Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Con el lapidario informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU y la aprobación del proyecto de la Minera Dominga, los temas medioambientales se han tomado el órgano constituyente. ¿Qué se puede hacer y cuáles son los ejes que se desean promover para resguardar la naturaleza? Convencionales de diferentes sectores tienen ideas para llevar a la mesa de discusión.

Irreversible. Así calificó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas algunas de las consecuencias de las variaciones que ha sufrido el sistema climático mundial. La publicación del sexto informe de evaluación (IPCC) causó revuelo alrededor de todo el globo y Chile no se quedó atrás.

Desde hace años que la comunidad científica alertaba que la temperatura global no debía aumentar en más de 1,5ºC; a todo dar 2ºC. Sin embargo, el documento entrega evidencia de que hay una probabilidad muy alta de que esto ocurra y, a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan de manera inmediata, rápida y a gran escala, la temperatura aumentará y el planeta entrará en una crisis aún mayor. Todo esto producido por la actividad humana.

Debido a la relevancia del tema, un grupo de más de 70 constituyentes liderados por la científica y constituyente por el distrito 3, Cristina Dorador, firmaron una carta dirigida a la presidenta de la Mesa Directiva, Elisa Loncon, para invitar a la Convención Constitucional a la Doctora Maisa Rojas, Directora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia CR2 de la Universidad de Chile y coautora del IPCC 6, a exponer sobre los resultados del informe.

“En el contexto de discusión constitucional se hace necesario y urgente que podamos conocer de primera fuente cómo está afectando y afectará a Chile el calentamiento global. Las decisiones que tomemos y cómo se piensa el futuro de Chile no pueden hacerse sin considerar fuertemente la emergencia climática que vivimos. Estos efectos se relacionan con el avance de la desertificación, escasez hídrica, pérdida de biodiversidad, entre otros”, señala la misiva.

Los efectos en Chile 

Según el Ministerio del Medioambiente, Chile es responsable por solo el 0,25% de las emisiones de gases del efecto invernadero del mundo. Sin embargo, ha vivido once años consecutivos de aumentos de temperatura sobre el promedio; en 2019 más del 83% de las estaciones meteorológicas del país reportaron déficit –tendencia que se ha mantenido– y el 2021 se ha registrado hasta el momento como uno de los años más secos de la historia.

Estos son solo algunos de los efectos que ha vivido el país como producto de la crisis climática, que se han visto representados en zonas como Petorca y la escasez hídrica o aluviones en distintas zonas como Toconao, Los Molles, Malloa e incluso Punta Arenas.

Los fenómenos como aumento de las olas de calor; estaciones cálidas más largas y estaciones frías más cortas; aumento del nivel de los océanos; cambios en la tendencia de precipitaciones; sequías, aluviones y más se traducen en consecuencias negativas para la agricultura, salud, economía y otros.

La convencional Cristina Dorador, quien a lo largo de su carrera ha conocido los efectos de la crisis climática, señala a Contexto Factual que en el mediano plazo habrá zonas en las que no se va a poder vivir por la falta de agua, zonas que se van a inundar y también pérdida de biodiversidad. La aridez y el avance de la desertificación van a dificultar el cultivo de plantas e incluso se pueden producir crisis de alimentos, lo que también producirá migración climática.

“Es importante que los convencionales conozcan de primera fuente lo que está ocurriendo, porque insisto, esto tiene que marcar la pauta respecto a las conversaciones de contenido constituyente. No puede ser considerado solamente como un tema más dentro de la agenda. No podemos pensar en educación si no nos planteamos el contexto de cambio climático. Salud, tampoco. Vivienda menos, porque ¿dónde vamos a construir? ¿Cuáles van a ser las políticas de vivienda en un territorio que es cambiante y más encima van a haber ciudades que probablemente van a ser desplazadas por el aumento de los niveles del mar? Es todo un cambio muy profundo en el país”, argumenta la científica.

La mirada constitucional

El cuidado del medioambiente no pasó desapercibido durante las campañas por un cupo en la Convención Constitucional. Decenas de las figuras electas lo incluyeron en sus programas y propuestas pero, dependiendo del caso, se pueden distinguir dos corrientes.

Una es la ecocéntrica en donde el centro es la naturaleza y el ser humano está interconectado con los territorios, con los ecosistemas y otras formas de vida; y otra es la que se fija es realizar un desarrollo sustentable pero el ser humano sigue siendo el centro del sistema.

Desde sectores transversales de la Convención se mostró acuerdo para invitar a la Doctora Rojas a exponer, incluso un grupo de alrededor de 20 constituyentes de Vamos por Chile pidió sumarse a la carta, no obstante, promueven una mirada que apunta más a la sostenibilidad con enfoque en el ser humano.

Un ejemplo de ello es la propuesta realizada por el Centro de Estudios Horizontal, de la cual forma parte el convencional Hernán Larraín, en donde uno de los ejes es conservar un estatuto de propiedad y de otorgamiento de concesiones mineras, que, manteniendo su atractivo para la inversión y la innovación, mientras que otros constituyentes buscan instaurar una mirada post extractivista, en donde la extracción de minerales y recursos naturales no es lo más relevante de la economía.

