Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Si bien el esperado resultado de cómo se va a conformar la Convención Constitucional no estará hasta cuatro meses más, sí hay un mínimo de requisitos que deberá tener: equilibrio de género y participación de pueblos originarios. El mecanismo de paridad quedó zanjado hace casi un año, pero sólo recientemente el Servel dio a conocer cuáles cupos se restarán al total para cederlos a los representantes indígenas y cuánto será el total por distrito. ¿Cómo quedó la distribución de escaños? El detalle en este artículo.

El proceso constituyente está avanzando. Quedan solo días para que se termine el plazo de inscripción de candidaturas para la Convención Constitucional y a las pocas semanas comenzará la campaña, en la cuál ya se prevé que habrán cientos de candidatos y candidatas para ser parte del órgano que redactará una propuesta de Constitución.
No obstante, hay ciertos mínimos que deberá cumplir su composición: paridad –determinado hace casi un año con la Ley 21.216– y cupos para pueblos originarios, establecidos con la reciente publicación de la Ley 21.298.
¿Cuáles son las características de cada uno? Te lo explicamos a continuación.

Paridad

Lo que se aprobó para la Convención Constitucional no es un sistema de cuotas –como lo que rige hoy en día para candidaturas parlamentarias– sino que de paridad.
Todas las listas deberán llevar el mismo número de postulantes hombres y mujeres de forma, con  resultados repartiéndose de la misma forma, de modo que en cada distrito la balanza esté equiparada, sólo quedando la posibilidad de que un sexo supere en cantidad al otro donde los escaños a repartir sean impares, y ahí la diferencia sólo puede ser de una persona.
Esta indica que las listas deben tener 50% de candidatos y 50% de candidatas (o equilibrio en listas impares); todas las listas deben ser encabezadas por mujeres; y luego el orden de las candidaturas debe ser alternado (mujer, hombre, mujer, etc.), lo que se ha llamado “mecanismo cebra”.
Una vez que los convencionales sean electos a través del sistema D’Hont, si el resultado del distrito no es paritario se hará una corrección: se determinarán cuántos hombres o mujeres faltan para la paridad en el distrito y se reemplazará la candidatura menos votada del sexo sobrerepresentado por la candidatura más votada del sexo subrepresentado del mismo partido. En el caso de que un partido no tenga una candidatura del sexo subrepresentado para corregir (porque el partido decidió llevar una sola candidatura), se corrige con la siguiente candidatura más votada del sexo subrepresentado de otro partido de la misma lista.

Escaños reservados

Con la aprobación de la ley de escaños reservados para pueblos originarios de forma intranumeraria –es decir, parte de los 155 cupos definidos desde un comienzo– el Servicio Electoral tuvo que determinar qué distritos cederían cupos para los representantes indígenas.
El 26 de diciembre dieron a conocer los 17 distritos que, si bien ya tenían definidos la cantidad de representantes que tendrían en la Convención, sufrieron una modificación.
¿Cómo se determinó? A partir de la mayor proporción de población indígena –mayor de 18 años de cada distrito–, según el Censo oficial del INE 2017.
Tal como indica la ley, no se podía rebajar más de un escaño por distrito y tampoco se podían modificar los cupos de quienes elegían a sólo tres representantes. Es por esto que las regiones con mayor proporción de población indígena como Arica y Parinacota, Tarapacá, Aysén y Magallanes no tuvieron que ceder cupos en la Convención.
Sí tuvieron que hacerlo la Región Metropolitana, donde seis distritos perdieron un escaño cada uno. En las regiones del Biobío, La Araucanía y Los Lagos con dos cada una.
¿Hay paridad en los escaños reservados? Sí. Cada declaración de candidatura deberá inscribirse designando una candidatura paritaria alternativa del sexo opuesto, y que cumpla con los mismos requisitos de él o la candidata a que eventualmente deba sustituir.
El funcionamiento es el siguiente:
  • – En el caso del pueblo Mapuche (seis representantes), la candidatura del sexo sobrerrepresentado con menor votación cederá su escaño a su candidatura alternativa paritaria, lo que se repetirá tantas veces sea necesario, hasta que ningún sexo supere al otro en un escaño.
  • – En el caso del pueblo Aimara (dos representantes), si los candidatos electos con las primeras mayorías fueran del mismo sexo, el candidato o candidata menos votado de los electos preliminarmente será sustituido siguiendo el mismo mecanismo señalado en el inciso anterior.
  • – En el caso de los otros pueblos, que cuenta con un cupo cada uno, si sumados sus escaños en el resultado final no se lograra el equilibrio de género, se deberá corregir sustituyendo a la o las candidaturas menos votadas del sexo sobrerrepresentado por su candidatura paritaria alternativa hasta alcanzarse el equilibrio de género.
Revisa a continuación el detalle de cómo quedará compuesta la Convención Constitucional:

 

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 07 Ene 2021