Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

La jugada de último minuto del Partido Republicano para inscribir a Teresa Marinovic como candidata a la Convención Constitucional generó un descalabro en la supuesta unidad alcanzada sólo unos días entre el conglomerado que encabeza José Antonio Kast y los partidos de Chile Vamos. Los efectos políticos que se desataron aún no cesan, y mientras eso ocurre, el protagonismo de la columnista ultraconservadora ha opacado al resto de sus compañeros de lista: 11 candidatos y candidatas entre los que se encuentran pastores evangélicos, exfuncionarios de la dictadura y académicos de distintas universidades, entre ellos, uno que difunde videos promocionando las teorías del supuesto fraude electoral que acusa Donald Trump en Estados Unidos.

Si lo que pasó esta semana fuera un huracán, se llamaría Teresa.
Ese nombre no estaba en la lista inicial de candidatos y candidatas que presentó durante la primera semana de enero el Partido Republicano (PRep) para sellar el pacto de lista única con los partidos de Chile Vamos con el fin de ir juntos, como un bloque único de toda la derecha, a la Convención Constitucional.
La negociación había durado semanas y no fue fácil de cerrar. Para noviembre, tanto Evópoli como una facción importante de Renovación Nacional (RN) -principalmente aquella que fue por el Apruebo en el plebiscito del 25 de octubre- se negaban a cualquier acercamiento con el conglomerado de ultraderecha que preside el exdiputado y excandidato presidencial, José Antonio Kast, pero con el tiempo, cedieron y se abrieron al diálogo.
Primero, el Prep propuso que un 20% de los postulantes de una eventual lista conjunta fueran suyos. Pero los partidos del oficialismo se opusieron, y plantearon otra cosa: que se evaluarían nombres y no cupos. Y así empezó el tira y afloja. Según publicó Ex-Ante, para el último día de 2020, la idea era que el Prep presentara siete candidaturas, cinco militantes y dos independientes ligados al partido. Pero eso tampoco prosperó. Al final, el acuerdo que se consensuó fue que participarían en nueve distritos con 13 nombres de hombres y mujeres que debían tener “un perfil moderado” -seis militantes y siete independientes- y, que si los demás partidos de Chile Vamos los aprobaban, serían integrados en la nómina de postulantes que presentarían como sector unificado el lunes 11 de enero al Servicio Electoral (Servel).
Eso ocurrió la semana pasada (ver artículo). El compilado de 13 nombres fue sometido primero a revisión en RN y, luego, en Evópoli; ambos partidos aprobaron el pacto. Así, el viernes 8 de enero se hizo público: los esfuerzos por unir a la derecha en una sola vía para llegar a redactar una nueva Constitución habían dado frutos.
“Esto es una buena noticia para el sector porque demostramos responsabilidad ante el país, responsabilidad ante la sociedad, y también ante el sector para decirles que sabemos priorizar los temas importantes de Chile”, dijo el presidente de RN, Rafael Prohens, según consignó Radio Bío Bío.
Pasaron tres días, se inscribió el lunes por la noche la lista del pacto que pasó a llamarse Vamos por Chile, y todo se empezó a desmoronar al día siguiente, pues la nómina de los republicanos que se aprobó al sellar el pacto, no fue la misma que se inscribió en el Servel. Ya no eran 13, sino 12; ya no había candidatos por el distrito 2 y, entre otros cambios de -literalmente- último minuto, ahora sí estaba allí Teresa Marinovic.

Su postulación había estado fuera de cualquier propuesta previa, pues Marinovic puede ser cualquier cosa menos moderada. Por eso, su inscripción como carta del PRep para la Convención en el distrito 10 provocó un descalabro político en la derecha que aún no termina, pero que ya implicó que se pidiera la renuncia del secretario general de RN, Felipe Cisternas -por haber dejado pasar los cambios de los republicanos a costa de candidaturas del propio partido sin consultar a la dirigencia-; que la candidata independiente que era parte de la lista por el mismo distrito, la investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP) Sylvia Eyzaguirre -parte del Consejo Editorial de Contexto Factual-, bajara su candidatura; que los exministros y cartas fuertes de Chile Vamos por ese mismo territorio, Gonzalo Blumel (Evópoli) y Cristián Monckeberg (RN), se “indignaran”, según publicó La Segunda; y que la comisión política de RN solicitara abiertamente a Marinovic retirarse de la carrera para ser convencional constituyente.

