Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Ruta Contexto

Compuestos por casi todos los electos de La Lista del Pueblo, algunos representantes de escaños reservados y otros independientes que llegaron a la Convención de forma solitaria, 33 convencionales constitucionales se unieron como bancada y dieron a conocer las “garantías democráticas” que los y las regirán. Su eje principal:  hacer efectiva la soberanía popular de la asamblea, sin subordinarse al Acuerdo por la Paz firmado el 15 de noviembre de 2019, lo cual generó críticas transversales. 

“Estamos ante un nuevo ciclo histórico en Chile. Este cambio, así como el proceso constituyente que lo acompaña, no se lo debemos a nadie más que a la fuerza ineludible y desbordante con que nos hemos levantado como pueblos. Hemos impugnado a los responsables políticos de la precarización de la vida, a la vez que nos hemos propuesto combatir la devastación de territorios y la criminalización de nuestras luchas por más de 30, 47, 500 años. Tras el salto al torniquete de secundarias y secundarios y ante un gobierno que nos declaraba la guerra y apuntaba sus armas a nuestros ojos, salimos en cada rincón del país y perdimos, al fin el miedo”. 

Es el comienzo de la declaración realizada por la “Vocería de los Pueblos”, grupo de 33 convencionales constitucionales articulados como una bancada de cara al comienzo de operación del órgano que redactará la nueva propuesta de Constitución. Son integrantes de la Lista del Pueblo, representantes de escaños reservados, independientes que llegaron en solitario a la Convención y tres convencionales parte de Apruebo Dignidad, pero sin militancia política.

En su presentación fueron claros: “Manifestamos nuestro compromiso democratico con el ejercicio soberano de los pueblos (…) Nos llamamos a hacer efectiva la soberanía popular de la constituyente, expresada tanto en el reglamento como en las normativos que debe darse, sin subordinarnos a un Acuerdo por la Paz que nunca suscribieron los pueblos. Lo afirmamos también respecto de toda la institucionalidad de nuestro país, que habrá de someterse al fin a la deliberación popular”. 

Por esto, presentaron seis llamados a la articulación de un “nuevo ciclo político en Chile” en los que se proponen ser la vocería de todos los pueblos que quieren un nuevo país. Sus lineamientos, como “principio de una política de dignidad que pone por delante la vida de las mayorías y el deseo popular de transformarlas en lo más profundo”, son:

  1. Poner en libertad a los presos y presas de la revuelta y mapuche.
  2. Fin a los pactos secretos de la biolación a los derechos humanos.
  3. Reconocimiento y reparación a las víctimas de violaciones de derechos humanos y fin a la devastación socioambiental.
  4. Desmilitarización de La Araucanía y reconocimiento de un Estado Plurinacional.
  5. Fin a las expulsiones de migrantes.
  6. Autonomía de la Convención que no será limitado por reglas inamovibles, sino que debe ser expresivo de la voluntad popular.

Reacciones ante la conformación de la bancada

La declaración de principios de la bancada generó algunas críticas transversales del espectro político, recibiendo acusaciones de faltar al espíritu del proceso. Al respecto se manifestaron diputados, candidatos presidenciales y compañeros convencionales.

El abogado y convencional constitucional electo, Agustín Squella, manifestó preocupación por el último punto de la declaración en entrevista con Radio Infinita: “Si competí como constituyente en el marco de unas reglas, estoy comprometido a respetar esa regla de los acuerdos (…) me preocupan las prácticas de congresistas que están adoptando ciertos grupos. Se empiezan a comportar como bancadas”.

“Es una mala noticia porque expresa un sentir poco democrático, una incomprensión de las reglas, porque aquí no hay un pueblo sin límites, sino que lo que hay es un poder derivativo bien limitado y lo tercero una pretensión bastante curiosa, porque lo que buscan es desde una minoría, imponer los términos. Chile lo menos necesita son dictaduras de la minoría”, agregó el diputado de Renovación Nacional, Diego Schalper.

Asimismo, a través de redes sociales también hubo comentarios.

¿Se unirá Apruebo Dignidad?

Con la integración de tres integrantes de Apruebo Dignidad en el listado (Carolina Vilches, IND-Comunes; Manuela Royo, IND-Igualdad y Vanessa Hoppe, IND-PC), se abre la duda sobre la incorporación del conglomerado que une al Frente Amplio con el Partido Comunista a la bancada.

La presidenta de Convergencia Social, Alondra Arellano, no cerró la puerta a la posibilidad.

“De momento no se han contactado con nosotres, y entendemos que puede existir desconfianza hacia quienes militamos en partidos políticos, pero nuestra posición es tender puentes y al ver las demandas que plantean me parece que estamos en una posición similar, por eso reafirmamos que estamos dispuestos a coordinarnos con todos y todas con quienes tengamos ideas cercanas, sobre todo en los barrios y en el trabajo territorial donde tenemos que empujar con fuerza que la ciudadanía participe y sea la protagonista del proceso”, argumentó.

Asimismo, Contexto Factual se comunicó con el equipo de la líder del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, quien señaló que, por el momento, no se referiría al respecto.

Por Valentina Matus Barahona
Fecha 10 Jun 2021