Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

En la nueva sección de entrevistas, “Conversaciones Constituyentes”, hablamos con el vicepresidente e integrante de Unidos por Chile, quien se refirió a los desafíos que enfrenta la Convención con las elecciones presidenciales –donde abiertamente dice que desea que gane José Antonio Kast–, las necesidades de llegar a acuerdos en la Mesa Directiva y los problemas que ha visto en los primeros meses de trabajo.

Abogado, diputado, ministro. Son algunos de los cargos que ha tenido Rodrigo Álvarez, histórico militante de la Unión Demócrata Independiente, oriundo de Punta Arenas y hoy la única carta de derecha en la Mesa Directiva de la Convención Constitucional.

En el ciclo Conversaciones Constituyentes, sección de entrevistas de Contexto Factual que entrevistará a los 154 convencionales, Álvarez se refiere a los desafíos del proceso constituyente, con énfasis en cuál debe ser su único legado y cómo debe concentrarse el debate de fondo que ya comenzó.  

  • Usted es de la Región de Magallanes, lleva mucho tiempo de su carrera enfocado en la descentralización. ¿Cuál es el valor que tiene que la Convención salga y para la misma conversación sobre descentralización?

Para mí es de extraordinaria importancia y creo que es un signo positivo. De hecho durante la campaña muchos de los candidatos transversalmente habíamos señalado que aspirábamos a que la Convención sesionará en otras regiones. Yo lo había dicho como candidato y por tanto para mí es también el cumplimiento de un compromiso. Primero como gesto es importante.

Yo creo que si hay una materia en la que había amplio consenso es la necesidad de modificar aquel capítulo de la Constitución que habitualmente trata los gobiernos regionales, provinciales y comunales. Y por lo tanto hacer signos correctos de descentralización es muy importante.

En segundo lugar es importante, porque yo creo que te permite conocer diversas realidades, conversar con la gente, demostrar el trabajo de las distintas comisiones. Entonces tiene un segundo valor que creo que es formal, que es el proceso mismo.

El tercer tema por el cual a mi me parece importante es porque muchas veces se recuerda que la Convención tiene una característica paritaria que es muy destacable, una plurinacional con presencial de los distintos pueblos originarios que es muy importante, pero a veces se olvida también que esta es la primera Constitución que se va a escribir desde las regiones, porque no había ocurrido en ninguna de las anteriores.

Desde un punto de vista político e histórico me parece muy importante. No tenemos tiempo para hacer muchas, así que creo que esta es una muy buena señal en esa línea. 

  • Respecto a la idea de que se pudiese conocer la realidad de la gente y que las personas conocieran la realidad de la Convención, ¿cuál cree usted que es la visión actual que tiene la ciudadanía sobre la Convención?

La visión de la ciudadanía de la Convención ha ido tomando tonos más críticos. Creo que el resultado electoral demuestra una visión, entre muchos factores, también una visión crítica de lo que ha sido parte del comportamiento de la Convención, porque creo que ha habido momentos en que gran número de los convencionales se ha olvidado que esta tarea es una sola: escribir una Constitución y proponérsela a la gente.

Creo que nos demoramos en comenzar a escribirla, estuvimos varios meses con actividades en paralelo. Creo que hubo declaraciones que trataban de ser un poder bastante más omnímodo de lo que somos y creo que eso fue muy malo. Eso se acrecienta cuando hay episodios lamentables como lo ocurrido aquí en la misma ciudad de Concepción –que esperemos que de ser efectivo los responsables lo admitan y den las explicaciones que son, siempre a título individual y pidan las excusas–, pero en términos más amplios creo que el tono más crítico se debe a nuestro propio comportamiento y por tanto también es bueno la conversación en regiones.

  • Pensando en el candidato que sea electo, ¿cómo cree usted que va a dialogar con la Convención Constitucional? 

