Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Ayer sesionaron por primera vez, 7 comisiones en simultáneo en la Convención Constitucional. En una jornada de arduo trabajo, las comisiones de Reglamento, Presupuesto y Ética, continuaron sus discusiones con desencuentros respecto al uso de la abstención y pendientes urgentes, como por ejemplo el pago de las y los asesores de los convencionales constitucionales.

Al final de la jornada, la presidenta Elisa Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa, hablaron ante la prensa para referirse nuevamente a las críticas -que aseguran- se han hecho hacia la Convención Constitucional. “No somos flojos”, fue la frase que caló hondo por parte de la presidenta, haciendo referencia a la responsabilidad que tiene cada uno de sus pares en visibilizar la gran cantidad de trabajo que se ha realizado en tres semanas de funcionamiento. 

Efectivamente el avance que ha tenido la Convención Constitucional en su instalación, es muy grande. Ya está la mesa conformada, ayer se discutieron las vicepresidencias (leer nota acá), 7 comisiones ya están trabajando para definir todos los detalles de funcionamiento que son esenciales para poder ir a las discusiones de fondo de la nueva Constitución. Sin un reglamento, mecanismos de participación ciudadana, por solo nombrar a algunas, no es posible avanzar a otras materias. Sus jornadas de trabajo se extienden -al igual que el de la prensa- por más de 12 horas al día, por lo que no cabe duda que a pesar de la percepción de algunos grupos, la Convención Constitucional sí trabaja. 

El uso de la abstención: ¿Por qué ha generado discusión?

El uso de la abstención al momento de votar por parte de convencionales ha sido un punto que ha generado tensión en la comisión de Reglamento. Esta discusión partió hace unos días, ante la molestia que generó la propuesta de limitar a un máximo el uso de la abstención, lo que generó respuestas inmediatas acusando vulneración al derecho a voto. 

“Creo yo que es limitar el ejercicio no sólo de la libertad, sino de la soberanía que tiene que tener la convención y sus integrantes para poder adoptar acuerdos”, comentó en su momento Fuad Chaín, ante quienes plantearon limitar el uso de la abstención ya que afectaba muchas veces al quórum para discusiones esenciales. 

Justamente este punto se discutió el día de ayer, ya que la comisión de Reglamento acordó que quienes se abstengan de las votaciones no serán consideradas para el quórum de las decisiones acordadas. Esa fue la propuesta que fue presentada por parte de representantes de pueblos originarios, Chile Digno, Lista del Pueblo, entre otros. 

“Para adoptar cualquier clase de acuerdo que no tenga otro quórum fijado, se deberá contar con la mayoría simple de convencionales presentes y votantes, esto es, más del 50% de votos afirmativos, válidamente emitidos. Para los efectos de estas las normas mínimas de funcionamiento de esta Comisión, se entenderá que la expresión “convencionales presentes y votantes” se refiere a las y los convencionales con derecho a voto, que se encuentran presentes y que votan a favor o en contra. Quienes se abstengan serán considerados no votantes. No se entenderán votos válidamente emitidos los votos nulos y blancos”, versa finalmente el acuerdo final en esta materia.

Pago a las asesorías: ¿Qué pasó en la comisión de Presupuesto?

Uno de los puntos claves para el trabajo de las y los convencionales, es que cuenten con financiamiento para poder pagar a sus trabajadores que apoyarán su trabajo para escribir la nueva Constitución. Hasta el momento, no ha existido pago a los equipos y por eso, se ha pedido la urgencia de poder liberar algunos fondos antes de la creación del reglamento. 

“Es solo para efectos del pago de asesores los meses de julio y agosto, y por lo tanto no tendríamos problemas de disponibilidad presupuestaria por así decirlo”, comentó César Valenzuela, uno de los coordinadores de la comisión de Presupuesto. 

Si bien la propuesta fue bien recibida en la comisión, por parte de Vamos por Chile hubo discrepancias. “Uno no puede partir en una instalación sobre girándose y contratando asesores en circunstancias que sabe perfectamente que tiene que haber un reglamento definitivo”, comentó por su parte Harry Jürgensen (RN).

Además de esta necesidad más urgente, fueron varios los y las convencionales quienes volvieron a referirse a los 2.600 millones de pesos que costó la instalación de la Convención Constitucional y que hoy, cuenten con menos de 34 millones de presupuesto restante, sabiendo que las necesidades de funcionamiento son mucho mayores. Desde el Gobierno, cuestionaron el manejo presupuestario de la mesa, haciendo eco a una nota publicada en el diario El Mercurio acusando uso privilegiado de estos recursos. Estas acusaciones fueron negadas por el propio vicepresidente Jaime Bassa en la sesión del día de ayer.