Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Si solo tienes algunos minutos, lee estas claves:

– Tras el anuncio de una nueva acusación constitucional en contra del Presidente de la República, Sebastián Piñera, el constituyente Mauricio Daza comentó en La Red que “hay una causal para acusación constitucional, afectar gravemente el honor del país”. El ingreso del libelo fue presentado ayer por parte de la oposición en la Cámara y se encuentra a la espera de los votos necesarios para ingresar al Senado.

– Lo dicho por el independiente es VERDADERO.

– En Chile, el mecanismo de acusación constitucional se encuentra decretado en los artículos 52 y 53 de la Constitución Política de la República, que determina atribuciones exclusivas para cada una de las Cámaras.

– Según el artículo 52, la Cámara de Diputadas y Diputados tiene la atribución exclusiva de declarar si han o no lugar las acusaciones en contra del presidente por “actos de su administración que hayan comprometido gravemente el honor o la seguridad de la Nación, o infringido abiertamente la Constitución o las leyes”.

– En el caso del Senado, la constitución actual establece que este deberá “resolver como jurado y se limitará a declarar si el acusado es o no culpable del delito, infracción o abuso de poder que se le imputa”.

El pasado lunes 10 de octubre, Mauricio Daza, constituyente por el distrito 28, conversó en el programa “Pauta Libre” de La Red respecto a las acusaciones dadas sobre la compraventa de la minera Dominga contra el Presidente de la República, Sebastián Piñera.

Durante la conversación entre los entrevistados, el independiente comentó que “hay una causal para acusación constitucional, afectar gravemente el honor del país”, motivado tras la confirmación de la presentación de un juicio político contra el mandatario.

La frase dicha por Daza es VERDADERA, tal como indica la Constitución Política de la República.

Tanto la Cámara de Diputados como el Senado tienen atribuciones exclusivas para tramitar acusaciones constitucionales, tal como señalan los artículos 52 y 53 de la Carta Magna. El numeral 2 de la primera normativa mencionada establece que la Cámara Baja puede declarar si han o no lugar las acusaciones en contra del presidente por “actos de su administración que hayan comprometido gravemente el honor o la seguridad de la Nación, o infringido abiertamente la Constitución o las leyes”.

Acusación constitucional contra el Presidente Piñera

El ingreso del libelo se oficializó a primera hora del día miércoles 13 de octubre y se encuentra a la espera de los 78 votos necesarios por parte de la Cámara de Diputados para ser aprobada y poder pasar al Senado. Quienes formarán parte de la comisión revisora son Florcita Alarcón (Humanista), Maya Fernández (PS), Pepe Auth (ex PPD), Paulina Núñez (RN) y Virginia Troncoso (ex UDI), elegidos azarosamente.

El documento, que cuenta con más de 90 páginas, fundamenta que el presidente ha “infringido abiertamente la Constitución y las leyes” en materia de probidad y el derecho a vivir en un medio libre de contaminación, y por haber comprometido “gravemente el honor de la Nación”.

Si se llega aprobar la acusación en la primera instancia, según el artículo 53 de la Constitución, le corresponde al Senado declarar si el acusado es “culpable o no del delito, infracción o abuso de poder que se le imputa”. La declaración de culpabilidad deberá ser pronunciada  por los dos tercios de los senadores en ejercicio si es en contra del Presidente de la República o de un gobernador regional. Si el acusado tiene otro cargo, esta se realizará por mayoría.

En el caso de ser aprobada el acusado queda “destituido de su cargo, y no podrá desempeñar ninguna función pública, sea o no de elección popular, por el término de cinco años. Además, será juzgado de acuerdo a las leyes por el tribunal competente, tanto para la aplicación de la pena señalada al delito, si lo hubiere, cuanto para hacer efectiva la responsabilidad civil por los daños y perjuicios causados al Estado o a particulares”.

El convencional Mauricio Daza comentó a Contexto Factual que “existe mérito, a mi juicio, para poder establecer la responsabilidad política de Sebastián Piñera en esta materia, la cual se debe aclarar, es absolutamente distinta y se mueve bajo parámetros diversos que la responsabilidad criminal, la cual es bastante más exigente en este ámbito”.

Por Rocío Romero
Fecha 14 Oct 2021