Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Este momento implica a la vez una de las tareas más complejas y desafiantes para todas y todos quienes, desde diferentes movimientos sociales, hemos empujado por décadas la necesidad de una Nueva Constitución para nuestro país”, inicia el documento de 44 páginas, publicado hace unos días por la agrupación sindical. En él se exponen los cuatro puntos más importantes para la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Comenzó julio con la presentación de las propuestas, ocasión en la que Silvia Silva, presidenta de la CUT indicó que estamos haciendo un planteamiento sustantivo en torno a valores fundamentales como la no discriminación, la inclusión y la equidad de género desde la perspectiva de las mujeres trabajadoras, que enfrentamos mayor precariedad, menores ingresos, más inseguridad, y, en muchos casos, somos jefas de hogar llevando el único ingreso a nuestras familias”. Además, en el evento también participaron Juan Somavía, presidente del Consejo Asesor de la propuesta constituyente de la CUT, Humberto Villasmil, especialista Principal en Normas Internacionales del Trabajo y Relaciones Laborales de la OIT Cono Sur, Arlette Gay, directora de Proyectos de la FES y Bárbara Figueroa, vicepresidenta de Relaciones Internacionales y ex presidenta de la CUT.

 

El documento fue redactado por un equipo de 18 personas, entre dirigentes sindicales, investigadores y académicos, en un trabajo que demoró más de cuatro meses -entre febrero y mayo de 2021-. Sin embargo, las propuestas se recogieron en los 15 quince Consejos Ramales de la CUT, proceso que tomó más de ocho meses y que dio paso a la Guía Sindical por el Cambio Constitucional publicada por Fundación Instituto de Estudios Laborales (FIEL). En total, la redacción de las cuatro propuestas de la CUT, tardó más de 18 meses.

 

  1. Trabajo decente: Pilar de la nueva Constitución

 

Inicialmente el conglomerado sindical, establece la necesidad de construir un trabajo “decente” sobre la base de un Modelo de Desarrollo para el Trabajo Decente, que incluya una visión feminista, valoración de todos los trabajos; así como un contrato con salario para progresar, con igualdad material y sin discriminación. Además subrayan la necesidad de mantener la libertad sindical, que incluya el sindicalismo autónomo y considere la negociación colectiva en todos los niveles, así como el derecho a huelga multipropósito. Finalmente agregan la necesidad de terminar con el trabajo infantil, también con el trabajo forzoso y consedes derechos sociales de seguridad social.

 

La propuesta finaliza indicando que “se insertará en el reconocimiento del conjunto de derechos sociales que son parte integral del constitucionalismo social: educación, salud, vivienda, medio ambiente sano y tantos otros. Además, será coherente con una visión amplia y robusta de la democracia, que no reduce la participación al voto, sino que se abre a la deliberación social, debiendo estar precedido de un fuerte reconocimiento y protección de los interlocutores”.

 

  1. Estado y modelo de desarrollo para el trabajo decente

 

Si aspiramos que la Nueva Constitución establezca como uno de los objetivos fundamentales dotar de dignidad a las personas a través del ejercicio de los derechos sociales, en este caso, del derecho al Trabajo Decente, será necesario consagrar las condiciones para lograr tal objetivo” señala el documento que propone la creación de un Modelo de Desarrollo Justo y Sostenible. En esta sección, los autores se refieren a la necesidad de que el Estado que se rige por la nueva Constitución deberá responder a las demandas sociales que iniciaron el proceso constituyente en primer lugar. Por lo que este deberá tener un importante sentido de solidaridad que promueva “la protección de los derechos fundamentales en el trabajo, el acceso a un trabajo decente, las formas de organización de la producción, el rol de la empresa en la sociedad, la distribución de los ingresos que genera el trabajo, los sistemas de seguridad social, los sistemas impositivos, el desarrollo social de los diversos territorios, los sistemas de formación para la vida y el trabajo”.

 

Así mismo, la organización instala la necesidad de que el nuevo Estado de Chile asegure la adecuada distribución del ingreso y la riqueza nacional, así como el pleno empleo y valoración de todas las formas de trabajo, que respete los derechos laborales y reconozca el valor económico del trabajo.

 

  1. Elementos desde el trabajo decente para una constitución feminista

 

La CUT, añade a la idea del trabajo decente que este debe ser  “uno de los pilares en que se sostenga lo lingüístico, lo cultural, lo social, lo económico, lo institucional y lo político en el texto constitucional” mientras que “el Feminismo debe integrar transversalmente cada una de estas dimensiones y por cierto, la forma en que se reconoce, se garantiza y se regula el Trabajo”. Así, la propuesta sostiene la necesidad de integrar una visión de género e igualdad de condiciones laborales que respeten las propuestas del movimiento feminista.

 

Concretamente, la organización sindical subraya la necesidad de integrar derechos de la maternidad dentro del mundo de los derechos laborales y que, de este modo, se incluyan derechos al post natal, cuidados y prenatal. Así “debieran consagrarse en términos obligatorios mínimos tanto para hombres como para mujeres, eliminando cualquier división del trabajo sostenida en una concepción de género y el supuesto “costo” que de forma histórica el empleo carga exclusivamente en las mujeres”.

 

Finalmente, el texto hace un llamado a que la nueva Constitución debe respetar los tratados internacionales que respete el principio de la igualdad, así como las ultimas recomendaciones del Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de 2018.

 

  1. La nueva Constitución frente a las transformaciones del trabajo

 

La organización se pone en la situación de las renovaciones laborales que traerá el avance tecnológico del futuro, así sostienen que “la Nueva Constitución nos permitirá establecer nuevos principios y valores para organizar la sociedad que se desea, pero con mirada en los retos del futuro, sus impactos y cómo nos preparamos para que todos y todas puedan beneficiarse de aquello”. La instalación de un Estado que sepa responder a las posibles necesidades sociales que aparezcan debido a los cambios en la tecnología, es una de las prioridades del conglomerado.

 

En ese sentido, la creación de un Sistemas de la Seguridad Social del trabajo universales que proteja a los trabajadores y sus familias en caso de crisis es una de las propuestas de la CUT y que este será coordinado con el Plan de Capacitación que se establezca en la nueva Constitución. Esto sumando con las negociaciones colectivas y el diálogo permanente con los trabajadores, será, de acuerdo con la agrupación de sindicados, lo que permitirá resguardar el trabajo.

 

  1. Bloque de laboralidad constitucional: Trabajo Decente para todas y todos

 

En el último subtítulo, el texto hace un resumen de los anteriores títulos, proponiendo distintas redacciones para el Derecho al Trabajo Decente y su protección; La protección constitucional de la relación laboral; Salario decente para vivir (y no sobrevivir); Igualdad material y no discriminación e igual salario por Trabajo de igual valor; Libertad sindical: una verdadera autonomía colectiva; así como los Derechos Sociales de Seguridad social y Piso de Protección Social.

 

De este modo, la CUT, organización multisindical creada en 1988, ha publicado sus bases esenciales a la hora de referirse a los derechos laborales y cómo estos deberían tratarse en la nueva Constitución, así como en el futuro de Chile. Ahora el texto, dispuesto a los convencionales constitucionales, queda dentro de un amplio número de propuestas que se han presentado al órgano redactor.