Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

En una jornada marcada por pañuelos verdes, el proyecto de nueva Constitución contendrá dos normas sin precedentes sobre los derechos sexuales y reproductivos. No obstante, la Comisión de Derechos Fundamentales deberá revisar algunos alcances de ellas. Además, se aprobaron normas sobre el principio de progresividad y no regresión de los derechos fundamentales; la prohibición de la esclavitud; el derecho a la integridad personal; la prohibición de la desaparición forzada, entre otras.

Mientras el día lunes hubo convocatoria de personas con pañoletas celestes –que se manifestaban en contra del aborto–, este martes a las afueras de la Convención Constitucional se congregaron decenas de mujeres con pañuelos verdes, globos y pancartas a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

¿El motivo? Era una de las normas más esperadas –contenida dentro de derechos sexuales y reproductivos– dentro de la votación en particular del Pleno sobre el primer informe de la Comisión de Derechos Fundamentales.

Tras horas de estadía en calle Compañía, a las 19:32 se escucharon gritos, aplausos y celebraciones. Con 108 votos a favor, el Pleno aprobaba el segundo inciso del artículo 16 sobre derechos sexuales y reproductivos, el que contempla que el Estado asegure “a todas las mujeres y personas con capacidad de gestar, las condiciones para un embarazo, una interrupción voluntaria del embarazo, parto y maternidad voluntarios y protegidos”.

Revisa los detalles de aquella y las otras normas revisadas a continuación.

Lo aprobado

A solicitud de algunas constituyentes, las normas relativas a derechos sexuales y reproductivos fueron las primeras en votarse.

Junto a la interrupción voluntaria del embarazo, se aprobó que “todas las personas son titulares de derechos sexuales y derechos reproductivos” y que “el Estado garantiza el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos sin discriminación, con enfoque de género, inclusión y pertinencia cultural, así como el acceso a la información, educación, salud, y a los servicios y prestaciones”.

Asimismo, se aprobó que todas las personas tienen derecho a recibir una Educación Sexual Integral, que promueva el disfrute pleno y libre de la sexualidad, la responsabilidad sexo-afectiva; la autonomía y que erradique los estereotipos de género y prevenga la violencia de género y sexual, entre otros.

Ambas fueron las normas más celebradas de la jornada, pero no fueron las únicas.

Junto a ellas, se aprobó el principio de progresividad y no regresión de los derechos fundamentales; la prohibición de la esclavitud, el trabajo forzado, la servidumbre y la trata de personas; el derecho a la vida; el derecho a la integridad personal; la prohibición de la desaparición forzada; el reconocimiento de la función social económica y productiva de las cooperativas, entre otros

Además, se aprobaron ciertos incisos sobre el derecho de asociación y el derecho de las personas chilenas residentes en el extranjero a  votar en las elecciones de carácter nacional, presidenciales, parlamentarias, plebiscitos y consultas.

Lo que vuelve a la Comisión

Varias de las 14 normas revisadas vuelven a la Comisión de Derechos Fundamentales para ser reformuladas y luego presentadas en un informe de segundas propuestas.

Así lo harán los artículos completos sobre objeto y fin de los derechos fundamentales; derecho a la autonomía y libre determinación; y gran parte de la libertad personal ambulatoria y derecho de asociación.

Asimismo, tendrá que ser evaluado el inciso sobre derechos sexuales y reproductivos que señala que “el Estado reconoce y garantiza el derecho de las personas a beneficiarse del progreso científico para ejercer de manera libre, autónoma y no discriminatoria, sus derechos sexuales y reproductivos”. Constituyentes explicaron que este párrafo en específico puede determinar “el mandato específico al legislador” para que regulen la interrupción voluntaria del embarazo.

Junto a ella, se deberá repostular la norma que obliga al Estado a “asegurar el ejercicio pleno de este derecho a través de una política única de Educación Sexual Integral, de carácter laico, desde la primera infancia y durante el curso de la vida, con pertinencia cultural y basada en la evidencia científica afianzada, incorporada de forma transversal y específica en las políticas públicas de educación, salud y otras pertinentes”.

Revisa las normas aprobadas en el siguiente documento

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 16 Mar 2022
Palabras clave