Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

En medio del debate sobre cómo se desarrollará el proceso constituyente, han surgido dudas sobre el rol que, en caso de ganar el Apruebo, tendrá la convención encargada de redactar una nueva Constitución y cuáles serán sus atribuciones. Una de las que ha circulado en distintas instancias y que se han difundido a través de redes sociales plantea la idea de que sus miembros podrían declararse soberanos, eliminar el Congreso y cambiar por completo la forma en la que se administra el país. ¿Pueden tomar esa decisión?

Con todo lo que está pasando en Chile relacionado a la crisis sanitaria por Covid-19, el debate público sobre el proceso constituyente se mantuvo por meses en un segundo o hasta tercer plano. Si bien está volviendo a retomar sus fuerzas, fue entre diciembre y marzo –antes de su postergación–, cuando era el tema que dominaba la agenda política y pública, y entonces, surgieron preguntas y mitos respecto al funcionamiento del órgano que eventualmente tendrá a su cargo la misión de redactar una nueva Constitución. ¿Cuáles serán las atribuciones y límites que tendrá la Convención Constitucional, ya sea mixta o integrada solo por ciudadanos electos de forma popular? ¿Podrían llegar a tomarse el poder?
La duda la planteó el vocero de la Coordinadora No+AFP, Luis Mesina. Fue  mientras participaba a fines de enero en una actividad llamada “Conversatorios constituyentes” que dijo: “Se puede dar el fenómeno de que, dada la capacidad de movilización, los constituyentes se constituyan en la primera reunión y se autodeclaren soberanos y se acaba todo. Se cierra el Congreso inmediatamente. Y eso es una apuesta que depende de nosotros”.

Si tras el plebiscito del 25 de octubre se aprueba elaborar una nueva Constitución, el Presidente de la República deberá convocar a la elección de los miembros de la convención. Si fuera para la mixta constitucional, de los 86 que deberán ser votados -pues la otra mitad serán parlamentarios seleccionados por el Congreso Pleno-; mientras que para la Convención Constitucional, de las 155  personas que la conformarán. En cualquiera de los dos escenarios, una vez electos, no es que puedan hacer lo que quieran. Todos los que integren el órgano tendrán que seguir una serie de reglas y cumplir con requisitos para ejercer el cargo.
Cuando se promulgó la reforma constitucional que establece las reglas y mecanismos del proceso constituyente, se definieron también las atribuciones y límites que tendría la convención, y todo quedó plasmado en el artículo 135 de la Constitución:
Artículo 135 CPR
En otras palabras, quedó explícito que los constituyentes no podrán autodeclararse soberanos, ni ejercer otras funciones o atribuciones de otras autoridades.
Los dichos de Mesina se replicaron rápidamente en redes sociales, causando un rechazo transversal en el mundo político. Las críticas llegaron, por ejemplo, por parte de los senadores de Renovación Nacional, Andrés Allamand y Francisco Chahuán; e incluso fue corregido por el diputado del Frente Amplio, Gabriel Boric.