Siempre hay que pensar que este es un camino de doble vía: así como la influencia de la Convención hacia el futuro gobierno y el modelo institucional para el próximo gobierno es muy importante, también la influencia del gobierno hacia la Constitución y la Convención tiene un funcionamiento en las mismas claves.

Creo que lo esencial en esto es que, cualquiera sea la persona elegida –ojalá sea mi amigo y candidato José Antonio Kast–, que él, la presidencia y la Convención por su parte, respeten la autonomía y las funciones de cada institución. Nosotros tenemos una sola tarea y para mí eso es lo esencial y clave. Hay que desarrollarla y posteriormente que sean los chilenos los que decidan si nuestro trabajo fue correcto o no.

  • La Mesa tiene una conformación bastante diversa, con representación paritaria, descentralizada, pueblos originarios. ¿Cómo ha sido la relación para llegar a acuerdos?

Hablando desde una perspectiva personal, ha sido una muy buena relación. Reconozco el trabajo que se ha ido haciendo en esa línea de buscar acuerdos y consensos.

Desde el punto de vista político, evidentemente discrepamos, pero aún así, desde esa discrepancia ha habido muchos momentos en los que se ha buscado consenso. Por ejemplo la declaración después del día de la elección, o en su momento la forma de enfrentar el tema de Rojas Vade, o la forma de llevar los debates de la Convención. Desde la diferencia y de la discrepancia reconozco siempre una búsqueda de intentar hacer las cosas, la mayor cantidad de veces que se pueda, por consenso. 

  • Y en el Pleno, ¿se ha dado el mismo tono? ¿Cómo ha sido la tarea de trabajar en un grupo tan diverso?

Los primeros meses fueron particularmente agresivos y duros en la convivencia. Es natural, y lo señalé en varios medios, que eso naturalmente iba a desplazarse hacia una mayor capacidad de conversación y de diálogo. Sí creo que el principal problema –que espero también que las últimas elecciones ayuden a modificarlo–, ha sido visiones muy refundacionales, muy extremas en determinadas posiciones y sin olvidar que acá somos múltiples voces, múltiples minorías, que debemos tratar de ponernos de acuerdo en un texto que finalmente sea la casa común de todos.

Reconozco, por ejemplo con una persona que pensamos políticamente distinto, como es el gobernador del Biobío, Rodrigo Díaz, sus discursos fueron en esa línea: que buscáramos, entendiéramos y no olvidáramos que tenemos que escribir una carta común para todos.

He visto, y ha sido complejo, en algunas comisiones más que en otras, que posiciones muy extremas y refundacionales hacen a veces más complejo el trabajo. Yo estoy en la Comisión de Medioambiente, Economía, Bienes Nacionales, donde evidentemente tenemos muchas discrepancias y espero que haya grados mayores de búsquedas de acuerdos.

  • Al final de este proceso habrá un plebiscito de salida en el que no sabemos si la Constitución será aprobada o no. Entonces, más allá del texto constitucional, ¿cuál cree usted que va a ser el legado de la Convención Constitucional y todo el proceso constituyente?

Sin duda es un proceso histórico, participativo y único en muchos aspectos. Pero nosotros solo podíamos tener una sola tarea y por tanto solo un legado que es proponer un buen texto constitucional. Si ese buen texto, no solo es aprobado sino que también responde a las necesidades de Chile, el legado va a ser correcto. Pero si ese texto es rechazado o rápidamente nos damos cuenta que no responde a las necesidades de Chile, va a ser sin duda una tarea mal desarrollada e inconclusa en lo solicitado por los chilenos.

Me preocupa cuando a veces se busca cuál es el legado en otras claves o elementos. Es importante la participación, es importante para la historia, es importante la forma y método en cómo se desarrolla esto, todo eso es muy importante. Pero el legado, a mi modo de ver, sólo y exclusivamente se debe medir si cumplimos bien la tarea que nos encomendaron, que es proponer un texto constitucional que no solamente sea aprobado sino que demuestre con la resistencia adecuada al tiempo que fue una buena tarea.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 01 Dic 2021