¿Qué estás pensando?: El rol de las cuentas anómalas de Twitter en el proceso constituyente

Valentina Matus
21 Oct 2020

Las redes sociales a nivel mundial se han convertido en una plataforma perfecta para la difusión de discusiones, desinformación y mentiras, influyendo de forma relevante en procesos democráticos como elecciones y plebiscitos. ¿Te imaginas una cuenta de Twitter que publique más de 500 veces en un mes? A aquellas se les identifica como “anómalas” dado que no es un comportamiento común –hay estudios que indican que un usuario activo escribe en promedio 138 tuits en 30 días–, y muchas de ellas son las que contribuyen a la propagación de contenidos dañinos para el objetivo de lograr una sociedad informada. Ha pasado en otros países, y ahora ocurre en Chile con el proceso constituyente. El estudio “La red social Twitter y el proceso constituyente: el caso de las cuentas anómalas”, elaborado en conjunto por Fundación Interpreta y la Plataforma Contexto encontró al menos 1.036 usuarios anómalos, un 96% de ellos ligados a la opción Rechazo. ¿Cómo se mueve su mensaje y a qué hace referencia? Revísalo en el siguiente reportaje.

Despertar y tomar el teléfono. Ingresar a Twitter y comenzar a leer las publicaciones diarias. Encontraste algo interesante y le hiciste click. El usuario que lo escribió tiene un nombre extraño, muchas letras y números que no te dan un nombre ni una ubicación. Pero tiene una bandera de Chile, por lo que sabes que es de tu país y más de 30.000 seguidores, así que estás casi seguro de que es alguien con arrastre.

“Chuta, más de dos mil retuits y cinco mil me gusta”, te dices a ti mismo, así que decides operar de la misma forma y darle resonancia. ¿Cuál es el problema? Que lo que decía el mensaje era falso, y ahora cientos de miles de personas, si no millones, leerán algo que carece de veracidad, sin necesariamente cuestionarse si es correcto compartirlo. 

Así operan las redes sociales, plataformas que se han convertido en un foco perfecto para la difusión rápida de ideas y discusiones, pero también de desinformación y mentiras. El problema es que lo que ocurre en el espacio cibernético no se queda ahí, sino se traspasa a la realidad. Impactan en las personas y su forma de pensar y actuar. Ejemplos de ello fue cómo influyeron los mensajes compartidos en internet y por mensajería instantánea en las últimas elecciones presidenciales brasileñas y estadounidenses, donde el contenido que circulaba promovió el triunfo de Jair Bolsonaro y Donald Trump, respectivamente, muchas veces mediante información falsa. 

Y ahora, con el proceso constituyente en curso, está ocurriendo en Chile. 

Ad portas del plebiscito en el que se decidirá si se redacta o no una nueva Constitución, las campañas no oficiales a favor del Apruebo y el Rechazo llevan casi un año andando en redes sociales. Tras la firma del Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución el 15 de noviembre de 2019 y la pandemia de Covid-19 que obligó a mover la fecha original de la votación, han pasado más de 11 meses en que, con altos y bajos, el referéndum ha sido protagonista de la esfera pública. 

Esto también ha significado que en redes sociales haya millones de mensajes, noticias y publicaciones relacionadas al proceso constituyente y todos los temas asociados que han fluctuado a través del tiempo. Algunos de ellos constituyen opiniones, otras noticias y también mucha desinformación. Son emitidas por autoridades, figuras públicas, ciudadanos con nombre y apellido o bien, cuentas anónimas. 

Con aquellos antecedentes, la Fundación Interpreta junto a Plataforma Contexto realizaron un informe donde se evidencian los resultados de un estudio exhaustivo del comportamiento de diferentes cuentas en Twitter respecto al proceso constituyente, el Apruebo y el Rechazo. ¿Qué ocurre con las cuentas anómalas? ¿Cómo influyen en el debate público y qué efectos pueden tener sobre los procesos democráticos? El detalle a continuación.

