Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Diversas reacciones generaron los dichos de la principal autoridad del organismo constituyente tras la publicación de una entrevista hecha en El Mercurio, donde Loncon aseguró que  “yo no tengo el estándar de Mandela en este momento para pedir que bajen las armas”. Mientras algunos consideran su declaración como “poco democrática”, otros defienden la posición de la presidenta del organismo.

Rápidamente subió en los trending topics el nombre de la presidenta de la Convención Constitucional este domingo 01 de agosto, luego de que sus declaraciones en El Mercurio captaran las miradas de muchos. En dicha publicación, Elisa Loncon sostenía no tener la autoridad suficiente para detener el conflicto en la Araucanía, comparándose con Nelson Mandela, uno de los máximos referentes en la lucha contra el racismo y primer presidente de la República de Sudáfrica, asegurando además que “el Ministerio Público tiene que investigar y el Gobierno tiene que dar señales de participación“.

Los primeros en responder fueron los mismos convencionales constitucionales, algunos de los cuales criticaron la posición tomada por Loncon, como fue el caso de Ricardo Neumann:

 

Además, el día de ayer, se refirieron a la polémica los convencionales constitucionales de la Región de La Araucanía por parte de Vamos por Chile, Ruth Hurtado del distrito 22, quien aseguró que “yo le pido a ella que sea un agente de paz para lo que para en La Araucanía, para lo que pasa también con su gente, porque hoy sufren a manos a manos de estos grupos criminales, delincuentes y terroristas que lo único que hacen es causar terror, daño y sufrimiento”. Mientras que, Eduardo Cretton del mismo distrito, señaló que “la función del acuerdo que firmaron los partidos políticos el 15 de noviembre de 2019, fue por la paz y la nueva Constitución, entonces este proceso, sobre todo para los que somos de la Región de La Araucanía, no nos sirve de nada si es que no nos devuelve nuestro derecho a vivir y trabajar en paz”.

Así mismo, y en representación del gobierno, el ministro secretario de gobierno, Jaime Bellolio, comentó que “la violencia nunca es parte de la democracia y no se requiere un estándar muy alto… alguien dijo por ahí que ella no tenía el estándar de Mandela. No, si no se requiere el estándar de Mandela, se requiere el estándar democrático básico para decir que la violencia no cabe en una democracia. Siempre se tiene que deponer las armas, nunca se puede ocupar la violencia, la funa, la amenaza a la vida a otras personas para hacer valer las ideas políticas”.

La polémica llegó incluso a solicitar que la presidenta de la Convención Constitucional y su declaración fuesen sometidas a la Comisión de Ética del órgano redactor, aunque finalmente esta opción fue desestimada por el mismo convencional Eduardo Cretton. Katerine Montealegre, de la Unión Demócrata Independiente, aseguró que “nosotros formamos hoy en día parte de una  comisión transitoria, en donde no existe un reglamento de ética propiamente tal, de hecho a nosotros se nos aplica ciertos artículos del estatuto de la Cámara de Diputados, someteremos al pleno el hecho de que, ante las denuncias presentadas por múltiples convencionales constituyentes por falta a la ética o por distintos actos que han creido que existen sesgos de discriminación, que estos actos sean regidos por el reglamento de la Cámara de Diputados, pero nosotros no podemos aplicar una normativa”.

Sin embargo, Marcos Barraza, convencional constitucional del distrito 13, defendió que “yo creo que la crítica fundamental es hacia el gobierno que ha sostenido una política sistemática de violencia en La Araucanía, generando terror en las comunidades indígenas, violentándolas de manera sistemática mediante allanamientos; detenciones ilegales de niñas, niños y adolescentes; con asesinatos como el de Camilo Catrillanca. Yo creo que quien no tiene ningún estándar ético para hablar sobre la violencia en La Araucanía es el gobierno”. Así mismo, Bessy Gallardo, representante independiente con cupo del Partido Progresista subrayó que “entiendo que hay un conflicto en la macro zona sur, pero también entiendo que tiene que ver con demandas ancestrales, tiene que ver con que el Estado de Chile devuelva las tierras, tiene que ver con que hay violaciones a los derechos humanos de las comunidades mapuche y efectivamente Elisa Loncón no tiene el estatus de Nelson Mandela”. Unidad Constituyente no quisieron referirse a la polémica generada por la declaración de la presidenta.

Mientras la discusión ocupa el centro del debate, sesiona la Comisión de Ética, buscando acordar la estructura de su reglamento interno que controlará la ética y convivencia dentro de la Convención Constitucional, por lo que aún no se conoce si las declaraciones de la presidenta Elisa Loncon puedan significar algún tipo de sanción. Sin embargo, ya existen una serie de denuncias presentadas  por un grupo de convencionales constitucionales de la lista Vamos por Chile a la comisión por otros dichos de la misma Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa, en cuanto a esta carta, el grupo de convencionales aseguró que se trata de “sentar un precedente” para establecer criterios de probidad.

Al final de la tarde de trabajo, ni la mesa directiva ni, la propia Elisa Loncon, se refirieron a la polémica.

Por Magdalena Advis
Fecha 03 Ago 2021
Palabras clave