Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

El balance final de ingresos y egresos de campaña para el plebiscito terminó siendo justo lo contrario que el resultado de la votación. El Rechazo, que dominó en todo momento entre los aportes y gastos reportados al Servel, apenas obtuvo 1,6 millones de votos en todo el país. Es decir, cada sufragio obtenido le implicó una inversión de $240, mientras que al Apruebo le significó apenas $15. Eso sí, las cuentas de quienes promovían mantener la Constitución vigente desde 1980 quedaron con un saldo a favor de $34 millones, mientras los que buscaban cambiarla gastaron más de lo que tenían disponible. Con este último informe, la Lupa Electoral termina con el monitoreo periódico del financiamiento electoral de esta primera etapa del proceso constituyente.

Cuando en 2017 Sebastián Piñera ganó al senador Alejando Guillier la segunda vuelta para definir quién llegaría a La Moneda por los siguientes cuatro años, no sólo ganó en lo electoral, sino también en lo económico. En las urnas, el actual Presidente de la República sacó el 54,6% de los votos, y en el juego de platas de campaña, con más de $1.985 millones en la cuenta de su comando, dominó con el 68% de los fondos recaudados.
El peso del dinero tuvo en esa oportunidad un correlato en los resultados de la elección. Suele ser así.
También pasó con Michelle Bachelet en 2013, que en segunda vuelta ganó a la hoy alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei (UDI), con el 62,2% de los votos y el 57% de los recursos recaudados para financiar las campañas. Y en las elecciones previas, las de 2009, Piñera tuvo a su disposición el 56% del dinero para hacer frente a la postulación de Eduardo Frei, resultando vencedor con el 51,6% de los votos.
En todas esas ocasiones, de lado y lado, el financiamiento involucró montos que superaban ampliamente los mil millones de pesos. Pero ahora, con los resultados del plebiscito ya en la mano y el balance final de campañas que realizó la Lupa Electoral en su informe n° 12, queda en evidencia que la relación directa entre el dinero y los resultados electorales se rompió el domingo 25 de octubre.
De acuerdo con los reportes que desde septiembre fueron entregando a diario al Servicio Electoral (Servel) los partidos políticos, comandos y organizaciones de la sociedad civil autorizados para hacer propaganda legal, el Rechazo dominó ampliamente y en todo momento la balanza de las platas de campaña, tanto en ingresos como en gastos.
Lo primero que se desprende es que esta campaña fue considerablemente más barata que las anteriores: los ingresos fueron $541 millones en total y ni siquiera se gastaron por completo, pues el gasto declarado alcanzó apenas los $484 millones, quedando un saldo de $57 millones. Eso sí, las inversiones declaradas en esta etapa sólo incluyen la inversión en medios de comunicación digitales, radiales e impresos. Queda pendiente la rendición total de gastos que los partidos políticos deberán efectuar un mes después de las elecciones -las otras organizaciones no tendrán esa obligación-.
De los aportes que declararon haber recibido los 11 partidos políticos y 32 organizaciones civiles que entregaron información al Servel, $427 millones fueron donados para promover la negativa a cambiar la Constitución. Es decir, el Rechazo contó para su campaña con el 79% de los recursos y gastó nueve de cada 10 pesos obtenidos.
En la vereda contraria, el Apruebo recaudó $77,8 millones, pero gastó más que eso: $86,5 millones.
Con esos datos sobre la mesa, se puede establecer una relación entre el gasto electoral y el resultado que arrojaron las urnas el domingo 25 de octubre, para así saber cuánto costó el voto de cada sector. Como ya se sabe, la votación en el plebiscito fue inversamente proporcional a los flujos de dinero que hubo para las campañas: 5.886.421 de votos a favor del Apruebo (78,3%) y 1.634.107 por el Rechazo (21,7%). A partir de ahí, el cálculo da por que cada sufragio emitido por el Apruebo equivale a $15 invertidos por quienes promovían esa opción, mientras que cada papeleta con preferencias por el Rechazo fue equivalente a $240 de su gasto de campaña.
Los invitamos a descargar el informe n° 12 de la Lupa Electoral con el último balance de los ingresos y gastos realizados en la campaña para el plebiscito que abrió el camino a la redacción de una nueva Constitución en Chile. También los convocamos a revisar los gráficos con el detalle a continuación:

Aportes:

Gastos:
Evolución de aportes y gastos: