Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

17 cupos intranumerarios. Esa fue la gran conclusión final del proyecto de ley que asegura escaños reservados para pueblos originarios en la Convención Constitucional que redactará la nueva Constitución, además de rechazar la participación de los grupos tribales afrodescendientes. Sin embargo, ahora quienes quieran integrar la Convención y los grupos originarios que quieran votar por sus representantes deberán seguir una serie de reglas que acrediten su pertenencia a las diferentes comunidades. Además, las listas y pactos deberán cumplir con un mínimo de candidaturas de personas en situación de discapacidad. Lo que sigue son los detalles de la ley que por primera vez en Chile incluirá a los pueblos indígenas en la redacción de una Carta Fundamental.

La última propuesta de la comisión mixta, al final, y al menos parcialmente, fue aprobada: 140 votos a favor, siete en contra y dos abstenciones en la Cámara de Diputados, y 41 aprobaciones en el Senado. Con eso quedó lista para ser ley la indicación que dispone 17 cupos protegidos en la Convención Constitucional para ser ocupados exclusivamente por representantes de pueblos originarios. ¿Se sumarán a los otros 155 que ya estaban definidos? No, pues se determinó que serían intranumerarios, por lo que estarán incluidos en ese guarismo.
Iban a ser 18, pues se contemplaba uno más para el pueblo tribal afrodescendiente, pero eso se votó aparte -como se acordó en la comisión- y terminó siendo descartado por ambas cámaras por no alcanzar el quórum necesario de ⅗.
Con este resultado y tras un año de compleja tramitación -especialmente en las últimas semanas-, se aseguró la participación de un grupo históricamente relegado en la toma de decisiones del país, pero, más allá del número de escaños que quedaron reservados, ¿en qué consiste la regulación en detalle? ¿Quiénes pueden postular y con qué requisitos? ¿Qué se requiere para votar por los candidatos representantes de los pueblos indígenas? Te lo contamos a continuación.

Presentación de candidaturas

Aunque los pueblos originarios de todo el país competirán en un distrito extra común, creado especialmente para ellos y para la elección del 11 de abril de 2021, cada uno de los asientos reservados en la Convención quedó distribuido según dos criterios: pertenencia a un pueblo específico y territorialidad.
Ejemplo 1: el pueblo mapuche contará con siete de esos escaños, de los cuales cuatro serán para representantes de las regiones de Ñuble, Bío Bío o La Araucanía; dos de las regiones de Los Lagos y Los Ríos; y uno para comunidades de esa etnia en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y el Maule.
Ejemplo 2: las comunidades diaguitas podrán optar a un solo escaño, y únicamente en las regiones de Atacama y/o Coquimbo.
Composición cupos
Los candidatos o candidatas que pretendan representar a alguna de esas etnias reconocidas por el Estado, deberán acreditar su pertenencia a su respectivo pueblo originario mediante un certificado de calidad de indígena emitido por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), además de acreditar su domicilio en las regiones correspondientes.
Las declaración de candidaturas será individual -sin listas-, y en el caso de los pueblos mapuche, aymara y diaguita, deberán tener el patrocinio de al menos tres comunidades o cinco asociaciones indígenas registradas en la CONADI. Como alternativa, podrán presentar al menos 120 firmas de personas que tengan acreditada su pertenencia al mismo pueblo del candidato o candidata patrocinada.
Para el resto de los pueblos, se necesitará el patrocinio de una sola comunidad, asociación registrada u organización indígena no registrada; o bien, 60 o más firmas de personas que tengan acreditada la calidad indígena del mismo pueblo al que representa el o la postulante.
Al igual que para las candidaturas independientes, el Servicio Electoral (Servel) dispondrá una plataforma electrónica a la cual se accederá mediante registro de identidad con el RUT. En el caso de todos los pueblos, cada organización sólo podrá patrocinar a una candidatura.
Además, para efectos de garantizar la paridad, cada candidatura deberá inscribirse junto a una alternativa del sexo opuesto.

Votación: ¿habrá padrón especial?

