Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Siete son los ejes propuestos por la Asociación de Municipalidades de Chile en el documento “Un nuevo municipio para Chile” para fortalecer el rol de los gobiernos comunales. No serían cambios administrativos, sino a nivel constitucional: plantean ideas para reformar la Constitución vigente o, bien, para incluir en el texto que surja del trabajo de la Convención Constitucional que comenzará a trabajar a mediados de 2021. Enfocados en la modernización y profundizar la autonomía administrativa, los municipios que integran la asociación pretenden alcanzar un parámetro legal que los dote de atribuciones y recursos para mejorar la calidad de vida en sus comunas.

“Un nuevo municipio para Chile”. Así se titula el documento de siete propuestas que presentó la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch) y que busca fortalecer el rol de las alcaldías mediante recomendaciones para incluir en una nueva Constitución.
El objetivo es establecer una garantía de igualdad en servicios como salud, educación, seguridad, cultura y ornato, entre otros, y diseñar una nueva institucionalidad del Estado a nivel local a través del perfeccionamiento y profundización de la autonomía administrativa y la modernización de las municipalidades en Chile, con mayores recursos financieros, humanos y tecnológicos.
Desde la Amuch plantean que se deben eliminar las brechas territoriales, incluir a actores privados, públicos y no gubernamentales en el proceso, además de incorporar la visión ciudadana
“La calidad en la provisión de servicios del Estado tiene que ser la misma en todo Chile. Es esa diferencia, es esa desigualdad lo que está detrás, en gran parte, del estallido social. Y si uno piensa cuál es la institución en Chile que le puede cambiar más rápidamente la vida cotidiana, la vida diaria a los ciudadanos, es el municipio”, argumentó el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín.
En ese contexto, las propuestas –que se presentaron como una posible reforma constitucional– fueron elaboradas durante nueve meses a través de múltiples reuniones con actores sociales de la administración y finanzas, educación pública, desarrollo comunitario, atención primaria de salud, policía local, entre otros, proceso liderado por el ahora ministro del Interior y exalcalde de Estación Central y presidente de la Amuch, Rodrigo Delgado.
El diagnóstico de la Asociación es que se necesita reconocer con rango constitucional la heterogeneidad territorial, la capacidad que tiene el municipio para tomar decisiones relevantes en su ámbito territorial, la responsabilidad de los municipios en la administración y recaudación de sus recursos, el nivel de autonomía de administración que disponen los municipios, la definición de políticas y estrategias de desarrollo local, materialización del asociativismo municipal, la participación ciudadana con vinculación  jurídica, justicia comunal y mayor capacidad normativa comunal de las municipalidades.
¿En qué consiste la iniciativa? A continuación detallamos los principios constitucionales y fundamentales con “valores éticos, sociales, legales e ideológicos” presentados por la Amuch.

Garantía de aporte presupuestario a las municipalidades

El primer eje propone que al menos un 30% del presupuesto de la nación se distribuya a través de las municipalidades, dado que los recursos municipales no han crecido en la misma proporción que las nuevas atribuciones y necesidades que los municipios deben satisfacer.
Así, cambiaría su actual forma de financiamiento mixto: tanto de recaudaciones propias comunales junto al Fondo Común Municipal, instrumento solidario redistributivo que, según la Amuch, genera alta dependencia en los municipios que concentran mayores niveles de pobreza o menor cantidad de personas.

Garantía de financiamiento de nuevas atribuciones asignadas a las municipalidades

“Cualquier nueva atribución debe venir con el financiamiento respectivo”, plantean en el documento, argumentando que los municipios tienden a ser receptores y ejecutores de distintos programas y políticas públicas sin necesariamente recibir el acompañamiento financiero requerido.
Para eso, proponen “elevar rango constitucional el penúltimo inciso del citado artículo 5° de la Ley 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades, con lo cual se compele al legislador a respetar esta obligación constitucional, de asegurar el financiamiento a las municipalidades en la asignación de nuevas competencias”.

Principio de equidad territorial

Se espera poder establecer soluciones jurídicas a las brechas entre comunas en términos de recursos, accesos y desarrollo, “consagrando constitucionalmente el elemento territorio como esencial dentro de la definición de municipalidades”.
Esto obligaría a dejar de lado políticas públicas uniformes y poder legislar según las necesidades específicas de cada comuna, contemplando la realidad territorial y sus diferencias.

Principio de reconocimiento de la categoría de municipios

Como una forma de fortalecer la autonomía, piden reconocimiento constitucional a los tipos de municipios y así configurar cada municipalidad a la realidad de cada comuna según aspectos identitarios, estructurales, de atribuciones y recursos, para así detectar y resolver rápidamente los problemas y necesidades de los vecinos que impactan directamente en su calidad de vida.
Un ejemplo a utilizar podría ser los siete grupos comunales según tipo de asentamiento humano determinados por la Amuch, los tres tipos de territorios en función de la densidad poblacional del Ministerio de Agricultura o los cinco tipo de comunas en función de su nivel de desarrollo y sus características urbanas y rurales de la Subsecretaría de Desarrollo Regional.

Principio de competencia preferente

El documento indica que las municipalidades, al administrar gran cantidad de información sectorizada respecto al territorio, tienen una ventaja comparativa ante otras instituciones del Estado. Esto permitiría la creación de políticas públicas territoriales bajo la lógica de una gobernanza sustentable e interdependiente entre los distintos organismos del Estado.
Por esto, proponen que ellos sean el principal prestador de servicios a la comunidad y no el Estado central como ocurre actualmente: “Hoy en día los municipios son meros colaboradores del gobierno central. Se necesita menos burocracia estatal, apuntando a la efectividad y eficiencia de los servicios. El apoyo central de los municipios deben ser de los gobiernos regionales, así el municipio pasa a ser el principal creador de condiciones sociales para el desarrollo de las personas en el cumplimiento del fin del Estado que es la satisfacción del bien común”.

Principio de igualdad en la prestación de los servicios públicos que entregan a través de las municipalidades

Uno de los temas centrales de las demandas sociales de los últimos años en el país ha tenido que ver con la calidad de los servicios estatales, y desde la Amuch están conscientes de aquello. Por esto, quieren que las personas reciban la misma calidad en la prestación de los servicios públicos, independiente de la comuna que se encuentren.
Buscan establecer un “estándar mínimo garantizado y asegurar que este estándar vaya mejorando con el tiempo” y de la misma forma, disminuir las diferencias entre regiones y comunas.

Principio constitucional de participación ciudadana con carácter obligatorio para las autoridades comunales

La Amuch busca modernizar las políticas y programas junto a las comunidades, considerando mecanismos como flexibilidad de los plebiscitos comunales (limitando las brechas de entrada para su ejercicio), incorporación de plataformas de tecnologías de información y comunicación que faciliten y modernicen los espacios participativos.
El objetivo es establecer materias donde la opinión de los vecinos será vinculante para las autoridades, por ejemplo que a través de los Consejos de la Sociedad Civil, se pueden llegar a colocar temas en la tabla del Concejo Municipal.
Por Valentina Matus Barahona
Fecha 10 Nov 2020