Teresa en el centro de la discordia

Tres días después de que el 2 de octubre de 2020 un carabinero embistiera a un joven manifestante en el puente Pío Nono, haciendo que este cayera y quedara inerte en el lecho del río Mapocho mientras el agua pasaba sobre él -abandonado a su suerte porque ningún policía lo socorrió después- (ver artículo), Teresa Marinovic publicó en Twitter:

Egresada en 1990 del Colegio Santa Úrsula, en Vitacura, licenciada en Filosofía de la Universidad de Los Andes, casada con el abogado y director del Centro de Gobierno Corporativo UC, Enrique Alcalde, y madre de nueve hijos, Teresa Margarita Natalia Marinovic Vial nació siete meses antes del Golpe de Estado de 1973, la segunda de los cuatro hijos del matrimonio entre el abogado Iván Marinovic Pacey y la asesora financiera en LarrainVial, Teresa Vial Echeverría.
Su irrupción en la arena pública partió en 2010 con algunas columnas en el medio electrónico El Mostrador, con un enfoque ultraconservador, independiente de los partidos políticos y con un tono deslenguado y directo. La primera que aparece en los registros de ese medio es un texto en que celebraba a la entonces ministra de la Mujer, Carolina Schmidt, por ser “la primera mujer del Sernam que no hace gala de todos los defectos que caracterizan a la feminista rabiosa”; por ser buenamoza, lo que a su juicio era “requisito sine qua non para dirigir esa cartera”; y por no usar “palabras exóticas del tipo ‘femicidio’; palabras que, dicho sea de paso, no son convenientes para el género”.
Un año después se unió a Twitter, donde encontró una nueva plataforma para emitir sus opiniones y llegar a un público distinto. Allí, la primera descripción que hace de sí misma es “dueña de casa”. Hoy cuenta con más de 174 mil seguidores.
Desde entonces, se empezó a perfilar como una nueva voz del conservadurismo chileno y la derecha más dura, que por entonces todavía era caracterizada por las columnas de opinión de Hermógenes Pérez de Arce y Gonzalo Rojas, férreos defensores de la dictadura de Augusto Pinochet. Después pasó a ser columnista estable de Radio Bío Bío, donde se manifestó en contra del feminismo, del aborto, de la llamada “ideología de género”, de la homosexualidad -que catalogó como una “anomalía”-, de los mapuche, del Frente Amplio, de Michelle Bachelet, de Sebastián Piñera -a quien considera un traidor-, de la clase política y más.
En mayo de 2018 creó la Fundación Nueva Mente, donde es directora ejecutiva, y la convirtió en la plataforma para publicar sus videos. Férrea promotora del Rechazo antes del plebiscito, su aparición a última hora en la lista de candidatos a la Convención por parte del PRep y las reacciones que generó en la derecha, las tomó con ironía:

Pero si bien es la más conocida y polémica, ella no es la única carta que llega desde el sector más duro de la derecha de la mano del partido de Kast para ser parte de la contención en el proceso de redacción de una nueva Constitución.

