Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Popularmente conocidos como las personas “arrastradas”, como pasó en la elección de la Cámara de Diputadas y Diputados en 2017 y ahora con la Convención Constitucional, siempre hay un grupo de personas que obtuvieron bajos porcentajes de votación pero de todas formas son elegidas. Las y los politólogos sugieren cambiar el concepto por “escaños asignados proporcionalmente” ya que el objetivo del sistema es promover que salgan electos quienes representan a un subpacto o en su defecto a una lista. ¿Quiénes fueron los beneficiados por el sistema D’Hondt y participarán en la redacción de la propuesta de Carta Magna? Revísalo a continuación.

Se les ha llamado “la bancada del 1%”, al igual que “arrastrados” y “arrastradas” en las elecciones de votación popular. Son personas que fueron electas gracias al sistema proporcional D’Hondt, que obtuvieron baja cantidad de votos para ser elegidas, pero comparten pacto o lista con personas que obtuvieron altas votaciones y por ende, entran al grupo de los ganadores y ganadoras.

El primer caso fue en 2017 con la elección del Congreso Nacional y ahora ocurrió en la votación por la Convención Constitucional.

¿Por qué resultan electos? El objetivo del sistema proporcional D’Hondt es que haya la mayor representación posible en los cuerpos legislativos: que la representación no la lidere una persona, sino el subpacto al que integra y de no tener acompañantes en él, a la lista (ver nota).

Por esto, desde la academia consideran peyorativo el término “arrastre”. No es que las personas fueran arrastradas, sino que son integradas, un efecto de la cifra repartidora, que entrega un resultado proporcional. 

De todas formas, sin el sistema proporcional no hubiesen resultado electos. ¿Quiénes son las y los beneficiados por el sistema D’Hondt en la Convención Constitucional? Te lo contamos a continuación.

Tatiana Urrutia (Apruebo Dignidad)

“Soy activista territorial hace una década, vivo en Maipú, poseo estudios de periodismo y administración pública y soy madre de dos adolescentes. Me declaro feminista en la búsqueda de la plena igualdad de derechos entre hombres y mujeres”.

Es la descripción de Tatiana Urrutia, convencional electa por el distrito 8, militante de Revolución Democrática (RD) y que recibió 4.448, equivalente al 0,98% de los sufragios del territorio. ¿Quién fue con ella en el pacto? Nada más ni nada menos que el candidato más votado de toda la Convención: el abogado, figura televisiva y quien iba con cupo independiente por el RD, Daniel Stingo. 

En la lista hubo otras personas que sacaron más votos que Urrutia, pero según el funcionamiento del sistema proporcional, primero se privilegia el subpacto –en este caso RD–  y luego el conglomerado más grande.

Dentro de sus visiones están la redacción de una Constitución con perspectiva de género, incluyendo el reconocimiento de las labores domésticas y de cuidado como trabajo, garantizar el derecho al cuidado y un Sistema Nacional que lo proteja, igualdad salarial, vida libre de violencia para mujeres y disidencias, educación no sexista y paridad en todas las instituciones públicas donde se tomen decisiones.

Cristián Monckeberg (Vamos por Chile)

El exministro desplegó una enorme campaña, recibiendo un total de aportes de casi nueve cifras. Su rostro es conocido por gran parte de la ciudadanía y su carrera como presidente de Renovación Nacional (RN) y ex parlamentario lo han mantenido por años en el escenario político del país. Sin embargo, nada de esto bastó para ser electo por sí solo en el distrito 10.

Fue la candidata que entró por un cupo independiente de RN, polémica filósofa y comentarista, Teresa Marinovic, quien obtuvo la primera mayoría del pacto y, sumando el total de votos de él, benefició que Monckeberg se subiera al carro constitucional.

Marinovic obtuvo 39,753 votos, el 9,35% del total del distrito y dentro de la lista Vamos por Chile, el también exministro Gonzalo Blumel le seguía en mayoría. Sin embargo, Blumel fue por el pacto de Evópoli, por eso, el cupo fue para Monckeberg, que obtuvo el 4,36% de los votos del territorio.

