Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Hasta que efectivamente no se realice el plebiscito del 25 de octubre, no se sabrá con certeza qué decisión tomará la ciudadanía respecto a la redacción de una nueva Carta Fundamental. Sin embargo, las encuestas ayudan a esbozar tendencias y tener un panorama preliminar de cómo podría resultar la elección. Según los datos que arrojan los principales sondeos que periódicamente van midiendo la adhesión ciudadana a las diferentes opciones, el Apruebo y una Convención Constituyente irían con una amplia ventaja, pero se abren dudas respecto al nivel de participación que habrá.

A comienzos de año, algunos calificaron al plebiscito constituyente como “la madre de todas las batallas”. Con el pasar de los meses, se sumó la que quizás -y siguiendo con la analogía- sería la batalla ‘hija’, la que viene después: la elección de convencionales constituyentes, a realizarse el 11 de abril de 2021. Y muy posiblemente, las fuerzas electorales de uno y otro bando deberán prepararse para estar en ambas, dado que diversas personalidades de la esfera pública y política han señalado de forma transversal que lo más probable es que se apruebe redactar una nueva Constitución.
Según encuestas nacionales, la percepción es real, dado que todas a la fecha muestran al Apruebo como la opción ganadora. Sin embargo, en el último tiempo se ha estrechado la distancia con el Rechazo, y la participación en la votación se ha puesto en cuestión por la pandemia de Covid-19.
¿Cómo han evolucionado las percepciones del plebiscito del 25 de octubre? ¿Cuál es la participación que se estima para ese día? ¿Cómo ha afectado el coronavirus en la opinión ciudadana? Contexto Factual hizo un análisis de los resultados entregados por tres de las principales encuestas de la plaza (CademCriteria y Pulso Ciudadano) para intentar dar respuesta a esas interrogantes.

Apruebo por sobre el Rechazo

Desde que se anunció la realización del plebiscito por una nueva Constitución el pasado 15 de noviembre, las encuestas han afirmado la delantera por el Apruebo. La opción comenzó con sobre el 70% de las preferencias, aunque a medida que ha pasado el tiempo ha habido oscilaciones a favor del Rechazo. No obstante, en todos los sondeos se anticipa un triunfo de la opción que apuesta por un nuevo texto constitucional.
El último Estudio Nacional de Opinión Pública del CEP, de diciembre de 2019, indicaba que el 67% de los encuestados aprobaba la redacción de una nueva Constitución, mientras que un 13% la rechazaba y un 20% no tenía todavía definida su posición. Aunque aún no se publica una nueva edición de la serie del CEP, hay otros sondeos que periódicamente van dando una idea de cómo se va equilibrando o desequilibrando la balanza para cada opción.
Cadem muestra que, si bien hubo una baja durante comienzos de este año, la última vez que se preguntó por las opciones del plebiscito, el Apruebo volvió a los niveles de adhesión que registraba en diciembre de 2019, cuando el fervor por el nuevo proceso constituyente aún estaba fresco y todavía se vivía a diario el ambiente enrarecido que marcó la el día a día a partir del estallido social del 18 de octubre. Esa última consulta fue a fines de julio, y el Apruebo marcó el 71% de las preferencias. En tanto, el Rechazo no ha superado el 26% de adhesión en ninguna encuesta de la serie.
La distancia también se refleja de forma drástica en las encuestas mensuales de Criteria, donde el Rechazo no ha logrado superar el 20% de apoyo; y Pulso Ciudadano, donde el peak de esa opción apenas llegó al 16% en marzo, para luego bajar a un 11% en agosto. En ambas series, los puntos más bajos de preferencia por el Apruebo se vieron en febrero y marzo: primero Criteria, que marcó un 67%,y luego Pulso Ciudadano, con un 66%.


La única encuesta que muestra un resultado más estrecho es la de la consultora argentina Numen, que indica que el Apruebo obtendría un 42% de las votaciones, mientras que el Rechazo un 37%. Según publicó El Líbero, ese último sondeo fue realizado por encargo del comando contrario a la redacción de una nueva Carta Magna.

¿Convención Mixta o Convención Constituyente?

