La espera de los independientes para asegurar su participación en la Convención Constitucional

Valentina Matus
19 Nov 2020

El proyecto que facilita la inscripción de candidaturas independientes para la Convención Constitucional está comenzando su tramitación en el Senado, pero las organizaciones civiles piden celeridad. A menos de dos meses de que se cumpla el plazo para presentar los nombres ante el Servicio Electoral, exigen no sólo que se apruebe la iniciativa en cuestión, sino que también se establezcan otras normas para “equiparar la cancha” con los representantes de partidos políticos. Si bien todavía no hay nada resuelto, algunos ya trabajan para el momento decisivo.

Los días pasan y el límite para inscribir las candidaturas a la Convención Constituyente también. El plazo –fijado para el 11 de enero, según la Ley de Votaciones Populares y Escrutinios– puede parecer lejano, pero para hacer efectiva la postulación, hay un grupo que debe cumplir con más condiciones que otros: los independientes.

Quienes quieran presentarse como candidatos o candidatas sin afiliación a un partido político ni participación en alguna de sus listas, tienen que presentar un número de firmas equivale al 0,4% de los electores que votaron en las últimas elecciones parlamentarias del distrito al que quieran postular. Además, en caso de querer conformar listas, necesitan 1,5% de firmas y todo esto debe ser presentado de forma presencial ante un notario o encargado público en los territorios donde no hayan notarios (ver chequeo).

Los representantes de partidos políticos, al ya estar inscritos ante el Servicio Electoral, no necesitan recopilar firmas, sino que sólo deben cumplir con los requisitos mínimos para presentar candidaturas: ser ciudadano con derecho a sufragio, tener cumplidos 21 años de edad, haber cursado la enseñanza media o equivalente, y tener residencia en la región a que pertenezca el distrito electoral correspondiente durante un plazo no inferior a dos años, contado hacia atrás desde el día de la elección. Además, tienen que estar inscritos en su partido al menos dos meses antes de la presentación de la candidatura.

Como los y las independientes tienen que cumplir más requisitos, a mediados de septiembre ingresó al Congreso un proyecto que rebajaba el porcentaje de patrocinio para inscribir las candidaturas y listas, además de permitir que se realice de forma virtual con el uso de Clave Única.

El proyecto ya fue aprobado en la Cámara de Diputados y el oficio se envió al Senado el pasado 14 de octubre. Casi dos semanas después, la Presidencia puso suma urgencia al proyecto, movimiento que ya ha reiterado en dos oportunidades, la última el 17 de noviembre, esta vez con discusión inmediata.

El 12 de noviembre la Comisión de Constitución del Senado aprobó el proyecto en general, iniciando el estudio particular de la propuesta. El acuerdo de la comisión fue continuar el análisis en una próxima sesión, no obstante, en su siguiente reunión –realizada ayer– se discutió el proyecto que modifica la Carta Fundamental para establecer y regular un mecanismo de retiro de fondos previsionales. Hasta el momento, no hay detalles de la tabla de las siguientes sesiones. 

Ante la falta de avances para determinar la resolución del proyecto, diferentes organizaciones han insistido en apurar la discusión, incluso yendo hasta el mismo Congreso para levantar su solicitud.

Fue el caso de más de 120 organizaciones civiles y personas naturales, representadas por Gianina Figueroa de UnaPyme, integrantes de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipal y la Red de Investigadoras, entre otras, quienes junto al senador independiente Alejandro Guillier recurrieron a la calle Pedro Montt para entregarle una carta a la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, exigiendo la aprobación “con urgencia y oportunidad de normas que hagan viable la participación efectiva y equitativa de las candidaturas independientes, enriqueciendo así nuestro órgano constituyente a elegir en abril: facilidades para inscribir, financiamiento y posibilidad de pactos y subpactos son las materias que se requieren hoy”.


Sin embargo, el proyecto en tramitación no es considerado suficiente por las organizaciones firmantes, quienes indican que no permite “equiparar la cancha para que esas candidaturas puedan competir por la voluntad popular en igualdad de condiciones con las y los candidatos de los partidos políticos. Mientras estos pueden acumular votos en una misma lista y con otras a través de pactos, las candidaturas independientes competirán entre sí con escasas posibilidades de éxito. La experiencia previa de las elecciones al Congreso así lo demuestra”.

Por esto, junto a la rebaja de firmas, piden al Senado que se legisle sobre el financiamiento a las candidaturas independientes y la posibilidad de que sus listas que se conformen en los distritos puedan acordar pactos electorales con uno o más partidos políticos, un punto que fue rechazado por la Cámara de Diputados en su votación del 14 de octubre. 

Por otro lado, la agrupación Independientes No Neutrales, liderada por Rodrigo Jordán, abrió un espacio virtual de recolección de “prefirmas” que busca inscripciones para que, una vez que se promulgue el proyecto –en caso de hacerlo–, puedan contactar a quienes hayan ofrecido previamente su patrocinio. 


A la espera de la tramitación del proyecto, la iniciativa ya tiene detractores, como la senadora y presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, quien señaló al diario La Tercera que le “parece que puede ser popular pero no fortalece la democracia, y la democracia hay que cuidarla”. 


Palabras clave: