Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Ya no se está en el inicio del proceso constituyente. Son caras conocidas y en algunos casos amigos y amigas. La Convención Constitucional ha tomado forma y ha deliberado importantes decisiones que marcarán el trabajo que viene de ahora en adelante: escribir la propuesta de nueva Constitución. Conoce, de la mano de sus protagonistas, cuáles han sido los acontecimientos que han marcado los primeros meses de uno de los espacios más importantes de la historia del país.

La Convención Constitucional ya lleva un tercio de su tiempo cumplido –o un cuarto si extendiera su funcionamiento por tres meses más como permite la ley–. Efectivamente, todavía no comienzan a escribir la propuesta de nueva Constitución. Recién culminó el plazo para entregar los patrocinios para integrar las comisiones permanentes y la próxima semana volverán a sus distritos para la semana territorial.

Sin embargo, esto no significa que no han trabajado. Se articularon en ocho comisiones provisorias que llevaron adelante un trabajo de cientos de audiencias públicas y la elaboración de diferentes documentos para el reglamento y otras instancias. Se revisaron 1.128 indicaciones que se tradujeron en largas semanas de votación diaria, con casos Covid-19 entremedio. Esto, por solo nombrar algunos hechos.

¿Qué opinan los constituyentes? ¿Qué han rescatado pero también criticado de sus tres meses de trabajo? Conoce lo que son para ellos los acontecimientos más importantes de su trabajo como convencionales, en la voz de sus protagonistas.

La instalación de la Mesa Directiva

“Esta convención que hoy me toca presidir, transformará a Chile en un Chile plurinacional, en un Chile intercultural, en un Chile que no atente contra los derechos de las mujeres ni de las cuidadoras, en un Chile que cuide la madre tierra y también un Chile que también limpie las aguas”.

Fueron parte de las primeras palabras de Elisa Loncon, electa como presidenta de la Mesa de la Convención Constitucional, lo que para un grupo transversal de constituyentes simboliza un gran hito (ver nota).

“El inicio con la elección de una directiva y una Mesa liderada por una mujer mapuche. Creo que ese es uno de los hechos que en los libros de historia se van a escribir en el futuro como algo fundante”, argumenta desde Independientes por la nueva Constitución, Gaspar Domínguez.

A lo mismo se suma la representante del Partido Comunista, Valentina Miranda: “Fue el día de inicio, donde habla la Lamgen presidenta de este nuevo Chile, intercultural, plurinacional, donde se genera una unidad por parte de la Convención y marca el inicio, como decimos nosotros, de la verdadera transición a la democracia”.

Las primeras semanas de trabajo son rescatadas como aprendizaje y conocimiento sobre a lo que se enfrentarían posteriormente.

“Hace un año o poco más no esperábamos que esto estuviese ocurriendo en Chile, donde hubiese un nuevo órgano para escribir la nueva Constitución, con personas elegidas democráticamente por distintos territorios, con una conformación tan diversa, eso es muy importante. Nos enfrentamos con personas que no conocemos, con trayectorias distintas, pero avanzamos. A pesar de todo nos ponemos de acuerdo”, argumenta desde Movimientos Sociales Constituyentes, Cristina Dorador. 

A esto se suma uno de los líderes del Colectivo Socialista, Ricardo Montero: “Hemos logrado organizarnos, dialogar y generar reglamentos que nos plantearon el increíble desafío de auto normarnos, debiendo muchas veces renunciar a las diferencias con las que llegamos a integrar la Convención y comenzar este camino de respeto mutuo y conversación”.

Asimismo, Loreto Vallejos de Pueblo Constituyente resalta, como Dorador, la habilidad de ponerse de acuerdo en un ambiente distinto a lo que solían habituar. “El poder autogestionarnos como Convención fue un temazo al principio. Primero porque no teníamos la claridad de cómo se tenían que hacer las cosas porque era todo nuevo, pero además la dificultad que hubo de parte del Gobierno para permitir que pudiéramos trabajar con todas las condiciones que se necesitaban”, agrega.

