Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

El día lunes Rodrigo Rojas Vade anunciaba mediante un video en sus redes sociales, que si el Senado no le daba la oportunidad de renunciar, debía retomar sus funciones como convencional. El anuncio alertó a la Mesa Directiva que le pidió por la prensa -y también en privado-  no volver al organismo constituyente. También se dio un rechazo transversal de distintos constituyentes a su reincorporación y el Senado hoy miércoles puso en tabla la reforma constitucional que le permitiría su desvinculación definitiva. Todas estas acciones terminaron con que Rodrigo Rojas Vade finalmente no reactivara su participación, porque se esperaba que se conectara vía zoom al Pleno del día de ayer, situación que finalmente no ocurrió. Aquí los detalles de las 24 horas en las que el fantasma de Rojas Vade puso en jaque, nuevamente, el proceso constituyente.

Hace casi una semana que la cuenta en Instagram del convencional Rojas Vade había vuelto a activarse. Distintos videos opinando sobre el conflicto bélico en Ucrania, críticas a la política chilena y consignas respecto a la libertad de los presos de la revuelta, fueron algunos de los temas que comentó en sus historias de la red social. La reactivación no sólo llamó la atención de la prensa, sino también la de convencionales que temían que se reviviera el escándalo que más le ha costado al proceso constituyente. 

El lunes pasado, el misterio se acabó y partieron las 24 horas en las que el fantasma de Rojas Vade volvió a complicar a la Convención Constitucional. Nuevamente en su instagram, subió un video para reivindicar sus luchas sociales y afirmar que: “Las fuerzas políticas del parlamento no tienen un interés real en que sea reemplazado. Si no se me permite renunciar, me veo obligado a retomar mis funciones en la Convención Constitucional”.

El anuncio fue noticia de inmediato y la Mesa Directiva adelantó una hora su punto de prensa habitual de las 10:30 AM. Maria Elisa Quinteros relató que Rojas Vade les envió un correo a las 4 de la mañana confirmando su asistencia al Pleno del 1 de marzo. “Como Mesa Directiva condenamos profundamente esta situación, muchas personas del país se han visto defraudadas por las acciones del constituyente. Sin embargo, desde las atribuciones de la Convención Constitucional no podemos impedir su retorno, eso es claro”, aseguró la presidenta María Elisa Quinteros. Gaspar Dominguez también le solicitó públicamente al convencional no volver y los llamados al Senado para tramitar la reforma llenaron las redes sociales. 

¿Cómo reaccionaron el resto de las y los convencionales? Rodrigo Rojas Vade debe ser el único tema en que la gran diversidad de la Convención se transforma en un solo coro. Nadie defendió al convencional y “que no vuelva” se transformó en la principal solicitud. En segundo lugar, el llamado al Senado a apurar la reforma que lleva meses sin poder ser tramitada. 

¿El Senado se olvidó de tramitar la reforma? No. 

Como ya sabemos, se necesita una reforma constitucional para que Rodrigo Rojas Vade pueda efectivamente renunciar al organismo constituyente. Hoy en día solo quienes son parte de partidos políticos tienen un mecanismo de reemplazo, pero esto no se encuentra regulado en el caso de independientes. Se presentaron distintos proyectos, que confluyen en la reforma que modifica el artículo 134 de la Constitución Política actual, “con el objeto de regular la forma de provisión de vacantes de convencionales constituyentes independientes pertenecientes a listas conformadas solo por independientes y establecer la renuncia al cargo de convencional en casos graves”.

El 1 de diciembre del 2021 estaba en tabla para ser votada, pero no fue posible llegar a acuerdo porque los senadores de Chile Vamos cerraron filas en contra de la reforma, dilatando nuevamente que pudiera ser discutida. En la sesión, la actual oposición e independientes criticaron al oficialismo e incluso senadores como Álvaro Elizalde previó el escenario en el que se encuentran hoy. 

“Se va a instalar de que el Congreso no ha querido resolver este problema. Los medios de comunicación están constantemente preguntando qué es lo que pasa con un convencional que ha renunciado pero que no puede renunciar, que sigue cobrando la dieta. Y esos han sido factores de controversia que van a acompañar a la Convención por mucho tiempo mientras no se regule”, comentó el senador Elizalde en la sesión. 

(Lee la nota completa acá)

Las presiones al Senado partieron el mismo lunes. Ximena Rincón, presidenta del Senado, reaccionó a la noticia en el misma Convención Constitucional “creo que a esta altura que él vuelva a la Convención Constitucional, una persona que le mintió, no sólo a sus pares sino que todo el país, y a sus electores, es algo que daña el prestigio de un órgano” Y adelantó que hoy miércoles se vota en sala. 

El susto y la expectación 

El anuncio generó un poco más de tranquilidad en la Convención. El lunes en la noche distintos colectivos hicieron gestiones, enviando mensajes al convencional e incluso conversando telefónicamente con él para pedirle no asistir, como fue el caso de la presidenta María Elisa Quinteros. 

Se sabía que Rodrigo Rojas Vade podía aparecer solamente en el Pleno que sesionaba a las 15:00 hrs, ya que no formó parte del proceso con patrocinios para ser parte de alguna de las comisiones (menos ahora que nadie estaría dispuesto a respaldarlo). También según reveló Emol, el convencional se conectaría solo vía zoom a la sesión. Pero pasado medio día, se publicaba un segundo video del convencional, en el que además de aclarar que no puede renunciar sin la reforma constitucional, anunció que se mantendría en espera de lo que resuelva el Senado (revisa acá la reforma). Desde la Convención no agradecieron “el gesto”, pero bajó un poco más la tensión ante la posibilidad de que Rojas Vade se conectara a la sesión de ayer. 

El escenario de la votación en el Senado es incierto, pero la presión sobre la Cámara Alta está más fuerte que nunca y nadie quiere pagar los costos. Se requieren 29 votos en el Senado para que sea aprobada, ya que al ser reforma constitucional es necesario el quórum de los ⅔. Y el riesgo no es bajo. Si se rechaza, la reforma se archiva y no es posible presentar otra hasta un año más. 

 

Por Daniela Yáñez
Fecha 02 Mar 2022