Una de las alternativas que se barajaron durante la discusión del proyecto fue que cualquier persona pudiera votar por representantes indígenas, según su auto identificación étnica. Es decir, que si una persona se sentía parte de alguno de esos pueblos, sin la necesidad de un documento o certificado que lo acreditara, podrían optar por votar candidaturas de su propio distrito o por representantes de pueblos originarios. O lo uno o lo otro, no ambas. Pero eso se cayó y lo que se terminó aprobando fue muy distinto.
Sólo ciertas personas podrán sufragar por postulantes a los escaños reservados que figurarán listados en las cédulas especiales que llevarán por título “Convencionales Constituyentes y Candidatos Paritarios Alternativos de Pueblos Indígenas”. ¿Quiénes? Los que sean incluidos al padrón especial que deberá elaborar el Servel tras identificar a los electores –y al pueblo al que pertenecen– en base a los siguientes datos:
a) nómina de aquellas personas que estén incluidas en el Registro Nacional de Calidades Indígenas;
b) datos administrativos que contengan los apellidos mapuche evidentes, conforme a lo establecido en la resolución exenta respectiva del director de la CONADI;
c) nómina de apellidos indígenas de bases de postulantes al Programa de Beca Indígena (de enseñanza básica, media y superior) desde el año 1993;
d) Registro Especial Indígena para la elección de consejeros indígenas de la CONADI;
e) Registro de Comunidades y Asociaciones indígenas;
f) Registro para la elección de comisionados de la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua.
En caso que una persona que se identifica como indígena no figure en los registros previamente mencionados, tienen otras alternativas para poder sufragar por un representante de los pueblos originarios: acreditar su calidad de indígena mediante un certificado de la CONADI que demuestre su calidad de tal, o bien, obtener una declaración jurada, elaborada por el Servel, donde se indique expresamente que la persona declara que cumple con cualquiera de las condiciones que establece la Ley N° 19.253 para obtener la calidad indígena, otorgada ante los siguientes ministros de fe: notarios, secretarios municipales o el funcionario a quien éstos deleguen esta función, oficial del Registro Civil, CONADI, o directamente ante el Servel, por vía presencial o con Clave Única. Esto se podrá hacer hasta 45 días antes de la elección.

Los distritos con representación indígena y paridad

Con la disposición que considera los escaños reservados dentro de los 155 cupos de la Convención y no como un anexo, el diseño original de representatividad -el mismo que tiene la Cámara de Diputados- se debe modificar. Para ello, el Servel deberá descontar los 17 espacios a los distritos electorales con mayor proporcionalidad de personas mayores de 18 años declaradas indígenas respecto de su población general en el último Censo de 2017, hasta completar el número de escaños establecido en esta disposición.
Solo podrá restarse un escaño por distrito y, en el caso de aquellos que ya tienen asignados tres asientos convencionales, no se les podrá restar ninguno. ¿Cuándo se sabrá qué distritos deberán ceder alguno de sus cupos? El Servel tendrá un plazo de cinco días desde que se publique la ley para informarlo.
¿Cómo funcionará la paridad? En el caso del pueblo mapuche, en caso que haya desequilibro, la candidatura del sexo sobrerrepresentado con menor votación cederá su escaño a su candidatura alternativa paritaria. Dicho proceso se repetirá tantas veces sea necesario, hasta que ningún género supere al otro en un escaño.
En tanto, si los candidatos aymara electos con las primeras mayorías fueran del mismo sexo, el candidato o candidata menos votado de los electos preliminarmente será sustituido siguiendo el mismo mecanismo señalado en el caso mapuche.
Para los otros pueblos, que tendrán solo un escaño,  si sumados sus escaños en el resultado final no se lograre equilibrio de género, deberá corregirse sustituyendo a la o las candidaturas menos votadas del sexo sobrerrepresentado por su candidatura paritaria alternativa hasta alcanzarse el equilibrio de género.

Otras disposiciones de pueblos originarios

Como una forma de asegurar una votación informada, existirá una franja electoral indígena que durará el  13% del tiempo total de duración de la franja de Convencionales Constituyentes pertenecientes a la elección general, distribuido en forma proporcional entre los diversos pueblos.
Además, en lo que concierne a candidaturas, existirá un reembolso adicional de gastos electorales para los candidatos a escaños reservados para pueblos indígenas, consistente en 0,01 UF por cada voto obtenido. La totalidad del reembolso de gastos electorales corresponderá siempre al candidato o candidata titular.

Participación de  personas en situación de discapacidad

Desde un comienzo, y aunque ha tenido una preponderancia mucho menor en el debate público, el proyecto consideró un aspecto que nada tenía que ver con los pueblos originarios, sino con las personas en situación de discapacidad: una cuota de participación en la declaración de las candidaturas. ¿Cómo quedó eso al final? Al menos el 5% de las candidaturas de todas las listas conformadas por un solo partido político o bien los pactos electorales entre partidos, deberán ser personas en situación de discapacidad.
Quienes presenten aquellas candidaturas deberán estar inscritos con la calificación y certificación de las Comisiones de Medicina Preventiva e Invalidez (COMPIN), o bien, acreditar la discapacidad a partir de la asignación de la pensión de invalidez de cualquier régimen previsional al momento de inscribirse.
En caso de infringir aquellas instrucciones, se rechazarán todas las candidaturas declaradas a la Convención Constitucional de los partidos o pactos electorales respectivos que no hayan cumplido con esos requisitos, situación que podrá ser apelada hasta cuatro días después de la notificación.