Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

La norma de la propuesta constitucional que regula la indemnización de los bienes expropiados, ha abierto un repetido debate por establecer que el expropiado tendrá  “derecho a que se le indemnice por el justo precio del bien”, en lugar del daño patrimonial causado, como indica la Constitución vigente. En Contexto Factual revisamos lo que ha dicho la jurisprudencia para determinar qué es el precio justo de los bienes, el cual ha sido históricamente equivalente al precio de mercado.

La norma 256, artículo 20 del borrador constitucional, regula el método en que se realiza la expropiación. En este se indica que “ninguna persona puede ser privada de su propiedad, sino en virtud de una ley que autorice la expropiación por causa de utilidad pública o interés general declarado por el legislador”, para luego establecer los métodos de indemnización de la persona expropiada.

Para esto se establecen dos condiciones: que el pago deberá efectuarse de forma previa a la toma de posesión material del bien expropiado y que será “por el justo precio del bien expropiado”.

Esta última condición es la que ha generado más discusión desde la aprobación de la norma, producto del cambio con la norma actual: en el artículo 24 de la Constitución vigente, se fija que la indemnización será “por el daño patrimonial efectivamente causado, la que se fijará de común acuerdo o en sentencia dictada conforme a derecho por dichos tribunales”.

Y la discusión sigue hasta ahora.

En la última emisión del programa “El país que queremos de TVN”, los convencionales César Valenzuela (PS) y Ricardo Neumann (UDI), tuvieron una discusión sobre el concepto, en donde el constituyente de Vamos por Chile insistió en que la expropiación no iba a indemnizar por valor de mercado, a lo que Valenzuela argumentó que, según la jurisprudencia “el justo precio es el precio valor mercado”.

En Contexto Factual revisamos algunos fallos en donde se aborda la cuestión del justo precio. ¿Cómo lo interpretaron los tribunales? Veámos.

Para hacer la revisión, antes hay que revisar en qué casos se usa el término.

Javier Couso, docente del departamento de Derecho Público UDP, doctor y Máster en Jurisprudencia y Políticas Sociales de la Universidad de California-Berkeley, Estados Unidos, explica que “el justo precio nace vinculado a la lesión enorme, que es una figura jurídica que tiene antecedentes pre modernos, virtualmente medievales y se remonta al derecho romano”.

El Código Civil fija en su artículo 1.889:

“El vendedor sufre lesión enorme, cuando el precio que recibe es inferior a la mitad del justo precio de la cosa que vende; y el comprador a su vez sufre lesión enorme, cuando el justo precio de la cosa que compra es inferior a la mitad del precio que paga por ella”.

Según Couso, aquí hay una primera clave para entender por qué el justo precio se fija como el valor de mercado.

El docente explica que fijar el justo precio como el valor de mercado “es la única manera de poder determinar que a ti te afectaron. Yo no puedo siquiera empezar a determinar que hubo una lesión enorme si es que yo no he logrado determinar cuál es el valor de mercado”, ya que desde ahí se fija si el precio de compra es inferior a la mitad de lo que cuesta el bien, afirma Couso.

El resultado de la jurisprudencia

El 15 de marzo de 2012, un fallo de la Corte Suprema, ante un recurso de casación presentado por un fallo anterior por lesión enorme presentado en el Juzgado de Letras de Puerto Natales, determinó:

“Dado que el legislador no ha señalado una definición del “justo precio”, la determinación de este concepto normativo ha quedado entregada a las circunstancias particulares de cada asunto en que sea menester su dilucidación, para lo cual habrá de estarse al valor normal, común y corriente o de mercado de la cosa al tiempo de celebración del contrato”.

El 11 de mayo de 2020, la Primera Sala de la Corte Suprema, dictó que un demandante había sufrido lesión enorme, afirmando que el afectado:

“Recibió un precio inferior a la mitad del justo precio de la cosa vendida. Para estos efectos, considera y aprecia conforme a la sana crítica el informe pericial evacuado en autos, como la opinión de un experto acerca de la tasación real del inmueble, el que ha considerado el valor de mercado.”

El 3 de diciembre de 2019, la Corte de Apelaciones de Rancagua, en un caso de lesión enorme, en donde el demandante debía acreditar el justo precio de un bien, la corte definió también

“El legislador no ha definido “justo precio”, quedando por ello la determinación de este concepto normativo entregada a las circunstancias particulares de cada caso, para lo cual habrá de estarse al valor normal, común y corriente o de mercado de la cosa al tiempo de celebración del contrato”

Fijar la indemnización por “justo precio” y no daño patrimonial o precio de mercado, no es algo nuevo en el derecho comparado.

La constitución de Francia, establece en su artículo 17 que se deberá pagar una indemnización “justa y previa”. La de Portugal dice en su artículo 62 que la expropiación sólo podrá ser efectuada “mediante el pago de una justa indemnización”. Un ejemplo en latinoamérica es la Constitución de Brasil, la cual establece que “la expropiación de la propiedad urbana se efectuará con una compensación previa y justa en efectivo”.

Por Jorge Morales
Fecha 15 Jun 2022
Palabras clave