Plataforma Contexto
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales
Quiénes Somos Contexto Factual Temas Constitucionales Lupa Electoral

A dos meses del plebiscito, distintas autoridades del gobierno han señalado que una alternativa a considerar es que los pacientes que estén activos por Covid-19 al momento de la elección, no voten. El Servel tiene hasta el 10 de septiembre para comunicar el protocolo a seguir en este caso, y si bien algunos plantean que colisionarán dos derechos, otros insisten en que el Estado debe asegurar la participación de toda la ciudadanía.

Martes, 4 de agosto. El ministro de Salud, Enrique Paris, asegura mientras da a conocer el balance diario de la situación sanitaria nacional, que “es obvio que los pacientes Covid tienen derecho a votar. Es un derecho constitucional ejercer su voto”, y aclaró que junto al Servicio Electoral (Servel) se estaba trabajando para asegurar que esto pudiese ocurrir de forma segura.
Tres semanas después, su posición era otra completamente diferente. El 24 de agosto, el jefe de cartera dio a conocer su opinión a Publimetro: quienes sean casos activos no deberían ir a votar dado que podría incidir en la participación de quienes no tienen el virus.
Lo último es compartido por otros miembros del gabinete del Presidente Sebastián Piñera.
Jaime Bellolio, ministro vocero de Gobierno, aseguró el martes 25 en El Diario de Cooperativa: “No se puede restringir por ley la votación. Otra cosa distinta es cuando una persona tiene una enfermedad infecciosa y, por orden médica, tiene que quedarse en su hogar y, por tanto, no puede ir a votar. En este caso colisionan el derecho a la salud con el derecho a la votación”.
Y luego prosiguió diciendo que desde el gobierno no ven “ninguna razón por la cual innovar en la obligación de que personas que estén con Covid positivo tengan que guardar cuarentena por la seguridad y salud de ellos, y por la seguridad y salud del resto de las personas”.
A pesar de la postura que están asumiendo las autoridades de gobierno, el presidente del Consejo Directivo del Servel, Patricio Santamaría, señaló en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados y Diputadas que “el Servel va a tomar todas las medidas sanitarias para que el plebiscito sea seguro, y va a buscar hasta último momento la posibilidad de algún mecanismo que permita que participen todas las personas que no estén impedidas por una causa legal o constitucional”. Y el coronavirus no están en ninguna de esas dos categorías.
El actual protocolo sanitario aprobado por el Ministerio de Salud tiene todavía pendiente la resolución sobre las personas que sean casos activos de Covid-19 a la fecha del plebiscito y desde el Servel señalan que tienen hasta el 10 de septiembre para presentar su propuesta.

