Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Esta semana en Contexto Factual exponen sus ideas las dos mujeres que lideran la lista de aportes personales en el Distrito 15, es decir, son las candidatas más populares compitiendo en región de O’Higgins que abarca 13 comunas: Codegua, Coinco, Coltauco, Doñihue, Graneros, Machalí, Malloa, Mostazal, Olivar, Quinta de Tilcoco, Rancagua, Rengo y Requínoa. Ellas son Carol Bown (Vamos por Chile), abogada, militante de la UDI y ex Subsecretaria de la Niñez del actual Gobierno y Ana Martínez (Apruebo Dignidad), también abogada, militante de RD y activista feminista. Bienvenidos todos a un nuevo frente a frente constituyente.

Si bien la paridad de género es una realidad para la nueva Constitución, en la mayoría de los distritos del país son hombres quienes se llevan los primeros puestos en cantidad de aportes personales, es decir, tienen la mayor cantidad de personas que decidieron aportar a sus candidaturas de forma individual.

Pero en el Distrito 15, dos mujeres se encuentran en los tres primeros puestos (Carol Bown liderando la lista y Ana Martínez en el tercer lugar), rompiendo con la tendencia nacional. La primera es conocida mediáticamente como la ex Subsecretaria de la Niñez del Gobierno de Sebastián Piñera y la segunda, lleva una larga carrera como activista feminista, participando en distintas organizaciones sociales. Ambas también representan a distintos partidos políticos y visiones de país, por lo mismo, hoy nos entregan su visión para representar a la región en el proceso constituyente.

  1. ¿Por qué decidió ser candidata a la Convención Constitucional? ¿Hay alguna frase que haya ocupado durante su campaña que quisiera reflejar en la Carta Magna y cómo lo haría?

Carol Bown: Sería un orgullo representar a la región de O`Higgins, pionera mundial en agroindustria, en el proceso que marcará los próximos 40 o más.  Me gustaría poner a disposición mi formación de abogado y experiencia de trabajo en municipios urbanos y rurales, trabajo social de más de 20 años, como autoridad nacional y en el Congreso, desde donde he podido observar lo que es relevante cambiar en la Constitución. También mi experiencia a cargo del Acuerdo Nacional por la Infancia, para buscar acuerdos que nos unan en una Constitución que nos represente, legitimada y respetada por todos.

Ana Martínez: El lema de nuestra campaña es “tu voz nuestra voz” porque para nosotros es fundamental que estemos presentes quienes históricamente no hemos sido escuchados. Las mujeres siempre hemos tenido obstáculos para participar e incidir en política y yo quiero poder representar esa voz y la voz de quienes nunca han sido oídos, que creo son esa gran mayoría que votó Apruebo el pasado 25 de octubre. Lo que pasó el 18 de octubre marcó un hito que tuvo como consecuencia personas heridas por trauma ocular, violación a los derechos humanos y muertes, pero también fue un momento que abrió la oportunidad de que nos escuchemos sobre lo que queremos como país y reflexionemos sobre cómo construir un nuevo Chile.

  1. La pandemia más que nunca, ha dejado en evidencia los problemas que tiene nuestro sistema de salud. ¿Cúal es su propuesta para mejorar el acceso y también la calidad de la salud en el país?

C.B: La salud debe estar garantizada en la Constitución, sin embargo, la mejora en el acceso y en la calidad, es parte de lo que debe regular la ley y establecerse a través de políticas públicas. Desde la Constitución se deben generar los mecanismos para que esto sea efectivo, exigible y sancionable en caso de que no se entregue la prestación en tiempo y forma.

A.M: La protección de la salud debe estar consagrada en una Nueva Constitución como un derecho social y debe ser garantizada por igual para toda la población por el Estado y no depender de cuanta plata tenemos o no en el bolsillo. La construcción de un sistema asistencial debe basarse en principios de solidaridad y equidad en el acceso, dando respuesta a las necesidades de salud de todas las personas independiente de su capacidad de pago individual.

  1. Respecto al sistema de pensiones ¿Cuál es el modelo que usted pretende defender en la Convención Constitucional?

C.B: El sistema de pensiones es un tema de ley, no de Constitución, sin perjuicio de que se debe garantizar las pensiones y seguridad social. Creo que el modelo debe ser de ahorro individual con pilar solidario fortalecido con solidaridad.

A.M: En la nueva Constitución queremos plasmar un sistema de solidaridad intergeneracional y también por género. ¿Qué significa esto? Que quienes somos más jóvenes aportemos para la vejez digna de las personas mayores. Y solidaridad por género se refiere a que actualmente existen brechas salariales y lagunas previsionales producto de las labores domésticas y de cuidado que son desarrolladas generalmente por las mujeres. Tenemos que acabar con estas brechas en el sistema, para eso proponemos un sistema que considere esta realidad y establezca solidaridad intergeneracional y por género.

  1. La educación ha sido un eje fundamental en los últimos diez años y la preocupación de personas hacia la calidad y acceso a ella ha generado numerosas movilizaciones sociales. ¿Está de acuerdo con aquellas demandas y cómo respondería desde la Convención Constitucional a ellas?

C.B: Al igual que pensiones y salud, la educación debe estar asegurada en la Constitución, pero a través de la ley se establecen las políticas públicas que determinan el acceso y la calidad. Sin bajar a nadie de los patines, debemos hacer todo para equiparar la cancha, con énfasis en primera infancia, que es donde se generan las mayores brechas.

