Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

A fines de la semana pasada, la Universidad lanzó este extenso trabajo con 100 propuestas para el proceso constituyente. En su lanzamiento, contó con la presencia de convencionales electos como Cristina Dorador, Benito Baranda y la presidenta del Senado Yasna Provoste.

El trabajo duró un año y medio y contó con la presencia de más de 80 personas en nueve mesas temáticas distintas, para poder abordar los principales temas que se discutirán en la Convención Constitucional. Tiene su base en la Propuesta de Acuerdo Social (PAS), realizada por la Universidad de Chile posterior al estallido social y que fue construida de manera íntegra desde el diálogo entre diversos actores sociales y académicos.

“Este trabajo se desarrolló en mesas temáticas, cuyo principal objetivo, fue identificar las bases mínimas para la generación de valor público o, dicho de otra manera, definir las condiciones y acciones esenciales que permiten mejorar nuestra vida en común”, describe en el prólogo Juan Gabriel Valdés, Director de Desarrollo Estratégico y Relaciones internacionales de la Universidad de Chile.

Las propuestas, que parten todas con una frase resumen, abordan los siguientes temas: democracia y ciudadanía, desarrollo del país, medioambiente y biodiversidad, modernización del Estado, territorio, cultura, artes y patrimonios, educación, salud, trabajo y protección social. Puedes revisar quienes redactaron cada uno de los capítulos aquí.

Las propuestas

  • Democracia y ciudadanía

Proponemos establecer el derecho de participación política de la ciudadanía más allá de la elección periódica de autoridades. La participación debe ser parte del proceso de decisiones en todas las áreas del Estado”

Así parte el capítulo, que pone como primer objetivo “Chile debe recuperar la legitimidad de un sistema democrático basado en la expresión de la voluntad popular, el valor permanente de los derechos humanos y de su plena realización”. Además destaca la importancia de la dignidad como eje central “La democracia chilena debe asumir el valor de la dignidad como principio esencial de su propia existencia. Debe avanzar decididamente en políticas públicas que aseguren el derecho humano a la dignidad  de las personas, lo que incluye una participación efectiva de sus destinatarios en los procesos de diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas”.

Luego de este análisis en profundidad, las mesas generan una serie de recomendaciones en materia de participación y representación (para hacerla más vinculante), a los partidos políticos (revisar reglamentos), poder judicial (es urgente para aumentar la confianza de la ciudadanía) y descentralización del Estado. 

  •  Desarrollo

“Un Estado que empuje un cambio en el modelo desarrollo debe considerar el presupuesto de la nación a largo plazo para distintas prioridades” 

Hace un análisis bastante crítico respecto a que “la debilidad de las políticas de desarrollo productivo evidencia que en Chile no se han logrado consensos en torno a un aspecto fundamental del crecimiento y el desarrollo”. Y agrega que “las políticas públicas en materia de vivienda, educación, salud, trabajo, ciencia y cultura han privilegiado un enfoque individualista, descuidando así una mirada colectiva, dejando de lado el sentido de comunidad”.

Ante este problema, proponen una serie de propuestas que buscan cambiar el modelo de desarrollo en el país, que van desde aumentar el presupuesto en la investigación a combatir la desigualdad social y la baja participación.

  • Medioambiente, cambio climático y biodiversidad

“Proponemos una economía al servicio de la vida sobre el planeta y el vivir bien, tanto de humanos como no humanos, en armonía con su entorno y entre sí, considerando tanto las actuales como las futuras generaciones de las distintas especies que habitan la tierra”

El cambio climático es una de las preocupaciones más importantes de nuestro futuro y por lo mismo, estas propuestas de la Universidad de Chile ponen el foco en medidas urgentes a implementar ante el escenario climático que estamos enfrentando. También se destaca la biodiversidad del país, en un empuje por proteger nuestra fauna autóctona y la importancia del agua en un escenario de mega sequía.

Entre las propuestas, aseguran que es necesario un cambio de perspectiva del medioambiente (ya sea urbano, rural y otros), de una forma más sistémica e integral y que involucre el modelo de desarrollo.

Además incorpora medidas que apuntan a la descentralización del país. 

  • Modernización del Estado

“Debemos avanzar hacia un Estado que ponga a sus ciudadanas y ciudadanos en el centro y se haga cargo de nuestra diversidad”. 

