Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

Después de ser rechazado la semana pasada, el proyecto de voto en dos días volvió a la Cámara de Diputados y Diputadas, donde finalmente fue aprobado por una amplia mayoría. ¿Qué cambió? Contexto Factual conversó con dos parlamentarios que protagonizaron el acuerdo.

A tan solo un mes de las elecciones del 11 abril, coincidentemente este jueves, 11 de marzo, se aprobó finalmente en la Cámara de Diputados y Diputadas el proyecto de reforma constitucional para ampliar la jornada de votación a los días sábado y domingo. Acuerdo que una semana atrás no fue posible de alcanzar en la Cámara Baja pese al consenso general que hay en torno a la urgencia para poder llevar a cabo su adecuada implementación (ver artículo).

¿Qué cambió? Conversamos con los diputados Juan Antonio Coloma (UDI) y Andrea Parra (PPD), quienes estuvieron implicados en la discusión, para entender las claves que permitieron aprobar el proyecto de voto en dos días.

El camino para destrabar el proyecto 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la primera votación se llevó a cabo el día viernes 2 de marzo. Los viernes no hay sesiones en el Congreso y, según explica el diputado Coloma, 18 diputados de todos los sectores políticos no acudieron a la votación.

No obstante, y apuntando a que varios diputados de la bancada oficialista también votaron en contra ese día, la diputada Parra explica que “estamos en un contexto de mucha desconfianza, no sólo en la oposición sino también en el oficialismo, y el tema de resguardar la fiabilidad de las elecciones y la democracia no es un tema menor”. En este sentido, el diputado Coloma afirma que “obviamente había quienes tenían resquemores respecto a la forma en la cual se custodiaban las urnas y sobre esto, era importante lograr un consenso sobre la responsabilidad de que todos quienes tenemos participación política vamos a tener que hacer al momento de cuidar un determinado proceso electoral”. En la Comisión Mixta se hicieron indicaciones para resolver este punto.

“Incluimos en la propia reforma constitucional el aumento en las forma de fiscalizar el fiel cuidado de las urnas durante la noche de la elección”, explica Coloma, y detalla que “quedó expresamente establecido sellos especiales de los útiles electorales, de las urnas, de los lugares donde se van a custodiar las mesas, que haya personas que puedan pernoctar: un representante de cada una de las listas, seis o siete personas que puedan hacer visualmente un control de que no existe ningún tipo de intromisión en la urna”.

En esta línea, Andrea Parra, que además fue una de las principales impulsoras del proyecto de voto anticipado (ver artículo), critica que el Gobierno presentó este proyecto “a última hora”. “Este tema podría haberse resuelto por lo menos hace siete meses, cuando se presentaron las mociones de voto anticipado y si el propio Gobierno se hubiera abierto a dialogar con la oposición pero finalmente, sacaron la calculadora electoral y por dilatar esa iniciativa el Gobierno presenta a última hora este proyecto y nosotros teníamos que darle tranquilidad a la ciudadanía y a los propios parlamentarios que manifestaban esta sensación de desconfianza y qué más que elevar el estándar de seguridad”.

Otro de los puntos que destacaron ambos diputados fue la necesidad de descontagiar los centros de votación.

“Estamos en una fase muy compleja de la pandemia y que priorizar la salud de la población”, afirma Parra, quien reconoce que “además con las recomendaciones del Colegio Médico y con las recomendaciones del consejo asesor del Covid-19, no teníamos alternativa más que pensar en evitar las aglomeraciones y contagios. Mi recomendación para la bancada completa fue priorizar esos elementos el día de la votación”.

En este sentido, Coloma afirma que “con el aumento que ha habido en la última semana en materia de contagios, evidentemente tener largas filas, kilométricas, afuera de los locales de votación, favorecía la propagación del virus”. “Hay que pensar que en la elección anterior tuvimos filas de varias cuadras y eran dos votos y cada voto con dos opciones. Esta vez son cuatro votos, dos de los cuales van a tener en promedio 50 candidatos. Lo que, según estimaciones del Servel, eleva el tiempo promedio de votación de 1 minuto 20 segundos a 4 minutos 30 segundos, por lo que se va a necesitar más tiempo para votar”, asegura Coloma.

También se discutió en la Comisión Mixta cómo resguardar a la población de riesgo. “Se fue llegando a un consenso de que se necesitaba establecer algún tipo de prioridad para adultos mayores, embarazadas y personas con discapacidad para que pudieran tener la tranquilidad de ir a votar sin filas y así evitar el contagio en las poblaciones de mayor riesgo”, asegura Coloma.

Finalmente, el proyecto que necesitaba 103 votos a favor para ser aprobado en la Cámara fue aprobado ampliamente con la aprobación de 119 diputados y diputadas.

Por Agustín Vázquez
Fecha 12 Mar 2021