Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

La Secretaría General de la Presidencia ha sido el ministerio encargado de preparar toda la logística para el comienzo de operaciones de las Convención Constitucional. Comandados por el cientista político Francisco Encina, quien lleva el título de Secretario Ejecutivo de la Unidad Administrativa de la Convención, la labor de la Segpres ha sido duramente cuestionada, tanto por funcionarios del Ministerio como integrantes del órgano constituyente, quienes han solicitado su renuncia. ¿Los motivos? Falta de apoyo a las necesidades de los constituyentes, problemas de coordinación y dudas sobre su gestión. 

Cientista político, magíster en administración de empresas, militante de Evópoli, exjefe de gabinete del ministro Juan José Ossa. Son algunas de las credenciales del Secretario Ejecutivo de la Unidad Administrativa de la Convención Constitucional, Francisco Encina, dependiente de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres). Es el  rol que comenzó a ejercer desde mediados de marzo y cuya labor se ha enfocado en levantar las operaciones logísticas sobre el órgano que redactará la propuesta de nueva Constitución.

Dentro de las tareas que han realizado se encuentran la gestión de presupuesto para la Convención, las licitaciones de los servicios que requerirán sus operaciones, elaboración de planes de logística, entre otros. Sin embargo, el trabajo de la Segpres comandado por Encina no ha resultado del todo satisfactorio.

Hace unos días un grupo de convencionales constitucionales de pueblos indígenas redactó una carta denunciando una serie de hechos del trabajo de la Unidad Administrativa, apuntando específicamente a la gestión de Encina:

“En nuestra última reunión, Francisco Encina, secretario técnico y representante del gobierno de Sebastián Piñera, mostró una falta de voluntad en el cumplimiento de compromisos adquiridos en reuniones previas con el ministro y el subsecretario de la SEGPRES, demostrando su falta de capacidad de diálogo intercultural, preparación técnica y desconocimiento en materia de interculturalidad y respecto a los derechos de las primeras naciones.

Finalmente, y fuera de todo plazo razonable, se comunicó la negativa a todas nuestras peticiones por parte del Señor Encina, corroborando su nulo compromiso”. 

La misiva acusa a Encina de no colaborar con la integración de acompañantes de la Machi Francisca Linconao en su rol de autoridad ancestral, la asistencia del compañero de la convencional Isabella Mamani para realizar la ceremonia ancestral aymara Phawa y la disposición de intérpretes de los idiomas indígenas para la sesión inaugural.

Por esto, los representantes exigieron la renuncia inmediata de Encina, solicitaron que el Gobierno nombre a una nueva persona en el cargo que cumpla con los principios de buena fe, transparencia, buen trato y diálogo intercultural, y que se cumplan los requisitos pedidos. De no hacerlo, su asistencia a la ceremonia de instalación corre riesgo.

La respuesta de Encina

Un día después de la publicación del documento, Francisco Encina realizó un “hilo” de Twitter con el objetivo de contar los trabajos hechos por la Secretaría Administrativa.

En él detalla sobre la entrega de una Guía Informativa a los convencionales constitucionales y la coordinación logística para que asistan a la sesión de instalación.

“Todos debemos ser extremadamente responsables en torno a los cuidados y medidas que se impulsen. Confiamos en que tanto los convencionales constituyentes como la organización pondremos todo de nuestra parte para tomar las precauciones y cuidarnos entre todos”, es el último mensaje. No obstante, no se refirió a las acusaciones realizadas en la carta.

Funcionarios del ministerio se suman a las críticas

La labor de Encina se vio criticada una vez más, en esta última oportunidad por los mismos funcionarios de la Secretaría General de la Presidencia.

A través de una carta, la Asociación de Funcionarios de la Segpres (ANFUNSEGPRES) y la Asociación de Empleados Fiscales (ANEF), dieron a conocer que solicitaron a la autoridad pública que recoja y respete la interculturalidad de los pueblos originarios.

Junto a esto, suman un “rechazo categórico a las atribuciones que se autodesignó el Ministerio” sobre la licitación de la transmisión televisiva del trabajo de la Convención, dado que aquella indica que no se puede emitir cualquier tipo de contenido que no haya sido “expresamente autorizado” por la Segpres, algo que según las asociaciones, correspondería a atribuciones exclusivas de la Convención.

Dicho eso, hicieron un llamado a los constituyentes a revisar la licitación en pos de la transparencia. 

Asimismo, denuncian falta de información sobre un eventual aumento de presupuesto que no ha sido comunicado. Esto se suma a los reportes sobre la contratación de una empresa de seguridad ligada al dictador Augusto Pinochet (ver nota) y falta de repartición presupuestaria para las instancias de participación ciudadana (ver nota).

El documento cierra interpelando al ministro titular de la cartera, Juan José Ossa, para que “se pronuncie y visibilice las situaciones planteadas y dé realce a la importancia del proceso constituyente”.

El secretario de Estado se refirió al documento de los pueblos originarios en la entrega de las dependencias del Congreso en Santiago, indicando que desde el ministerio y la Secretaría Administrativa se ha “conversado prácticamente con todos los miembros de la convención, en distintos grupos: de a pocos de varios, por lista a veces combinaciones de agrupaciones. Desde luego los pueblos originarios han tenido la opción de hacerlo de forma grupal, de forma individual. Una cosa es que las cosas se pida, soliciten, conversen y otras que consisten en emplazamientos, exigencias… Estamos en época de pandemia (…) y en ese sentido lo que tiene que haber son diálogos, que han existido”. No obstante, no se refirió a la carta de la ANFUNSEGPRES, ni a una eventual salida de Francisco Encina.

Unas horas antes el subsecretario del ministerio, Máximo Pavez había señalado en conversación con Radio Concierto, que no se pueden establecer privilegios ni hacer excepciones –en respuesta a las solicitudes de los representantes indígenas– por el contexto de pandemia, que se está creando una tensión con el gobierno “un poco injusta” y que “no se justifica en ningún caso la petición de renuncia del equipo”, entregando un “respaldo completo” a la gestión de Encina.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 01 Jul 2021