Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Este viernes y sábado se dirigieron por última vez, a través de una sesión plenaria, a la ciudadanía. Las palabras estuvieron marcadas por agradecimientos a los equipos, valoración de la propuesta, llamados a la ciudadanía ante el plebiscito de salida y también pero también críticas sobre ciertas temáticas y entre colectivos.

Seis minutos fueron entregados a cada convencional para dar sus últimas palabras en el Pleno. Durante el viernes 24 y sábado 25 de junio se realizaron las últimas intervenciones de cara a las votaciones del informe de Armonización que comienzan este martes.

La mañana del viernes los coordinadores de la Comisión, Tammy Pustilnick y Daniel Bravo, dieron cuenta del trabajo de la instancia y luego se dio paso a la voz de los convencionales, quienes no solo se refirieron al texto armonizado, sino que también su experiencia en la Convención.

“Sueño con que una nueva Constitución tenga como resultado una sociedad que se encuentre más, más solidaria y colaborativa. Y a los que rechazan y están aquí, no tengan miedo, los derechos consagrados son para todas y todos. No tengan miedo porque se profundiza la democracia”, argumentó la representante del Frente Amplio, Beatriz Sánchez. 

El académico Agustín Squella señaló que todavía es muy pronto para hacer un balance del proceso, pero sí hizo un claro llamado: “¿Importa cómo votará cada cual en septiembre? Claro que sí. Pero lo más importante es que todos podamos decir en la noche de ese día que hemos votado informada y responsablemente. Y cualquiera sea el resultado, hacer caso al consejo de Gabriela Mistral, que recuerdo nuevamente: menos cóndor y más huemul. Menos cóndor carroñero y más sensible e inteligente huemul”.

También hubo promesas sobre lo que pueda pasar luego del plebiscito, como la realizada por el UDI Pablo Toloza: “Hoy me comprometo ante el país que desde el mismo 4 de septiembre me pondré a trabajar para entregarle esa Constitución que todos los chilenos se merecen. Una que nos una, que nos de certeza jurídica, que sea la verdadera y única casa de todos. Ni la Constitución actual ni la de la Convención, la única solución, otra Constitución”.

En su clásico estilo conciliador, la expresidenta Elisa Loncon señaló que “esta Convención nos ha enseñado a ser cálidos, amables, generosos, incluso con los opositores. Es cierto que aún hay quienes no han aprendido pero confío en que el pueblo les enseñará”.

Uno de los convencionales que más recibió aplausos por su intervención fue el socialista Julio Álvarez, quien concentró parte de su discurso en Chiloé y además sumó que “esa es la buena política, la que tiene altura de miras, la que busca el bienestar de todos y no la defensa corporativa de sus propios privilegios”.

También recibió aplausos Alejandra Pérez, de la Coordinadora Plurinacional, quien además de relatar su experiencia personal a raíz de la enfermedad que la aqueja, resaltó lo que representa el texto para ella: “Chile aprendió a no esperar, a presionar ante lo injusto. Su nueva Constitución es una de las herramientas que ayudará a agilizar procesos justos y necesarios para quienes han sido excluidos, de un nuevo desarrollo que nunca llegó a sus puertas. Los y las llamo a no ser serviles, a no soltar las calles. Acá nadie concluye, está recién comenzando. Acá no hay techo, hay piso”.

“Este es el momento de defender el proceso y su resultado, este no es un borrador de un grupo en particular. Es el borrador de las regiones, de los niños, las personas mayores, los trabajadores, los sin vivienda, los pobres, los estudiantes del 2006, 2011 y 2019; que reclamaron por derechos y refrescan todos los días la política”, argumentó Rosa Catrileo a favor de la propuesta.

Fernando Atria también argumentó en esa línea: “No es una obra perfecta pero sienta las bases de un Chile más justo, de una convivencia en la solidaridad y en la reciprocidad. La Convención ha cumplido su mandato pero ahora ella se termina y todos nosotros dejamos de ser convencionales. Entonces corresponderá hablar al titular del poder constituyente: a nosotros, el pueblo”.

También lo hizo Elisa Giustinianovich de Movimientos Sociales Constituyentes, quien apeló a las bases del proceso: “El proyecto de nueva Constitución es y será más democrático no porque lo diga la letra, no porque aparezca en una valiosa cláusula de Estado social y democrático, ni porque se desprendan mayores eventos electorales de su articulado. No debemos olvidar que lo verdaderamente importante de dotarnos democráticamente de una nueva Constitución será, habernos dotado democráticamente de una nueva Constitución”.

Algunos de los discursos también estuvieron enfocados en interpelar a sectores, como lo hizo la representante de Pueblo Constituyente, Francisca Arauna, apelando a Vamos por Chile. “Dicen que no salimos de nuestras trincheras, que esta Constitución segrega. Y, ¿en qué país vivían ustedes que no vieron el Chile segregado que siempre hemos sido? Ahora la música no la ponen los mismos de siempre y eso les choca, les molesta, los envenena”, afirmó.

No obstante, la misma respuesta hubo desde la derecha, como por ejemplo, las palabras de Raúl Celis: “Desgraciadamente no fue el diálogo el criterio que predominó en la Convención Constitucional durante estos casi 12 meses. Así, hemos sido testigos que la mayoría de los acuerdos, incluyendo los más importantes, fueron alcanzados no sólo sin la existencia de un diálogo transversal sino que con la exclusión de los sectores de centroderecha, a pesar de los reiterados intentos que muchos hicimos por involucrarnos en su búsqueda”.

“¿Cuánto tiempo más creen que podemos seguir esperando? ¿Nos vamos a perder la oportunidad de que nuestras vidas mejoren? ¿Vamos a creer en una supuesta tercera vía o en un rechazo para reformar que nos prometen los mismos de siempre? No tenemos más tiempo. El medio ambiente no tiene más tiempo, nuestras niñas y niños no tienen más tiempo, las mujeres y las diversidades no tenemos más tiempo. No podemos seguir esperando”, interpeló Bárbara Sepúlveda. 

Los mensajes de cierre fueron la tónica de los discursos, al igual que la proyección al camino que vendrá, tal como lo expresó Benito Baranda: “Luego de este tiempo que ha sido labrado con una alta exigencia interna y externa, requerimos en los próximos meses un camino de sencillez, de trabajo colectivo, de búsqueda del bien común. Para esto las hermanas inseparables serán la verdad, la bondad, la justicia y el compromiso de vida”.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 28 Jun 2022