El mismo Larraín señaló a Contexto Factual que “hay visiones que son diferentes sobre este desafío. Hay paradigmas que están en transformación y nosotros tenemos una propuesta y punto de vista. Creemos que hay muchas experiencias internacionales donde se puede tener un desarrollo económico con la protección de la naturaleza. ¿Por qué es tan importante esta ecuación? Porque para garantizar derechos sociales, se necesita un Estado del siglo XXI pero también una economía del siglo XXI que financie este catálogo”.

¿Cómo se puede llevar a cabo? Para Dorador no hay respuesta única: “No es algo simple. No existe una solución única para esto. Es un compromiso global donde hay que apuntar a distintos tipos de conocimientos y también a cambios educativos, es muy profundo. Pero hay que hacer acciones. Nadie puede quedar indiferente a este tema. Por eso en el contexto constituyente, es tan importante que la Constitución se escriba pensando en la realidad de que estamos en una crisis climática”.

En la misma línea, el constituyente Francisco Caamaño (Lista del Pueblo), quien también es activista ambiental define algunas prioridades a considerar: “Hay que establecer ciertos principios, por ejemplo el tema de justicia restaurativa, sostenibilidad, la equidad intergeneracional y también mencionar que proteger y cuidar el medio ambiente de manera real puede generar el planeamiento de los efectos del cambio climático que ya son bastante nocivos. Esto parte mucho más allá de una política pública, parte con el comportamiento tanto de los ciudadanos como del mundo empresarial”.

“Muchos constituyentes venimos de luchas medioambientales, contra el cambio climático, de una conciencia prematura sobre las amenazas mundiales que existen. Todavía no hemos aterrizado la dimensión de estas problemáticas, pero en unos años más vamos a estar con esto encima. Vamos a luchar por una Constitución que tenga como principio transversal la protección de la tierra, que se declaren los derechos de la naturaleza, que se norme el respeto irrestricto de los ciclos de la naturaleza”, agrega Ivanna Olivares, constituyente del distrito 5 e integrante de Modatima Choapa.

Para Juan José Martin (Independientes No Neutrales), el foco debe estar en el ecocentrismo, pues de no serlo, la Constitución no se sostendrá a largo plazo: “Si creen que el país puede hacer una Carta muy linda en materia de derechos humanos pero, desatada la crisis climática y de los ecosistemas se te caen todas las instituciones, se te caen los modelos sociales y políticos que construyen los modelos de la sociedad humana. Ninguna de las otras luchas va a sostenerse en el tiempo si esta lucha la perdemos”.

A poco más de un mes del inicio de actividades de la Convención Constitucional, el tema también se ha hecho presente. En la Comisión de Derechos Humanos, Verdad Histórica y Bases para la Reparación la ONG FIMA expuso acerca de la búsqueda de una Constitución Ecológica y el profesor Gonzalo Aguilar del Centro de Estudios Constitucionales de Chile de la Universidad de Talca enfatizó que el resguardo de los derechos humanos también contempla la protección de la naturaleza y la diversidad cultural.

Asimismo, en la Comisión se votó y aprobó que cada vez que no se realizarán distinciones entre los derechos humanos y los derechos ambientales y de la naturaleza.

“Conocimos los conceptos de cambio climático que han sido levantados desde las Naciones Unidas y la responsabilidad como un principio fundamental que debe estar en la nueva Constitución. Creemos que es un trabajo que se está dando, ya se está instalando desde la Comisión, concibiendo también que hoy estamos escribiendo un texto no solamente para las personas que existen, sino que las que van a venir al mundo después de nosotras y nosotros y en ese contexto tenemos una responsabilidad de hacernos cargo”, argumenta una de las coordinadoras de la instancia y también integrante de Modatima, Manuela Royo.

La aprobación del proyecto minero Dominga

Esta semana la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo discutió y aprobó la construcción del puerto, mina de hierro y cobre en La Higuera, proyecto popularmente conocido como Dominga, por lo que algunos constituyentes manifestaron molestias.

Convencionales del Movimiento de Defensa del Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente (MODATIMA) se reunieron con el también integrante y ahora Gobernador de Valparaíso, Rodrigo Mundaca. En la instancia rechazaron la iniciativa minera portuaria y pidieron protección del ecosistema.

Para Ivanna Olivares, que representa al distrito en el que se llevaría a cabo la minera, la urgencia para aprobar el proyecto se debe al cambio constitucional. “Es un caso icónico y paradigmático del trabajo de la Convención Constitucional. En la Comisión de Derechos Humanos ya logramos posicionar los derechos de la naturaleza y Dominga, justamente, es el proyecto que amenaza la permanencia de un sitio de biodiversidad y de resguardo de ella, que es la Reserva de los Pingüinos de Humboldt”.

Es importante destacar que en la comuna de La Higuera se encuentra el 80% de la población mundial del pingüino de Humboldt y una de las principales amenazas de esta ave es la degradación de sus hábitats como consecuencia del desarrollo costero, según informa Oceana Chile.

A la fecha más de 50 convencionales firmaron un documento rechazando el proyecto Dominga:

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 12 Ago 2021