De norte a sur, las otras 11 cartas republicanas 

En la lista original del PRep que dio a conocer el precandidato presidencial de RN, Mario Desbordes, había dos personas que irían por el distrito 2, en la Región de Tarapacá: la exalcaldesa de Iquique, Myrta Dubost, y uno de los fundadores del partido, Jorge Muñoz, pero ninguno apareció finalmente en la lista que se inscribió en el Servel.
En cambio, ahora el territorio más al norte donde irán postulantes republicanos es el distrito 6, en la zona interior de la Región de Valparaíso.
Allí una de las cartas que se habían propuesto era la del actual concejal de Villa Alemana, el médico Antonio Barchiesi, pero en los cambios de último minuto fue reemplazado por su hija Chiara Barchiesi Chávez, de 24 años, hermana del secretario general del Partido Republicano, también llamado Antonio. Ella es agrónoma y magíster en Fisiología y Producción Vegetal de la Universidad Católica. En esa misma casa de estudios fue parte de la lista gremialista en las elecciones de la FEUC, donde fue electa consejera territorial para el año 2018. Es también jefa general de la agrupación Soy Católico, cuya misión es “preservar la identidad cristiana en Chile y el mundo, transmitir la alegría del Evangelio, vertebrar y difundir los distintos movimientos y carismas de la Iglesia”.
Por el mismo distrito va María de los Ángeles López Porfiri, abogada egresada de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI). Está casada con un piloto de Latam, con quien tiene dos sociedades comerciales creadas en 2016: ALMAM SpA y AAM SpA. Según su perfil de LinkedIn, actualmente trabaja como abogada de gerencia en la Exportadora Río Blanco y forma parte del cabildo regional del Partido Republicano en Valparaíso.
En el distrito 13 (comunas de El Bosque, La Cisterna, San Ramón, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda y San Miguel) también van dos postulantes a la Convención Constitucional a nombre del PRep. Por una parte, el presidente y fundador de la Fundación Chilena para la Discapacidad (FChD), Matías Poblete Sandoval. Educador diferencial con mención en discapacidad intelectual, ha sido un activista y defensor de los derechos de las personas con necesidades especiales, así como de la ley de inclusión. Él mismo tiene una discapacidad visual que le obliga a utilizar un bastón para desplazarse. Aunque es independiente, ocupa un cupo del Partido Republicano.
También por esa zona va el abogado Luis Alejandro Silva Irarrázaval. Egresó de la Universidad Católica y tiene un magíster y un doctorado de la Universidad de los Andes, misma institución en la que ejerce como vicerrector de Investigación y Postgrado desde 2018. Además, es investigador asociado en la Fundación Jaime Guzmán y ha participado como expositor en cursos del Movimiento Acción Republicana, la entidad que dio origen al Partido Republicano.
En esa lista original que los partidos de Chile Vamos aprobaron para sellar el pacto electoral, el nombre de Andrea Iñiguez Manso aparecía como un comodín: iría a un distrito por definir en la Región Metropolitana. Al final, se decidió que fuera por el distrito 14.
Iñiguez es directora de Cuide Chile, fundación que defiende la idea de que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad y “el derecho esencial de la vida desde la concepción hasta la muerte natural”. Es también académica de la Universidad de los Andes, donde dicta cátedra sobre Derecho Constitucional y donde obtuvo su grado de doctora en Derecho.
Cristóbal Orrego Sánchez, académico de la Universidad Católica, también va de candidato por el distrito 14. Abogado de profesión y doctor en Derecho de la Universidad de Navarra, es autor de Bajo la Lupa, blog personal en el que cubre temáticas sobre política y actualidad tanto nacional como internacional. En videos defiende temas como el supuesto fraude en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y la destitución de la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz. Es primo del exintendente metropolitano y actual candidato DC a gobernador, Claudio Orrego, y ha impartido seminarios para la Academia de Líderes Republicanos.
En el distrito 17, en la Región del Maule, va de candidato Sergio Correa de la Cerda, exmilitante UDI, quien fue alcalde designado durante la dictadura en Curicó y Molina hasta 1989. Posteriormente, en democracia fue diputado por el antiguo distrito 36 entre 1990 y 2010, sin embargo, hoy utiliza un cupo del Partido Republicano.
En la misma región, pero en el distrito 18, un nombre del PRep es el de Denise Mewes Schnaidt, subgerenta comercial de la Agencia de Aduanas Mewes. La agricultora se desempeña en la empresa de su familia y además es socia en otras sociedades de su grupo familiar, como Apícola Agrícola y Comercial Perquilauquén Ltda. y Embarques y Transportes Export-Import Cía. Ltda., todo junto a su marido.
Por su parte, Juan Guillermo Ariztía Matte también tiene un cupo en la lista del Partido Republicano. El ingeniero y político de 78 años ejerció importantes cargos durante la dictadura militar, tras haber completado su MBA en la Universidad de Chicago en 1973.Fue subsecretario de Pensiones y fue el primer superintendente de Administradoras de Fondos de Pensiones en Chile, puesto que ocupó desde 1981 hasta 1990.
Tras su retiro temporal de la política, Ariztía se ha desenvuelto en el mundo privado a través de sus empresas Mareas Australes, Inversiones Ariztía Ltda. (también llamada INVERAR) y Juan Ariztía M. y Cía. Ltda., y ha participado como socio de Ideas Republicanas. Hoy también tiene un cupo como candidato a convencional constituyente por el distrito 18.
En el distrito 25, la candidata es Marisol Bañares Zúñiga, tesorera de la directiva regional del Partido Republicano en la Región de Los Lagos. Ganó un concurso de emprendimientos en la Municipalidad de Purranque con un negocio de bolsas reciclables, y en 2019 ganó una maratón 10k en Osorno en la categoría de “personas con capacidades diferentes”. Es tetrapléjica y compitió en un triciclo impulsado por sus manos. Quedó así tras un accidente automovilístico en 2013 que le dejó una lesión medular. En 2019 se realizó en Purranque un espectáculo benéfico para recaudar los $13 millones que costaba su tratamiento con células madre.
Y por último, por el distrito 26, va el pastor evangélico en la Iglesia Cristiana La Viña en Puerto Montt, Jairo Quinteros Rodríguez, quien dirige una fundación llamada Pura Vida junto a su hermano y participó en la Mesa de Unidad Cristiana durante el 2017.