Respecto al tipo de órgano que redactaría la nueva Constitución en caso de ganar el Apruebo, la votación se muestra mucho más estrecha en los sondeos, a pesar de que la Convención Constitucional con el 100% de sus miembros electos aparece como la opción favorita.
En la edición de Cadem del 24 de enero, las dos opciones en competencia para conformar el órgano constituyente llegaron a su punto más estrecho: un 45% de los encuestados y encuestadas se mostró a favor de la Convención Mixta, mientras que un 47% lo hizo por la Constituyente. Pero la diferencia se ha distendido con el tiempo, marcando en julio un 35% de preferencias por la Mixta, frente a un 55% se mostró a favor de la 100% electa.
Criteria sólo ha evaluado dos veces la preferencia de la convención que podría escribir el nuevo texto constitucional, en noviembre de 2019 y agosto de 2020. La tendencia que muestra la comparación es clara: mientras que el apoyo a la Convención Mixta ha bajado siete puntos (cerrando con un 29%), en el caso de la Constitucional ha aumentado 4% (llegando al 59% de las respuestas entre sus encuestados).
Aunque Pulso Ciudadano muestra una oscilación en el tiempo de las preferencias para la convención, la Constitucional siempre ha estado por sobre la Mixta. En el último sondeo de agosto se informó que un 48% de las personas encuestadas estaban a favor del órgano formado por integrantes 100% electos, lo que contrasta con el 27% que optó por la convención con mitad parlamentarios y mitad candidatos electos.
En tanto, la encuesta CEP previamente mencionada arrojó que un 44% prefería un grupo de personas elegidas solamente para la tarea, mientras que un 37% optó por un grupo que mezclara parlamentarios con personas que cuya función exclusiva fuera la redacción de una nueva Constitución.

Pronósticos de participación

En paralelo a la discusión sobre qué opción elegir, desde distintos sectores han manifestado preocupación por el nivel de participación que se requeriría para hacer del proceso algo legítimo. Hay quienes incluso han propuesto establecer por ley un “piso mínimo” del 50% para que el plebiscito sea vinculante, un nivel que, al menos en las últimas elecciones chilenas no se ha logrado cumplir.
A pesar del alto apoyo mostrado en las encuestas al desarrollo del proceso, el “factor pandemia” ha tenido efectos sobre la disposición de las personas a ir a votar.
Independiente de si van por el Apruebo o el Rechazo, el número de encuestados que se muestran decididos a acudir a los locales de votación el próximo 25 de octubre ha ido a la baja desde que se anunció que se realizaría el plebiscito. Si bien la diferencia depende de cada encuesta, hay un aumento de personas que señalan que no irán a votar, debido al brote de Covid-19 y la posibilidad de contagios.

En marzo, un 96% de los encuestados de Cadem confirmaba que iría a votar o que probablemente lo haría, mientras que en septiembre la cifra bajó a 83%. Un 90% lo afirmó en la encuesta Criteria de enero, mientras que en agosto bajó siete puntos, situándose también en 83%.
La medición de Pulso Ciudadano muestra cómo en el tiempo ha ido zigzagueando en el gráfico la línea de participación, y aunque ha habido algunos repuntes, la baja es progresiva: de 81 puntos en enero pasó a cerrar agosto con 69%.
En todo caso, y aunque todos muestran una baja en cuanto a participación y un aumento de quienes no están seguros si irán a votar, lo que arrojan los sondeos todavía podría ser prometedor para que el proceso sea lo más participativo posible: todas las cifras superan la participación real de las últimas elecciones parlamentarias, cuando sólo sufragó el 46,6% de la ciudadanía.

Metodología de las encuestas

El análisis de los sondeos presentados previamente no tiene como fin realizar una comparación entre sí, sino que mostrar una tendencia de lo que ocurre a nivel nacional. Cada una tiene metodologías distintas, con un número de encuestados determinado y con diferente periodicidad de publicación.
Es importante señalar que si bien la tasa de participación en cada una de ellas suele ser baja y los resultados no son en ningún caso un reflejo fiel ni representativo de la población nacional, las encuestas son instrumentos que sirven para medir e identificar tendencias.
La encuesta Cadem es un sondeo semanal, que contacta a sus encuestados mediante llamadas telefónicas a celular, mediante un muestreo probabilístico con selección aleatoria de individuos y estratificado previamente por región. En la última encuesta tuvieron una tasa de éxito del 16%, es decir que realizaron más de 4.200 llamados para obtener su tasa de respuesta de 703 encuestados y encuestadas. Y no todas las semanas se pregunta lo mismo. De hecho, la última edición que consultó sobre las preferencias frente al plebiscito fue a fines de julio.
El sondeo de Agenda Criteria se publica dos veces al mes, encuestando de forma no probabilística a personas seleccionadas según un muestreo aleatorio estratificado por cuotas. Ellos y ellas contestan a través de la aplicación de encuestas autoadministradas mediante el uso de un panel certificado de acceso online. Esto significa que son comunidades formadas por personas predispuestas a participar en estudios de mercado opinión y reciben incentivos por su participación. La última encuesta que publicaron a fines de agosto, tuvo 986 casos y señalan que los resultados son ponderados por zona, sexo, edad y nivel socioeconómico como forma de representar el universo real del país.
Activa Research también publica Pulso Ciudadano de forma quincenal, con una metodología de entrevistas online por medio de un panel online representativo a nivel nacional, al igual que Criteria. Es un diseño no probabilístico, que en su última encuesta realizó un total de 1.544 entrevistas estratificadas proporcionalmente por las variables de Género, Edad, GSE y Zona. La tasa de respuesta fue de un 12%.