Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

La actriz conocida por sus apariciones en Sábado Gigante, Los Eguiguren, donde ella tenía el papel protagónico, sueña con un futuro en el que los chilenos estén más unidos, subrayando la importancia del arte en la vida cotidiana, al igual que el cuidado del medio ambiente. Coca Guazzini se sentó con Contexto Factual para hablar de lo que espera en este proceso constituyente.

La actriz de la Universidad de Chile llegó a la fama mientras interpretaba a Hortensia en la exitosa teleserie de Canal 13, La Madrastra. Sin embargo, para entonces Coca Guazzini ya había formado su propio grupo de teatro independiente, llamado Imágen, proyecto que inició en 1976 junto al director Gustavo Meza y a sus colegas Gonzalo Robles, Jael Unger, Tennyson Ferrada y Juan Cuevas.

Para Guazzini, la constitución es tan importante como “sentarse a tomar un té con pan con mantequilla, después de un día de trabajo, sintiendo la satisfacción de haber sido visto y escuchado”, además espera que la educación gratuita y de calidad tenga un papel central dentro de la nueva Constitución, ya que para ella es esencial en una sociedad moderna.

Durante su carrera en televisión, Coca Guazzini ha interpretado memorables personajes: Luisa Lineros en Sucupira, Elena Vergara en Aquelarre y Morgana Atal en Amores de Mercado. Actualmente la actriz es parte del elenco de La Torre de Mabel, una próxima teleserie en el Canal 13, donde interpreta a Mercedes Walker.

Lee todas las opiniones de Coca Guazzini a continuación:

  1. ¿Cómo cree que será el país después del proceso constituyente?

Probablemente con menos rabia, con más ganas de conversar, de bailar y compartir un sueño en común, ¡rescatar la complicidad perdida! Algo así como caminar por la calle y guiñar el ojo al que va pasando por el lado.

2. Si tuviera que elegir uno sólo, ¿qué elemento le gustaría ver plasmado en la nueva Constitución y por qué?

¡El arte, el arte! Sin duda el arte es la expresión de tu pueblo, es vital, enriquece el alma humana, es integrador, permite la reflexión sobre nuestra existencia y sobre los problemas sociales de manera creativa, eleva tu espíritu, denuncia, embellece y es sanador. Debiéramos tener el arte como formación desde pequeños en nuestra educación, pero no como algo optativo, sino como complemento absoluto e indispensable para el ser humano. El arte puede llegar a sanar una sociedad enferma. ¿Cómo podríamos vivir sin música, teatro, cine y literatura en este país de poetas?

3. En una frase, ¿cómo definiría la importancia de la Constitución para la vida cotidiana?

Tan importante como sentarse a tomar un té con pan con mantequilla, después de un día de trabajo, sintiendo la satisfacción de haber sido visto y escuchado. En el verse esta la completud:

Si yo te veo, tú te completas.

Si tú me ves, yo me completo.

Hay una necesidad que se revela, y permanece.

(una frase pero laaaaarga)

4. Si tuviera la oportunidad de optar a un cargo público, ¿cuál sería y por qué?

Elegiría un cargo en el Ministerio del Medio Ambiente. Trabajar por la naturaleza, protegiendo los humedales, nuestros bosques nativos que han sido arrasados, las aves, los mares… en fin.

El bienestar humano está absolutamente ligado a la naturaleza. Me encantaría trabajar con Bárbara Saavedra, bióloga y ecóloga y traer la naturaleza de vuelta a nuestras vidas, como dice ella.

5. ¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de la sociedad chilena?

Es muy difícil vivir en una sociedad patriarcal, machista, desigual, injusta, sorda y abusiva. Pero dentro de los movimientos sociales, del despertar de este país, del estallido social, uno de los más interesantes, fuertes y potentes, es el movimiento de mujeres Feministas. ¡Ellas han dicho BASTA! Con valentía, con bravura, con rebeldía y libertad. Dispuestas a pelear por la equidad de género, por nuestros derechos, reproductivos, sexuales, intelectuales, equidad salarial, intelectual y nuestros derechos a la libertad, a ser libres para decidir, para caminar por las calles sin temor, a ser libres y seguras en nuestras casas, y a luchar hasta el cansancio en contra de los femicidios. Es un movimiento feminista que nos acoge a todas, creo yo, sin distinción y sin duda llegó para permanecer y fortalecerse. No hay vuelta atrás.

6. ¿Qué destaca de los que están en una vereda política distinta a la suya?

Destaco la capacidad de tener el mismo discurso, antiguo, por décadas (viejos y jóvenes) y expresarlo hoy con palabras nuevas.

7. ¿Qué ha aprendido con el debate constituyente?

Primero: ¡que sabía muy poco!

Segundo: aprendí lo importante que es la educación cívica para formar un pensamiento crítico y darme cuenta de las ganas que tiene la gente de opinar, aportar y de ser parte. Hay que construir pensando y confiando en los ciudadanos, porque hay diversos tipos de pensamientos y opiniones, todas con el derecho a ser escuchadas.

8. ¿Cuál derecho cree que debería pesar más en la nueva Constitución?

Para mí el derecho a la educación es básico y fundamental. Una persona educada es un ciudadano libre, con pensamiento crítico, con reflexión, tomando decisiones en conciencia. El saber sin duda te brinda posibilidades laborales mejores, una mejor salud, mejores relaciones y en definitiva te otorga la dignidad necesaria para que nadie te pase a llevar. ¡DIGNIDAD! Palabra maravillosa y tantas veces mencionada en este despertar social.

9. ¿Qué mantendría y qué sacaría de la Constitución actual?

Habría que volver a consagrar todos los derechos básicos y esenciales que nos fueron arrebatados, como los derechos del agua, derecho a la propiedad privada, a la educación gratis, a la tierra, a la alimentación, en fin los derechos fundamentales para cualquier ciudadano en iguales condiciones y los que habría que erradicar,

son todos los que atenten contra esta nueva mirada, esta nueva Carta Fundamental.

10. Si tuviera que elegir un representante en la Convención -sea o no candidato o candidata-, ¿quién sería y por qué?

Elegiría a mi linda y gran amiga Malucha Pinto, porque se merece estar ahí, porque es una estudiosa, apasionada, entusiasta e inteligente, ha trabajado con las comunidades de diversas maneras a través del teatro, y porque hace muchos años dijo que había que amujerar el país. Y por supuesto, nuestra imprescindible Mónica González.

Por Magdalena Advis
Fecha 12 Mar 2021