Los lineamientos de Cristián Monckeberg para la propuesta de Carta Magna incluyen derecho a la vivienda, la salud como un derecho, una pensión básica universal, establecer un sistema semipresidencial y un cambio en el sistema electoral.

Giovanna Roa (Apruebo Dignidad)

Diseñadora, exdirigenta estudiantil, exdirectora ejecutiva de la campaña presidencial de Beatriz Sánchez, integrante de la plataforma cultural feminista RUIDOSA, y ex asesora palamentaria.

Giovanna Roa, militante de RD de 34 años, obtuvo el 0,91% de los votos del distrito 10. Cinco personas obtuvieron más sufragios que ella. Sin embargo, su aliado de pacto, Fernando Atria, fue quien obtuvo la primera mayoría de votos tanto en Apruebo Dignidad como en todo el territorio, beneficiando la integración de Roa a la Convención.

“Nuestra candidatura se levanta por supuesto desde el feminismo, pero entendiendo el feminismo como justicia social, como este modelo de sociedad al que aspiramos a llegar, que sea un modelo que logre la igualdad, que logre que las personas de distintos grupos excluidos históricamente puedan participar de la democracia”, argumentó en una entrevista con CNN Chile.

Algunas de las posturas que defiende son la inclusión del espacio digital en la Constitución, igualdad de género y sin discriminación, un nuevo modelo de Desarrollo redistributivo y sustentable, el financiamiento de un Sistema Nacional de Cuidados y potenciar la diversidad en la Carta Magna.

Paola Grandón (Apruebo Dignidad)

Activista social que se define a sí misma como “conocedora de la realidad vivida desde la calle” con una visión crítica al status quo actual y las autoridades: “nuestros gobernantes han sido sorprendidos defendiendo los intereses de sus financistas y no los de sus electores Tenemos claro los chilenos del apruebo, que los gobernantes de años, son los que poseen y lideran esta desigualdad”, señaló en su programa.

Es la convencional constitucional que obtuvo menos votos de los 155 integrantes: 1.231, equivalentes al 0,54% de los sufragios del distrito 17. Pero por votos del pacto, fue electa como representante del Frente Regional Verde Social junto a Roberto Celedón, abogado que iba por un cupo independiente del partido y obtuvo la primera mayoría.

Grandón considera la injusticia como la primera problemática del país y fuente de la indignación social y su campaña se enfocó en la búsqueda de justicia social, fin a la discriminación y al centralismo.

Algunas de sus aspiraciones para la propuesta de Constitución incluyen educación pública gratuita y de calidad; fin de las Administradoras de Fondos de Pensiones junto a un nuevo sistema; cuidado del medioambiente y desarrollo sostenible; igualdad de derechos entre hombres y mujeres; potenciar artes y culturas; y derecho a una vivienda digna.

Angélica Tepper (Vamos por Chile)

Madre y abuela oriunda de la región de La Araucanía, Angélica Tepper ha desarrollado su carrera como emprendedora turística y dice sentirse alejada de la política partidista, canalizando sus intenciones a través de su gremio. Fue presidenta de Hoteles de Araucanía, presidenta del Consejo Regional de Turismo, directora de Hotel Chile y la primera mujer en presidir una gremial.

El exintendente de la región, Luis Mayol, arrasó con los votos de Vamos por Chile en el distrito 23, lo que hizo sacar de la carrera al empresario Pablo Herdener –quien iba como representante de la UDI y obtuvo la segunda mayoría del conglomerado– y subir a Tepper quien, con cupo independiente de RN, recibió el 3,01% de los votos del territorio.

La expresidenta de la Multigremial de La Araucanía es clara respecto a una de sus intenciones: “Nuestra nueva Constitución debe ser fuerte y clara, contra cualquier expresión de terrorismo y de guerrillas armadas.”

Otros de sus lineamientos para la Convención incluyen mantener el derecho a la vida, a la propiedad privada y un Banco Central autónomo; tener la educación como centro del progreso de las personas;  apoyar al emprendedor; reconocimiento de los pueblos originarios de un país multicultural; protección al medioambiente y la descentralización real del país.