A.M: Estoy de acuerdo y he sido parte de esas movilizaciones. La educación nos hace más libres e iguales, por eso debe ser un derecho social. Desde la educación inicial a la superior, el Estado tiene un deber de garantizar calidad y acceso que no dependan de la capacidad de pago. El instrumento principal es la educación pública. También es un ejercicio de solidaridad, porque uno la recibe primero y contribuye a financiar a las generaciones futuras después.

  1. El Distrito 15 tiene un gran número de comunas rurales, como también a ciudades más grandes como Rancagua ¿Cómo se representa a todas estas comunas? ¿Qué desafíos han enfrentado en un distrito mayoritariamente rural?

C.B: Uno de los principales desafíos es visibilizar la realidad del mundo rural en el proceso constituyente. Creo firmemente en la descentralización con atribuciones, presupuesto y toma de decisiones en las regiones y también desde las capitales regionales hacia las comunas.

A.M: La diversidad del Distrito 15 es hermosa. Creo que la mejor forma de representar esa diversidad es estando en el territorio y por eso creo que la Convención tiene que ser itinerante para que así cada constituyente  conozca la realidad de todos los territorios de Chile, escuchando a su gente. Dos de los desafíos que veo en el mundo rural son dar estabilidad y mejores condiciones laborales a las y los trabajadores que desarrollan labores por temporada, y lograr que el agua y el medio ambiente sean protegidos, porque estos territorios son los más afectados con el cambio climático.

  1. De acuerdo a su trabajo territorial y lo que ha conversado con las personas ¿Qué cree usted que es lo más importante para ellas que esté en la nueva Constitución?

C.B: Considerando que la mayoría de las personas están pensando más en cómo salir adelante en la pandemia que en las elecciones, específicamente en el tema Constituyente, en el mundo urbano el tema principal es salud, seguridad ciudadana y orden público. En el mundo rural los temas son conectividad (digital y territorial), agua y también salud y seguridad ciudadana.

A.M: Durante la campaña lo que más me han manifestado las personas como su principal preocupación es el trabajo, cómo tener mejores condiciones laborales, no perder los ingresos. Están muy preocupados por la crisis en que estamos. Nosotras proponemos un ingreso básico universal, para que nadie quede bajo la línea de subsistencia, esto es una transferencia periódica de dinero que no está sujeta a condiciones o contraprestaciones. Con esto se reduciría el nivel de incertidumbre y mejoraría las condiciones de vida. La Constitución es la oportunidad para establecer estos lineamientos que podrán generar una política pública tan necesaria y urgente como esta.

  1. ¿Cuál cree usted que son sus fortalezas y debilidades en la generación de acuerdos que serán necesarios en la Convención Constitucional?

C.B: Me tocó liderar el Acuerdo Nacional por la Infancia en que nos pusimos de acuerdo oficialismo, oposición, sociedad  civil y academia en 94 medidas para mejorar la realidad de los niños vulnerables. Desde Gabriel Boric hasta María José Hoffmann. ¿Cómo? Poniendo a los niños en el centro, el interés superior del niño por delante. Creo que si ponemos a la persona en el centro de la discusión, el Estado al servicio de la persona y dejamos intereses políticos fuera, podemos llegar a acuerdos en muchos temas que son fundamentales para las personas.

A.M: Mi trabajo siempre ha estado orientado a fomentar liderazgos de mujeres y abrir caminos. Es por eso que fui una de las articuladoras para obtener la paridad  en la Convención Constitucional y que ésta fuera compuesta por mitad hombres y mitad mujeres, esto implicaba que nos debíamos coordinar con las bancadas de todos los sectores políticos. Menciono esto, porque correr cercos y generar acuerdos en torno a ellos es parte de mis fortalezas y es algo que estoy segura puedo desempeñar muy bien en la Convención.

  1. ¿Usted cree que Chile necesita un cambio de modelo? y de ser así, ¿Cuál sería?

C.B: Creo que Chile necesita recuperar la paz, la unidad, la credibilidad de la clase política, el respeto de las instituciones, la estabilidad, el crecimiento y el empleo para poder garantizar a los más vulnerables el acceso a prestaciones sociales. Para eso no creo que haya que cambiar el modelo, sino profundizar las cosas buenas y eliminar con las malas. No creo que solidaridad y subsidiariedad se opongan y creo que aumentar el rol y conciencia solidaria de Estado y las personas en general es fundamental.

A.M: Sí, creo que se debería cambiar el modelo tanto político como económico. Primero, hay que cambiar el sistema hiperpresidencialista: es importante lograr un equilibrio entre el poder ejecutivo, el congreso y la ciudadanía. Para eso proponemos una iniciativa popular de ley, referendos revocatorios y una defensoría del pueblo. También queremos una democracia paritaria, en la que haya un equilibrio entre hombres y mujeres en las instituciones públicas. Y en el ámbito económico hay que  plantear alternativas al modelo neoliberal y extractivista que tenemos hoy en día y buscar un modelo de Estado social de derecho que sea más armonioso con el medioambiente.

Conoce más de Carol Bown aquí. 

Conoce más de Ana Martínez acá. 

Por Daniela Yáñez
Fecha 26 Abr 2021