La representante del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, argumenta en la misma línea: “El poder ponerse de acuerdo, llegar a un lugar donde no hay ninguna regla establecida, un grupo humano que no se conoce, que no tiene dinámicas de trabajo, que además está separado en bloques, fue un desafío bien gigante. La primera semana de trabajo ya teníamos sorteada una metodología, cómo la Mesa ponía una cierta forma de trabajo que se aceptó y consensuó”.

Trabajo de las Comisiones

Con la conformación de las comisiones provisorias, rápidamente se comenzaron a ver resultados.

En presupuesto se zanjó la reglamentación del Comité Externo de Asignaciones, junto el cambio de aquellos montos. En Ética delinearon normas para el comportamiento y en Reglamento se juntaron en subcomisiones para organizar de mejor forma el trabajo.

En Descentralización salieron del Congreso y sesionaron en otras regiones: “Fue un primer gran paso para demostrar que es posible, que no es un tema más de recursos o tiempo, es un tema de voluntad”, argumenta al respecto Cristina Dorador.

En Participación Popular nacieron diferentes métodos de inclusión de la población en el proceso, en Participación y Consulta Indígena un especial énfasis por respetar las legislaciones internacionales respecto a los derechos de las comunidades originarias, lo que representa un avance en las expectativas que tenían sobre el trabajo constituyente relatan algunos constituyentes de escaños reservados.

En Comunicación analizaron formas de poder transmitir mejor lo que se hace en el órgano redactor y en Derechos Humanos realizaron un glosario y recomendaciones a tomar en cuenta para la tarea final.

“En las comisiones se dieron muchas alianzas, la gente trabajó más en conjunto y eso habla bien de aquí hay una disposición de diálogo y esperamos que se mantenga, porque sin él, no se va a poder redactar nada”, suma Loreto Vallejos.

De forma individual, se destaca establecer un formato de integración a las comisiones por patrocinios, la celebración del primer mes de trabajo con las banderas dispuestas en la entrada de calle Compañía (ver enlace) y el día en que Andrade y Giovanna Grandón entraron con sus trajes de “Dino Azulado” y “Tía Pikachu” al Hemiciclo representando a quienes se movilizaron en el Estallido Social.

 

Aprobación de los reglamentos

Septiembre fue el mes canalizador de información. Tras el trabajo de las comisiones se sistematizó y entregó a los convencionales todos los documentos realizados y rápidamente los conglomerados comenzaron a presentar sus indicaciones.

De forma transversal, es el gran hito de la Convención. Haber aprobado los cuatro documentos reglamentarios para finalmente dar paso a la tarea de redactar la propuesta de nueva Constitución.

“Fue algo en tiempo récord”, es una idea que se repite en diversos sectores, como afirmaron a Contexto Factual tanto Cristóbal Andrade de la Lista del Pueblo como Ruggero Cozzi de Vamos por Chile. 

Los constituyentes reconocen de forma mayoritaria el trabajo realizado por la Secretaría de la Convención, en específico el rol del Secretario John Smok, que según Andrade los “ha mantenido bien correctos a todos”. 

Hay un Reglamento de alto significado para un grupo: “Para los pueblos originarios y como coordinadora de la Comisión de Consulta provisoria, lo más importante ha sido la aprobación del reglamento sustitutivo de la consulta indígena, con un amplio apoyo”, dice la constituyente del pueblo Kawashkar, Margarita Vargas.

“Va a significar ir a los territorios, desplazarnos territorialmente para visitar a las comunidades, las asociaciones y desde ahí sacar el catálogo de derechos fundamentales que queremos trabajar. Recoger las demandas por parte de ellos, que son las voces de los pueblos, que nos va a permitir tener insumos objetivos”, agrega.

Lo mismo considera Fernando Tirado, representante Chango, quien además envió una nota de agradecimiento al Pleno por el apoyo a la indicación sustitutiva presentada. “Esto permitirá de manera efectiva construir todos juntos un Estado Plurinacional por el cual fuimos mandatados por la mayoría de los habitantes de este país llamado Chile”, indica.

