Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Hoy se constituyó una mesa de trabajo entre las comisiones de Constitución y Gobierno Interior en el Senado, para discutir la propuesta del Gobierno de aplazar las elecciones. La decisión y la fecha sorprendió tanto a expertos como parlamentarios ¿Estará contenida la pandemia para ese entonces? ¿Bajo qué criterios se tomó la decisión? ¿Cuáles son los mínimos para que la oposición apruebe esta reforma constitucional? 

Si bien hasta el cierre de esta edición el Gobierno aún no había ingresado el proyecto de reforma constitucional para poder aplazar las elecciones del 10 y 11 de abril, ya manejamos algunos detalles. ¿La fecha? 15 y 16 de mayo. Mismo padrón. ¿Qué hacer con las campañas? Quedarían suspendidas y serían retomadas un mes antes de la nueva fecha.

Estas son solo algunas luces que el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Juan José Ossa, entregó esta mañana en la comisión conjunta, en la que también asistió el ministro de Salud, Enrique Paris, y la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches.

Pero muchos quedaron con dudas. El diputado René Saffirio (IND) es uno de ellos: “me pareció una fecha sin ningún fundamento, no tiene ninguna base científica”, afirmó a Contexto Factual. Lo mismo delineó Izkia Siches en su intervención, quien aseguró que la fecha propuesta por el Ejecutivo no necesariamente significa un escenario más óptimo, porque enfrentamos el momento más duro de la pandemia.

Comparemos algunas cifras. Según la minuta entregada por el Colmed en la Comisión, el plebiscito pasado es un escenario epidemiológico muy diferente al actual:

“La ocupación de camas críticas se encontraba en el 83% (ahora 94%), la incidencia de casos activos por 100.000 habitantes era de 50,28 (ahora 212,25) y el número de casos se encontraba bastante estable por debajo de los 2.000 casos diarios, con apenas un 8,54% de la población en confinamientos obligatorios (Fase 1, ahora 83,7%)”

(Minsal, 2021).

Con estos datos sobre la mesa, el Colegio Médico es duro en su diagnóstico: “desde la perspectiva sanitaria consideramos que atravesamos un momento tan frágil que lo más probable es que no solo no sea buen momento para elecciones, sino un mal momento de realizar cualquier actividad que no sea realmente esencial para mantener la cadena de abastecimiento y necesidades mínimas de la población.”, expusieron en su minuta.

El debate parlamentario

Desde hace meses que los llamados al Gobierno a fortalecer la ayuda económica a la población, no vienen solamente desde la oposición. El diputado Jorge Durán (RN) y el senador Moreira (UDI) en el matinal de CHV, en plena discusión por la nueva fecha de los comicios, volvieron a hacer un llamado al Ejecutivo a abrirse a la posibilidad de discutir opciones más allá del bono de clase media.

Pero la oposición, hasta el momento en su conjunto, quiere ir más allá. Si este cambio de fecha no viene con ayudas económicas universales, no son pocos quienes han puesto en duda su voto. La presidenta de RD, Catalina Pérez, afirmó “desde la oposición nos hemos reunido para exigir medidas sanitarias, apoyo económico para la población y garantías para que una extensión del periodo electoral no signifique una desventaja para las campañas de independientes y organizaciones sociales. Si el Gobierno no cambia su política sanitaria y no entrega ayudas sociales no contarán con nuestro respaldo”. También desde el Frente Amplio, el precandidato presidencial Gabriel Boric (CS) reafirmó: “no basta sólo con decir que se deben aplazar, hay que pensar en las consecuencias de aquello.”

El Senado tampoco está tan lejos de este análisis de la Cámara Baja. La presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), dijo tras la reunión: “la oposición estima que la postergación de las elecciones debe estar sujeta al compromiso de una serie de condiciones que le den sentido a este cambio y mejoren la situación sanitaria del país”.

En esa línea, el Colegio Médico también puso el énfasis en la importancia de esta votación y la influencia que puede tener el escenario sanitario en su realización: “No solo hay riesgo sanitario, sino que una elección, en especial la constituyente, en una crisis de este tipo genera muchas distorsiones en el sistema democrático: algunas evidencias muestran estas distorsiones y otros aspectos que van más allá del riesgo de contagio, como el miedo a votar que cambia el perfil de votantes en múltiples aspectos.”, explica en su minuta.

El vicepresidente de la Cámara Alta, Jorge Pizarro (DC), puso el énfasis en las exigencias que harán para que la reforma constitucional sea aprobada: “Si el gobierno al hacer esta propuesta quiere tener algún éxito, necesariamente tiene que cambiar su política sanitaria, su política económica y su política social. Si no lo hace, lo más probable es que no tenga los votos y eso es lo que le vamos a transmitir con claridad al Presidente”. 

Ambos titulares del Senado sostuvieron una reunión con el presidente Piñera ayer lunes a las 17:30 para transmitir las conclusiones y aprehensiones tras esta comisión conjunta. El tiempo apremia, ya que se espera que este mismo jueves sea despachada la reforma del parlamento.