de asamblea en caso de conflicto armado internacional, de sitio en caso de conflicto armado interno y de catástrofe en caso de calamidad pública.

-En la publicación, Gallardo indicó que el estado de emergencia podría ser declarado en caso de calamidad pública. Abogados expertos afirman que esto sería viable sólo con una reinterpretación de la norma, ya que históricamente, calamidad pública se ha entendido como algo provocado por la naturaleza.

El miércoles 22 de junio, comenzó a circular un extracto de una transmisión en vivo de TikTok en donde la convencional de Chile Digno, Bessy Gallardo, afirmó que “el estado de emergencia sí está en la nueva Constitución”.

Lo señalado por la convencional del distrito 8 es FALSO, pero.

El borrador constitucional no contempla el estado de excepción de emergencia.

En el numeral 300, artículo 22 de la segunda versión del borrador constitucional y en las normas que lo suceden, se regulan los estados de excepción constitucional.

En estos artículos se señala que el Presidente/a de la República podrá decretar estado de asamblea bajo situaciones de conflicto armado internacional, estado de sitio durante conflicto armado interno y estado de catástrofe en caso de calamidad pública, sin incluir al estado de excepción de emergencia.

El estado de emergencia está contemplado en la Constitución vigente y puede ser decretado por la máxima autoridad de la nación en “caso de grave alteración del orden público o de grave daño para la seguridad de la Nación”.

El hecho de no haber incluido el estado de emergencia ha sido una de las grandes polémicas alrededor del texto constitucional, sobre todo por su constante utilización en los últimos años en el marco del estallido social de 2019 y más recientemente en el conflicto sociopolítico de la Macrozona Sur, territorio sobre el que ya se anunció que el Gobierno volverá a solicitar la extensión del estado.

En el mismo video, la convencional Gallardo justificó su afirmación, indicando que “cuando hablamos de la calamidad pública, metemos el estado de emergencia”, refiriéndose a que las situaciones de esta naturaleza podrían ser entendidas como alteración de orden público, por lo que el estado de catástrofe supliría al estado de emergencia.

Según abogados expertos, esto sólo podría suceder si cambia la manera en que se ha interpretado el concepto de calamidad pública a lo largo de la historia constitucional.

Para Sergio Verdugo, director del Centro de Justicia Constitucional de la Universidad del Desarrollo, la idea de calamidad pública, asociada a los estados de excepción constitucional, “tradicionalmente se ha entendido como algo distinto que los problemas de orden público”, por lo que su reinterpretación “dependerá de prácticas políticas y judiciales futuras que no podemos predecir hoy”, afirma el abogado. 

Jorge Correa Sutil, abogado constitucionalista y ex subsecretario del Interior, argumenta que el estado de emergencia no puede decretarse en situaciones de calamidad pública porque se entiende que esta “tiene como causa fenómenos de la naturaleza”.

Marcela Peredo, docente de derecho constitucional Universidad de los Andes, concuerda con Correa Sutil y agrega que “la causal que justifica la aplicación de cada estado es la que determina cual va a ser la que se utilice y por eso, no son sinónimos, ya que el estado de emergencia tiene que ver con alteraciones producidas por el ser humano –alteración del orden público– y el de catástrofe con alteraciones que se producen por causas ajenas a la voluntad humana”.

Hugo Frühling, profesor del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile y doctor en Ciencias Jurídicas de la Universidad de Harvard, también se adscribe a los argumentos de los expertos anteriores. Sin embargo, el experto afirma que el hecho de que calamidad pública se refiere a hechos causados por la naturaleza no está limitado en ninguna norma, pero “la historia previa ha definido que la hipótesis de que la calamidad pública se refiere a catástrofes naturales”.

Por otro lado, según Frühling, podría existir un símil a la hipótesis que permite decretar el estado de emergencia en el estado de sitio. “Aunque naturalmente el estado de sitio supone una situación de conmoción interna mucho más grave que la que autorizaba el estado de emergencia, al menos es una situación del mismo carácter”, afirma el docente. 

Tomás Jordán, coordinador del Observatorio Nueva Constitución y docente de Derecho Constitucional de la Universidad Alberto Hurtado explica que, como no se aprobó el estado de emergencia y si bien se activan por hipótesis diferentes, “frente a situaciones de seguridad grave, necesariamente va a haber que interpretar, mientras no se reforme el texto, que el estado de catástrofe por calamidad pública se va a tener que utilizar, entendiendo que ese problema puede ser la seguridad”, señala el constitucionalista.

Según Jordán, “el camino recomendable, es que si se aprueba el texto, prontamente se pueda poner el estado específico, pero si no, queda esta variable de interpretación constitucional por un lado y legislativa por otro”.

La calificación de este chequeo fue realizada por un Comité Calificador externo al equipo periodístico. Esto es parte de la metodología de trabajo de Contexto Factual, creada en base a los criterios delineados por la IFCN.

Por Jorge Morales
Fecha 24 Jun 2022