Con el fin de la votación del Reglamento de Participación Popular, se da por cerrada la primera etapa de la Convención Constitucional. Valentina Miranda indica que “tenemos listos los palitos para la casa y ahora comienza a construirse a través del concreto, que son las normas constitucionales y el contenido”.

De esta etapa, algunos constituyentes destacan la inclusión al temario de la Comisión de Derechos Fundamentales el derecho humano al agua y la defensoría de las víctimas, la ratificación de ⅔ de quórum y las situaciones que promueven el cuidado y resguardo de la naturaleza.

“​​Desde un comienzo que nosotros solicitamos que la Constitución debe tener una mirada ecológica, con respeto al medioambiente, lo que pasó esta semana, donde 107 convencionales aprobaron la declaración que insta a la Convención Constitucional a declararse en emergencia climática y ecológica”, comenta Francisco Caamaño (ver nota).

Los momentos difíciles de la Convención

Los mismos convencionales reconocen que no todo lo que ha ocurrido en estos tres meses han sido cosas buenas. Hubo momentos, encuentros y conflictos que llegaron a los medios y produjeron la crítica y rechazo de la ciudadanía.

“Dentro de los momentos complejos que hemos vivido está la situación del constituyente Rodrigo Rojas (ver nota) que, por cierto, no esperábamos y las diferencias con la Segpres respecto del presupuesto (ver nota), que ha sido una forma de entorpecer este proceso”, argumenta Montero.

La misma mirada tiene Ruggero Cozzi: “Dentro de lo malo, ciertamente el hecho que se haya rechazado incluir el derecho de los padres a educar a sus hijos. También fue muy negativo y afectó el prestigio de la Convención que la primera semana se haya aprobado una declaración para básicamente darle impunidad a los delincuentes del estallido”.

Asimismo, suma lo sucedido con Rojas Vade y plantea una mirada distinta sobre las asignaciones, refiriéndose a la solicitud de aumento (ver nota). “Han sido cosas que han impactado mucho la imagen de la Convención, muchos de ellos torpezas políticas que se pudiesen haber evitado”.

Asimismo, diversos convencionales argumentan las diferencias de opinión que se han transformado en discusiones y acusaciones a través de redes sociales y enfrentamientos en el Pleno, “salidas de madre que no han aportado”, dice Domínguez.

Lo que viene

Ahora quedan entre seis y nueve meses para que la Convención redacte y apruebe las normas constitucionales, realice un plebiscito dirimente en caso de requerirlo y finalmente despachar el proyecto de nueva Constitución para un plebiscito de salida que debiera ser entre junio y septiembre de 2022.

Sin embargo, estos meses se ven para los convencionales como una prueba que pasaron, dentro de lo que destacan más cosas positivas que negativas.

“Yo soy optimista, creo que vamos avanzando con luces y sombras, pero creo que vamos a ir mejorando en el camino”, dice Cozzi. 

Sánchez lo mira con entusiasmo: “Estamos viendo por primera vez sectores reales con discusiones reales. Aquí no hay un sector más de elite que está como en un Club de la Unión discutiendo de política, sino que hay sectores reales que están discutiendo desde posiciones sociales distintas y eso es más real. La discusión dura y fuerte es democrática, no hay que tenerle miedo al conflicto. La democracia es conflicto, no es una taza de leche”.

“Estos tres meses sirvieron para hacer una mini Convención, aprendimos que las comisiones tenían dificultades para conversar, entonces aparece la propuesta de transversalización. Nos sirvió para practicar y descubrir problemas. Estos meses nos sirvieron mucho para prepararnos para la deliberación sustantiva que viene”, señala Gaspar Domínguez. 

Para Montero, el diagnóstico es similar: “Con todo, han sido tres meses de muchísimo aprendizaje y muy buen clima de trabajo en el que nos hemos encontrado como constituyentes y hemos podido avanzar en cumplir el mandato popular de redactar un texto constitucional en el que sí podamos confiar”.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 08 Oct 2021