La ciudadanía diariamente en las noticias, expresa su cansancio de un Estado que no funciona, que no cumple y más bien es una maquinaria burocrática que bloquea ayudas sociales. Ese es el escenario que se plantea acá y por lo mismo, propone que para aumentar la confianza en el Estado, es urgente modernizarlo para que funcione para todas las personas.

Entre las propuestas, incorpora medidas para mejorar el gasto público y su distribución, un ecosistema de transparencia y probidad y como en los otros ejes, descentralización. 

  • Territorio: 

“Proponemos revalorización activa de lo común, que garantice niveles de bienestar y calidad de vida a toda la población. Esta revalorización debe prevalecer como un objetivo general de cualquier intervención en los territorios y del funcionamiento de la propiedad privada”. 

Debido a las características de nuestro territorio, la movilidad es fundamental para una mejor calidad de vida para todas las personas que habitan nuestro país. Al mismo tiempo, es urgente mejorar la planificación en las ciudades para evitar la segregación social.

Por estos desafíos, se propone avanzar hacia la descentralización, conectividad y ordenamiento, con propuestas específicas que van desde modificar la asignación de presupuestos municipales hasta la incorporación de trenes que crucen nuestro territorio.

  • Culturas, artes y patrimonios: 

“Debemos incorporar a la nueva Constitución las garantías, protecciones y deberes constitucionales del Estado en materia de derechos culturales, que posteriormente deberán ser objeto de leyes específicas”. 

No cabe duda en lo mucho que hemos retrocedido como país en el desarrollo de la cultura “las prácticas artístico-culturales están en crisis porque no han sido protegidas y estimadas en su profunda dimensión”, expone el documento. Además describe que durante los 30 años gobernados por la ex Concertación, se generó un modelo de política cultural que incentivaba las donaciones y por otro, propiciaba el financiamiento por medio de fondos concursables, que precariza aún más al sector.

Ante este problema, propone que la cultura sea una política de Estado, que permita la diversidad que tenemos en el territorio y la visibiliza. En esta línea también propone una cultura más cercana a lo popular y que no tenga tantas barreras de acceso, ya sean éstas simbólicas o económicas. 

  • Educación: 

“Una visión a largo plazo que deje de lado políticas cortoplacistas y avanzar en la construcción de políticas de Estado, en evidencia y considerando los aportes de quienes viven la educación diariamente”. 

La educación fue una de las banderas de la movilización social en democracia, por parte de los estudiantes que en distintos años, lucharon por cambios que iban desde el pasaje en el transporte público, hasta luchar por una educación gratuita y de calidad.

Por lo mismo propone la educación del futuro desde la experiencia colectiva, como un derecho humano garantizado y la mejora sustantiva de la educación pública. 

  • Salud: 

“Proponemos un sistema de salud universal, de enfoque preventivo, participativo e inclusivo (…) un sistema de salud digno, que implique reconocimiento y cuidado de las personas, y corrija aspectos que hoy están en la base del malestar”. 

Los problemas que tiene nuestra salud pública no son ninguna novedad. Fonasa no entrega la cobertura necesaria, la infraestructura en los sectores populares no cumple con los mínimos y además existe una burocracia que no responde a los problemas de la ciudadanía, como por ejemplo el Compin y las licencias rechazadas.

Por eso pone énfasis en un futuro con un sistema de salud digno, democrático y que se base en cinco pilares: salud universal, salud centrada en las personas, sistema de salud preventivo, sistema de cuidados en salud integral, sistema de salud solidario, colectivo y universal. 

  • Trabajo y protección social: 

“Debemos garantizar que una persona trabaje, no sea pobre. El trabajo debe garantizar que a las y los trabajadores se les permita ubicarse por sobre la línea de la pobreza”. 

Actualmente en Chile el sueldo mínimo no alcanza para vivir. Esta situación tiene a miles de familias bajo la línea de la pobreza y en condiciones paupérrimas de vida, a pesar de que incluso dos integrantes de la casa tengan trabajo.

Para un buen vivir, se propone un sistema de pensiones digno, mejorar la movilidad laboral, aumentar la equidad de género en el mundo del trabajo y realizar todos los cambios al Código del Trabajo que complementen los principios que se definan en nuestra nueva Carta Magna.

Revisa en detalle las 100 propuestas aquí 

 

Por Daniela Yáñez
Fecha 14 Jun 2021