La ventaja del Rechazo

3,5 millones de publicaciones entre el 18 de octubre de 2019 y el 13 de octubre de 2020 de 343 mil autores y autoras. Ese fue el universo de contenido que abarcó el análisis para el estudio titulado La red social Twitter y el proceso constituyente: el caso de las cuentas anómalas

Si bien todos los días del período indicado se publicaron mensajes asociados al plebiscito y sus temáticas adyacentes, hubo tres momentos claves en que aumentó considerablemente la cantidad de menciones: el 14 y 15 de noviembre de 2019, noche y madrugada en que se informó el acuerdo político para dar curso a proceso constituyente; el 26 de abril de 2020, fecha original del plebiscito; y el 26 de agosto de 2020, día en la cual se dio inicio a las campañas oficiales por las opciones Apruebo y Rechazo. 

¿Qué se hablaba durante aquellos días y quiénes lideraban la conversación? A través de la aplicación Brandwatch se identificó una serie de hashtags que dan luces de cómo transcurrió el debate: en esas tres fechas, hubo casi 2 millones de menciones realizadas por 125 mil usuarios únicos (es decir, descontando los retuits). Sin embargo, la proporción de comentarios entre ambas opciones no es equitativa.



De un total de 1.950.669 menciones originales, un 73% utiliza y posiciona hashtags asociados al Rechazo, mientras que sólo un 27% corresponde a tendencias asociadas al Apruebo, tendencia que ha ocurrido de forma casi idéntica en el último año, a excepción del 26 de abril, único día en que quienes estar a favor de una nueva Constitución superaron las menciones de quienes están en contra, y por pequeño margen.



Sin embargo, cuando se analiza el número de autores que realizan publicaciones originales, la brecha se acorta y el resultado se invierte: de un total de 148.775 usuarios originales que utilizan los diferentes hashtags, un 57% corresponden al Apruebo y un 43% al Rechazo. Asimismo, el Apruebo supera en volumen de conversación al Rechazo en muchas más fechas que las del gráfico anterior. 

A partir de eso, el informe desprende una primera conclusión: a pesar de ser menos los autores ligados al Rechazo, logran generar más de la mitad de las menciones ligadas al proceso constituyente. De hecho, un usuario partidario del Rechazo tuitea casi cuatro veces más sobre su opción que alguien a favor del Apruebo. 

Alerta de cuenta anómala

En promedio, un usuario “medio” de Twitter, tuitea dos veces al mes, mientras que los usuarios más activos llegan a 138 veces, según el Centro de Investigación Pew. Esto no incluye cuentas "institucionales" como empresas, organizaciones y otros no humanos. Es decir, la gran mayoría de los mensajes provienen de una pequeña minoría de usuarios. 

Pero están también las cuentas que se escapan de esos parámetros. Que pueden llegar a triplicar o más el comportamiento de esos usuarios considerados activos dentro de una red social. Un comportamiento que no es normal y permite encender alarmas; son las llamadas “cuentas anómalas”.

Para identificarlas, los investigadores de Fundación Interpreta aislaron todas aquellas cuentas que hayan publicado en un mes 500 o más tuits sobre un mismo tema. ¿El resultado? Al menos 1.036 usuarios con comportamiento fuera de los parámetros normales: 999 se posicionaron con mensajes alusivos al Rechazo, mientras que sólo 37 lo hacen con el Apruebo. 

“La evidencia acá expuesta nos permite señalar que un 0,2% de autores generan más de un 10% del total de menciones originales. Es decir, 921 usuarios han generado alrededor 391 mil mensajes utilizando los hashtags del Rechazo, entre el 18 de octubre de 2019 y el 13 de octubre de 2020”, señala el informe. 

Es decir, un 96% de las publicaciones utilizan los hashtags asociados al Rechazo, mientras que sólo un 4% lo hace con los del Apruebo.



Asimismo, el análisis da cuenta de que aquellos usuarios “tienen una influencia importante sobre el debate político que se da en esta red social, posicionan hashtags asociados mayoritariamente a la opción Rechazo e inclinan la balanza de la discusión (de la red) hacia esta opción”. 

“Lo que buscan estas verdaderas ‘cyber tropas’ es polarizar, generar comunidades con cuentas falsas y, de alguna manera, generar un clima polar. ‘Estás conmigo o estás contra mí, por lo tanto atente a las consecuencias de estar contra mí, porque te vamos a tirar basura’. Esa es la lógica. Ha pasado con harta gente que incluso ha sido amenazada de muerte, en algunos casos. Un plebiscito con dos opciones se presta para la polarización”, indica el director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central, Marco Moreno.

