Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

En una cuarta entrega de nuestras Conversaciones Constituyentes, Tomás Laibe, convencional de Aysén, conversa sobre la contingencia nacional, cuenta en qué iniciativas constitucionales está trabajando y destaca la importancia de que ahora la comunidad LGBTQI+ tenga representación visible en un órgano tan importante como la Convención Constitucional. Conócelo más junto a Contexto Factual.

Tomás Laibe, convencional por la región de Aysén (distrito 27) milita desde el año 2012 en el Partido Socialista. Admite eso sí, que su militancia se activó cuando desde Puerto Aysén llegó a Santiago para sus estudios universitarios el 2014. Seis años después volvió a su ciudad natal, con el ímpetu de crear un comando por el Apruebo. Ahí fue sedimentando su liderazgo, que hoy lo tienen como uno de los 7 representantes de la comunidad LGBTQI+  en la Convención Constitucional. 

Vienes de una región en la que han ganado candidaturas conservadoras. ¿Cómo fue ganar la elección?

Creo que fueron varias cosas. Mi primera motivación fue tener un comando en Puerto Aysén, ya que siempre los liderazgos venían de Coyhaique, porque la centralización se replica también en las regiones. Luego viene todo el ímpetu por la lucha de la disidencia sexual pero desde lo interseccional, es decir: el enfoque de género, cómo nos hacemos cargo de la inclusión de la discapacidad y otras comunidades socialmente excluidas. Desde ahí levantamos la campaña y no fue tan fácil, porque al inicio mucha gente nos cuestionaba levantar la bandera LGBT en una región tan conservadora y lo que yo siempre les dije es que estos temas son siempre silenciosos, porque mucha gente no demuestra su convicción. Pero porque alguien lo hace, aparece la realidad. Y algo que he podido hacer como constituyente es visibilizar nuestras banderas, normalizarlas. Ya no queremos estar en las sombras. 

¿Qué significa ser convencional LGBTQI+?

Es un hito histórico que tengamos a otros 7 convencionales de la disidencia sexual, que se reconocen así mismos como parte de la disidencia. Estábamos acostumbrados y a las mujeres también les pasaba, que otros grupos representan nuestras banderas. Creo que hay que tener representantes de las propias comunidades para poder llevar adelante su agenda. Y eso pasa con los pueblos originarios, las mujeres, la disidencia sexual. Es una buena hora, le hace bien a la democracia, le hace bien a las instituciones. En segundo lugar, tenemos una agenda concreta. ¿Con qué tiene que ver? con derechos sociales, pero también con educación sexual integral, con hacer una discusión sobre lo que entendemos por familia, una norma antidiscriminación, hay una agenda super concreta. La mayoría de nosotres busca algo que es simbólico,un cambio cultural. Por ser electos, por existir y visibilizar una realidad, estamos aportando a un cambio en la realidad del país y en especial desde nuestros territorios. Porque la mayoría de los convencionales disidentes somos de regiones, entonces también estamos en los Ríos, en Coquimbo, en Aysén. Tenemos la misión de cambiar una realidad tan conservadora y a veces muy lejana a la realidad que se vive en Santiago, donde hay un mayor cambio cultural, un mayor sentido progresista. 

Ya están arriba las plataformas para recibir iniciativas constitucionales desde la ciudadanía. ¿Estás trabajando en alguna iniciativa convencional?

Estamos trabajando en una iniciativa desde los convencionales, en distintos ámbitos. Algunas tienen que ver con la comisión que yo integro, de Sistemas de Justicia. Ahí estamos trabajando una norma para la creación de la figura del “Defensor del pueblo”, una sobre la finalidad de la pena, también hemos estado discutiendo normas que tienen que ver con otras materias. Respecto al régimen político he estado trabajando con convencionales que están ahí. Respecto a generar un principio de No Discriminación es importante también para la red disidente. 

¿Y con organizaciones sociales?

Sí, en paralelo estoy trabajando con organizaciones sociales para apoyarlas en el ingreso de estas iniciativas, por supuesto con organizaciones de la disidencia sexual, que están trabajando en normas constitucionales y que estarán ingresando la próxima semana. Hay varias que son super interesantes, como por ejemplo, el derecho a la identidad, que está en otros cuerpos constitucionales y que creo que está muy vinculado a la identidad de género, pero en general es para generar una reivindicación identitaria que está muy marcada en la Convención Constitucional. 

Hace una semana se aprobó el matrimonio igualitario ¿Qué significa su aprobación mientras se discute la nueva Constitución?

Lo que hemos visto en los últimos años es un crecimiento de la población que está a favor del matrimonio igualitario y eso lo reflejan todas las encuestas, incluso con adopción homoparental. Por eso, actualmente tener un candidato que busca borrar todos nuestros avances, es algo tan controversial en los últimos años. Busca eliminar el Instituto de los Derechos Humanos, que va en una dirección contraria a lo que deberíamos avanzar. Creo que el riesgo de esta elección está en la polarización, que no cuenta con que la sociedad tiene un sentido común mucho más equilibrado, más matizado. Por eso la responsabilidad de Gabriel Boric como también de José Antonio Kast es ampliar la mirada, ampliar la discusión. Hay que ser capaz de enfrentar seguridad y migración, que sí son relevantes para la ciudadanía.  

¿Cómo proyectas el futuro de la Convención Constitucional en miras a las próximas elecciones? 

La Convención tiene que relacionarse con quien salga como presidente. Nosotros tenemos un mandato, con una tremenda mayoría a favor y ese mandato se tiene que cumplir.Cualquier intento que vaya en contra de eso, es antidemocrático. Eso hay que dejarlo muy en claro. Obviamente yo tengo una opinión personal, creo que hemos tenido dos candidatos que han manifestado posturas contrapuestas respecto a la Convención. Gabriel Boric dijo que iba a apoyar el proceso, que incluso puede apoyar reformas constitucionales, y por otro lado, tenemos al candidato Kast, que busca desacreditar el trabajo de la Convención. Para quienes buscan apoyar el trabajo de la Convención ven dos opciones claras: unos que van a apoyar y otros que buscan ponerle obstáculos. No hay donde perderse. 

Por Daniela Yáñez
Fecha 14 Dic 2021