Búsqueda de alternativas

El valor de la democracia es uno de los pilares de los discursos del Presidente Piñera. Lo usa recurrentemente, tanto para referirse a Chile u otros países, argumentando en diferentes instancias que “la democracia es un valor fundamental que no hay que dar por garantizado“, “tiene que haber libertad política, cuya mejor expresión es la democracia” o “un pilar fundamental de nuestra democracia es el  respeto a la Constitución, las leyes y el estado de derecho, en su forma y en su espíritu”, dicho en la última Cuenta Pública, una locución marcada de comienzo a fin por la pandemia y el estallido social de octubre de 2019.
El primer artículo de la Constitución señala que el Estado debe asegurar el derecho de las personas a participar con igualdad de oportunidades en la vida nacional. Por otro lado, el artículo 13 señala que todo ciudadano tiene derecho a sufragar y, el artículo 16, que la suspensión se ejercerá sólo sobre quienes hayan sido condenados a pena aflictiva o por interdicción en caso de demencia. Y en el artículo 19 número 2 dice que “ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias”, dado que todos y todas son iguales ante la ley.
“Hoy día todos debemos concentrarnos en ampliar la participación y establecer las mejores condiciones para un voto seguro. Eso también implica que el Servel haga un esfuerzo en flexibilizar cómo han ocurrido los procesos electorales a lo largo de la historia de nuestro país”, señaló la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, en conjunto a otras sociedades médicas e instituciones que trabajan en procesos electorales al presentar una serie de propuestas para garantizar un plebiscito seguro.
Si bien se extendieron las atribuciones del Servel, la abogada y académica del Magíster en Derecho LLM UC, Marcela Peredo, argumenta que sea cual sea la solución, al involucrar derechos se debe resolver de forma legislativa: “Cualquier medida para que sea válida y sea conforme a las convenciones de derechos humanos, tendría que ir acompañada, aunque sea, por una ley de un artículo. Tampoco la idea es que, por el ejercicio del derecho a sufragio, tú expongas a la comunidad a contagiarse. Sería un problema para el gobierno porque en el fondo tiene la obligación de garantizar un plebiscito seguro”.
“Lo que establece la ley es que las personas tienen derecho a emitir su voto, por lo tanto el derecho establecido en la Constitución debiese ser superior a una restricción específica que establezca una ley. El Gobierno debiese buscar todas las alternativas posibles para garantizar la protección a la salud de los contagiados, de la población y generar condiciones para que puedan votar”, señala el coordinador del Laboratorio Constitucional de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes.
Si bien el Colegio Médico señaló estar de acuerdo con las autoridades respecto a que los casos y los contactos estrechos se mantengan en cuarentena y aislamiento, junto a las otras instituciones propusieron establecer un voto no presencial. “Por correo, domiciliario o un voto delegado que permita participar de estos procesos como también dar la seguridad al resto de la ciudadanía de que no se van a encontrar con pacientes positivos o contactos estrechos”, señaló Siches.
Por otro lado, la exministra de Salud, Helia Molina, señaló a Contexto Factual que se debe encontrar la forma de garantizar el cuidado sanitario, pero también la participación: “Se debe asegurar el mecanismo para que todos tengan derecho a voto, se debe buscar algún método. Desde el punto de vista sanitario, puede haber diferentes posiciones, pero creo que la más correcta es buscar el mecanismo pero un voto no presencial. No va a ser una gran cantidad de personas, pero no creo que se deba permitir que haya gente que no vote”.
La decisión debe tomarse rápido, dado que cualquier modificación, ya sea a la forma de sufragio o a la restricción de él, debe llegar a consenso legislativo. “Ya estamos a 60 días y tendrían que negar ese derecho, o suspenderlo o restringirlo por ley, porque ni siquiera el estado de excepción constitucional restringe eso. Si tú excluyes a las personas con Covid –que se entiende, porque no es una restricción que pueda ser desproporcionada si la haces bien por ley y la justificas–, el Congreso tiene que estar de acuerdo. Pero es el Congreso el que debe hacerse cargo, no el Servel y ni siquiera el ministro de Salud”, explica Peredo.
Fuentes señala que hay algunos mecanismos que podrían garantizar el cumplimiento del derecho a voto sin afectar al resto de la población. “La pregunta es si están dentro de los plazos para asegurar esto y además para las futuras elecciones, pero sí le corresponde al gobierno y a las autoridades públicas velar por que estos dos principios, la protección de salud y el derecho a voto, se cumplan”, dice el cientista político.
En el Congreso se han propuesto proyectos para asegurar la participación de toda la ciudadanía en el plebiscito, como el del senador Alejandro Navarro, que extiende la votación a dos días; o el de diputados del Frente Amplio y otros que permite el cambio de domicilio. Pero hasta ahora, ninguno ha avanzado en su trámite constitucional.
El que sí avanzó y se encuentra ad portas de su promulgación fue el que presentaron senadores de oposición que modifica normas respecto al plebiscito nacional de octubre de 2020. Inicialmente, proponía que el Servel estableciera horarios privilegiados de votación para las personas mayores de 60 años, personas con enfermedades de riesgo y a aquellas personas que se encuentren en aislamiento o cuarentena. Sin embargo, la indicación fue eliminada del proyecto y reemplazada por asegurar promover “horarios preferentes de votación a diferentes grupos de personas”, sin la necesidad de incluir a quienes tengan el virus.
Por Valentina Matus Barahona
Fecha 27 Ago 2020