"El uso de cuentas automatizadas (léase bots) en política es parte del arsenal de herramientas de las campañas electorales. Su uso ha sido ampliamente documentado en EE.UU., Reino Unido, Brasil, etc. Es evidente que en Chile, con el plebiscito ad portas, van a estar presentes. Su objetivo es influenciar a potenciales votantes para que se comporten de una manera particular, favorable a la campaña que las crea y promociona, ya sea favoreciendo una postura, criticando otra, movilizando a unos, desmovilizando a otros, muchas veces por la vía de la desinformación, la demonización de grupos y preferencias políticas alternativas. En ese sentido, claramente distorsionan la expresión política en redes sociales, y dificultan el legítimo contraste de posiciones. Es difícil determinar si una cuenta "anómala" es o no bot", argumenta el Director de Investigación y Director de Publicaciones de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, Sebastián Valenzuela.

¿Qué tipo de información es la que están promoviendo a través de sus hashtags? En el siguiente gráfico de racimo se pueden apreciar las palabras más asociadas entre sí, utilizadas por los partidarios de cada campaña.




El gráfico demuestra que los usuarios de cada opción tienen una serie de palabras recurrentes en su discurso, algo completamente esperable, según señala el profesor de Discurso Corporativo y Semiología de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, Pablo Matus: “La premisa de un discurso político –el de todos, no el de los partidos– es que tienen palabras clave cuyos significados están mucho más cargados, que es mucho más valioso para nosotros. Es a lo que normalmente uno aspira: nuestros cerebros activan rutas de pensamiento que sostienen materialmente esas ideas fuerza en nuestra mente. Por eso es que hay conceptos más recurrentes. La investigación ha demostrado que la forma de instalar esas ideas es repitiéndolas”.

“Que existan estos dos mundos, estos dos vocabularios, es súper normal. En cierto sentido, habla muy bien de cómo se han generado las campañas, porque una de las cosas que se ha detectado como un error o vicio –tanto de la teoría del discurso como la teoría del framing– es el riesgo que uno corre cuando empiezas a adoptar el lenguaje de los otros. Si estás en el sector A y empiezas a hablar usando el lenguaje del sector B, incluso para negarlo, se comete un error garrafal; cuando ocupas palabras de tu adversario, empiezas a legitimarlo”, agrega el doctor en Ciencias de la Comunicación.

Sin embargo, tal como se indicó anteriormente, la mayor cantidad de cuentas anómalas se asocian a partidarios del Rechazo. ¿Cuáles son los conceptos y frases que han promovido a lo largo de este año?



Si bien hay conceptos utilizados de manera transversal en la red por todo tipo de cuentas, hay otros que destacan y alertan acerca de su preocupación.

“El vocabulario y el lenguaje efectivamente construyen realidades, instalan un ambiente. Lo que pasó durante el fin de semana –desmanes y quema de iglesias luego de las manifestaciones en Plaza Baquedano por la conmemoración del 18 de octubre de 2019–, inevitablemente nos hace pensar en violencia, y son palabras que salen en el discurso público. Pero lo terrible es que a veces sin mayor motivación usamos esas palabras y, lo que dice mucha investigación, es que al construir una realidad desde ciertos marcos, empezamos a verla para siempre. Es muy difícil hoy día disociar la idea de violencia de la idea de manifestación, incluso cuando los datos muestran que no todas las manifestaciones son violentas. Es una lástima que cualquiera de los bandos recurra a palabras que tienen una significación, tanto denotativa como connotativa, que pueda ser mala para la democracia”, señala Matus

Sin embargo, no necesariamente tendría un impacto electoral. 

“El Rechazo ha hecho uso muy intensivo de esto y ha recurrido a los bots y a los trolls, que son parte de este mundo en donde interactúan ciudadanos comunes que son honestos y tienen opinión con el universo de fake news y discursos de odio que se han encargado de desarrollar. Lo que sí, la evidencia muestra, además, que la estrategia de redes sociales y especialmente Twitter, es efectiva cuando hay una elección reñida, cuando son cuatro o cinco puntos de diferencia entre una y otra opción. Este no es el caso. A pesar de todo el esfuerzo que ha habido de colonizar este territorio digital, la verdad es que la evidencia internacional muestra que la efectividad que puedan tener las redes, el impacto que pueden tener, es cuando hay una elección estrecha, que no sería el caso”, dice Moreno.

