Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Son las partes un tanto desconocidas del proceso de revisión de las normas. En palabras simples son las “segundas oportunidades” que reciben los artículos una vez que son rechazados, esto, si cumplen con ciertas condiciones. A continuación, te explicamos cuáles son y cómo se aplican.

Ya se han presentado gran cantidad de normas que han sido votadas en general por el Pleno de la Convención Constitucional, y los resultados han evidenciado la falta de consenso entre los distintos colectivos a la hora de votar, debido al alto número de rechazo de iniciativas.

Sin embargo, dependiendo de la instancia y el número de votos, las iniciativas no se encuentran descartadas del todo, ya que pueden ser corregidas y presentadas nuevamente al Pleno.

A partir del contenido de los informes de las comisiones, se delibera acerca de cada norma propuesta en el Pleno y luego se procede a su votación en general.

Si se aprueba con ⅔ de los votos, pasa a la votación en particular; mientras que, si se rechaza, retorna a la Comisión de origen para que realice un nuevo informe con una nueva propuesta de articulado.

Es acá donde se revisan las propuestas, y se genera un Informe de Reemplazo, que es enviado al Pleno tras realizar los cambios que la Comisión estime conveniente. Se volverá a votar en general ese nuevo informe y de ser rechazado, la iniciativa será descartada. Y si es aprobada, pasa a la votación en particular.

La votación en particular es la revisión artículo por artículo –e inciso por inciso en caso que se solicite– de cada una de las normas aprobadas en general.

Si las normas reciben los ⅔, pasan a la propuesta de texto constitucional. Si se rechazan por mayoría, quedan descartadas.

Pero si se rechazan y obtienen entre 78 y 102 votos –la mayoría y el quórum de ⅔ –, vuelven a la Comisión para nuevamente ser revisadas, replanteadas y presentadas en un Informe de Segundas Propuestas.

Además, en este informe se podrán reponer indicaciones que fueron rechazadas en la Comisión respectiva –pero de las iniciativas que ya fueron aprobadas en general– si se presenta 3 días antes de su votación y con la firma de a lo menos 16 convencionales.

La presentación de las segundas propuestas es la última instancia. Si la norma obtiene 103 votos, pasa al borrador de texto constitucional. Si no los obtiene, queda definitivamente fuera.

La clave del rechazo

Se ha optado por rechazar iniciativas para poder realizar modificaciones y no perder cierto contenido y poder perfeccionar el articulado de las normativas según han indicado algunos convencionales.

El convencional y coordinador de la Comisión de Medio Ambiente, Juan José Martín señalo que este proceso es positivo en el sentido de que esto permite perfeccionar las iniciativas: “Está bien que se rechace, el reglamento se diseñó como un proceso iterativo para que las normas se perfeccionen y el objetivo último son normas lo más perfectas posibles. Si se aprueba en general va a dar a entender que la temática general genera consenso, solo que se quiere mejorar su redacción, pero en otras ocasiones también debido a la complejidad del texto y las mejoras, se prefiere rechazarlas, y la verdad es que hay que leerlo así, como una instancia más”.

Por su parte el coordinador de la Comisión de Sistema Político, Ricardo Montero explicó que estos informes de iniciativas rechazadas corresponden a una tramitación paralela: “Estos dos tipos de normas rechazadas tienen tramitación en paralelo, uno como informe de reemplazo, otro como segundo informe, en ambos casos se tramita en la Comisión y tiene un plazo perentorio para volver al pleno para poder ser votadas nuevamente. Lo que haya sido rechazado en particular por segunda vez se extingue y se pierde su tramitación”.

Por Benjamín Ayala
Fecha 14 Mar 2022