¿Quiénes son?

Quiénes están detrás de las cuentas anómalas –cuando son anónimas– es casi imposible de saber, dado que la plataforma no entrega mayor información acerca de los datos personales de quienes inscriben el usuario, pero sí se pueden identificar sus nombres. El informe destaca a figuras como el exministro de Mideplan durante la dictadura de Augusto Pinochet, Sergio Melnick, o usuarios como @FridaSikhalo, quien en su autobiografía se define como “anticomunista”; @Coquiangelica, quien se describe como nacionalista y pro vida; @RBerasain quien se define como republicano y libertario; o @Ceciliamemory, quien hace alusión a la libertad. Cada uno suma miles de seguidores que, a su vez, tienen redes con otros tantos millares, articulando una plataforma de amplificación, una caja de resonancia.

"La propaganda computacional toma muchas formas: redes de cuentas de Twitter altamente automatizadas; usuarios falsos en Facebook, YouTube e Instagram; chatbots en Tinder, Snapchat y Reddit. A menudo, las personas que ejecutan estas campañas encuentran formas de jugar con los algoritmos que utilizan las plataformas de redes sociales para distribuir noticias. Hacerlo generalmente significa romper los términos de servicio de las plataformas, violar las normas de la comunidad y usar las plataformas de maneras que sus diseñadores no pretendían. También puede significar infringir las pautas electorales, las regulaciones de privacidad o las reglas de protección al consumidor", indica Valenzuela.

En estas cuentas también hay un patrón asociado a las palabras y tendencias que más utilizan para autodefinirse, darse a conocer y promover su visión:



El estudio concluye que un 24,4% de los hashtags proviene de cuentas anómalas, lo que les permitió “intuir la existencia de una estrategia política que busca copar el espacio con trending topics en vez de proponer la discusión de contenidos políticos relevantes para el proceso en la agenda”.



Incluso se pueden identificar los “emojis” más utilizados:




Independiente de cuál sea su origen, sí tiene un efecto en la forma en la que se conduce la discusión, como señala Sebastián Valenzuela: "Distorsionan porque tanto los actores políticos como los ciudadanos, en la medida que usan como insumo para sus decisiones el contenido que ven en redes sociales, pueden tomar decisiones diferentes por la influencia de la propaganda computacional ilegítima".

Ahora bien, que estas cuentas tengan llegada hacia otros usuarios también se explica por la amplificación que otras personas puedan darle. 

El informe pudo identificar que el presidente del Partido Republicano, José Antonio Kast, el usuario @Francis2583052 –cuya cuenta fue creada en octubre de 2019 y ya cuenta con más de 113 mil publicaciones y 27 mil seguidores– el ya mencionado Sergio Melnick, el diputado Sergio Bobadilla (UDI)  y el locutor radial Gonzalo de la Carrera, la Asociación de Paz y Reconciliación en la Araucanía (APRA), Carabineros de Chile e incluso la Radio Agricultura (@agriculturafm) son quienes más retuitean y dan me gusta a las cuentas anómalas, propagando el discurso de odio y muchas veces desinformación que publican.

¿Cuáles son los temas sobre los que discuten? Sólo en el último mes, destacaron publicaciones sobre la liberación del carabinero detenido por empujar a un joven del río Mapocho; mensajes contra la fiscal Ximena Chong y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp; y tuits relacionados al “pantalonazo” que realizaron adherentes del Rechazo contra el Presidente Sebastián Piñera frente a La Moneda. 

Otro dato interesante: un 20% de estas cuentas anómalas fueron creadas después de octubre del 2019, mes que inició el proceso constitucional del cual lideran la discusión en la popular red social. 

¿Qué pasará después? 

“Aunque se pueden equivocar como pasó en el Brexit o en Colombia -con el proceso de Paz con las FARC-, todas las encuestas muestran que el Rechazo está muy lejos de siquiera acercarse al Apruebo, por tanto el impacto desde el punto de vista electoral no es significativo. Pero el efecto que sí puede tener es que comienza a polarizar el escenario político de cara a lo que van a ser los otros procesos electorales, especialmente el próximo año, y ahí es donde sí puede tener un efecto mayor”, concluye Moreno. 


Palabras clave: