Verdadero, pero...

Economista Sebastián Edwards: “El derecho a la salud (...) no está en las constituciones de Suecia, Noruega, Islandia y Dinamarca. De las cinco naciones nórdicas, solo Finlandia tiene ese derecho a nivel constitucional”.

Valentina Matus
21 Ago 2020

Si sólo tienes 5 minutos, lee estas claves:

– El economista Sebastián Edwards señaló en una columna del diario El Mercurio que “hay una serie de derechos sociales que no están en las constituciones de la mayoría de los países nórdicos. El derecho a la salud, posiblemente el más icónico de todos, no está en las constituciones de Suecia, Noruega, Islandia y Dinamarca. De las cinco naciones nórdicas, solo Finlandia tiene ese derecho a nivel constitucional”.

– Los dichos fueron calificados como VERDADERO, PERO… Efectivamente, sólo la carta fundamental de Finlandia contiene de forma explícita la salud como un derecho, aunque otros países como Noruega e Islandia, incluyen indicaciones que aseguran asistencia sanitaria en casos específicos, como cuando alguien sufre alguna enfermedad o a niños y niñas.

– Es importante recalcar que el académico de UCLA señaló que esta evidencia “indica que es posible tener un excelente sistema de salud pública sin que el derecho esté incluido en la Carta Magna".

– Sin embargo, hay constituciones que fueron escritas antes del debate de derechos sociales que se llevó a cabo durante la segunda mitad del siglo XX. Además, los países nombrados adscriben a tratados internacionales que obligan a los estados a garantizar el derecho a la salud.


Los derechos sociales como la educación, alimentación o vivienda son demandas que la ciudadanía ha exigido en diferentes instancias de la historia chilena y no han quedado fuera de la discusión sobre un eventual proceso constituyente. En el coloquio de Icare llamado “¿Qué debería incluir la Constitución?”, fue un tema conversado por el abogado Rodrigo Correa, la cientista política Claudia Heiss y el antropólogo Pablo Ortúzar, quienes participaron de la instancia. 

El economista y académico de UCLA, Sebastián Edwards, aludió al evento en su columna publicada en el El Mercurio el 20 de agosto, indicando que Heiss profundizó en la idea de incluir los derechos sociales en una nueva Constitución y que Chile debía emular a países nórdicos. “Hay una serie de derechos sociales que no están en las constituciones de la mayoría de los países nórdicos. El derecho a la salud, posiblemente el más icónico de todos, no está en las constituciones de Suecia, Noruega, Islandia y Dinamarca. De las cinco naciones nórdicas, solo Finlandia tiene ese derecho a nivel constitucional”, señaló. 

Tras revisar los antecedentes en diferentes fuentes, Contexto Factual calificó los dichos de Edwards como VERDADERO, PERO…, dado que efectivamente solo Finlandia contiene de forma explícita la salud como un derecho, pero en otros países como Noruega e Islandia, sus constituciones incluyen indicaciones que aseguran asistencia sanitaria en casos específicos.

Consultado para este artículo, Edwards señaló que escribió esa frase tras haberse leído los textos constitucionales de los cinco países mencionados, además de revisar información en el Constitutional Project, proyecto que busca entregar datos exhaustivos sobre las constituciones del mundo. 

Qué dicen las constituciones nórdicas

La Constitución de Suecia, promulgada en 1974, tiene cuatro leyes fundamentales: el Instrumento de Gobierno, la Ley de Sucesión, la Ley de Libertad de Prensa y la Ley Fundamental de Libertad de Expresión. Además,  tiene la Ley Riksdag, que habla del funcionamiento de su parlamento. Dentro de la sección de derechos fundamentales y libertades –incluidos en el capítulo de Instrumento de Gobierno–, la protección o derecho a la salud no está incluido de ninguna forma.

La carta magna de Noruega, promulgada en 1814, consta de seis capítulos, siendo el quinto el que se refiere a los derechos humanos. El derecho a la salud no está consagrado como tal, pero sí hay una indicación respecto a la garantía de seguridad sanitaria para menores:

  • Artículo 104, inciso tercero:
Los niños tienen derecho a la protección de su integridad personal. Las autoridades del Estado crearán las condiciones que faciliten el desarrollo del niño, incluida la garantía de que se le proporcione la seguridad económica, social y sanitaria necesaria, preferiblemente dentro de su propia familia.

Una situación similar ocurre con el texto constitucional de Islandia, promulgada en 1944. Si bien el capítulo sobre derechos de la población no tiene un resguardo explícito sobre la salud, su artículo 76 obliga al gobierno a garantizar asistencia en condiciones específicas:

  • Artículo 76
La ley garantizará a todas las personas la asistencia necesaria en caso de enfermedad, invalidez, dolencia por razón de vejez, desempleo y circunstancias similares.

Asimismo, la Constitución de Dinamarca, promulgada en 1953, no articula de manera explícita la garantía sanitaria, pero sí habla de la responsabilidad gubernamental en caso que una persona no pueda mantenerse a sí misma o a otros: 

  • Artículo 75:
Toda persona que no pueda mantenerse a sí misma o a sus dependientes, cuando ninguna otra persona sea responsable de su manutención, tendrá derecho a recibir asistencia pública, siempre que cumpla con las obligaciones impuestas por la ley al respecto.

Por último, tal como señaló Edwards, la carta magna finlandesa de 1999 sí contempla el derecho a la salud:

  • Artículo 19: El derecho a la seguridad social
Aquellos que no puedan obtener los medios necesarios para una vida digna tienen derecho a recibir el sustento y los cuidados indispensables.
Toda persona tendrá garantizada por ley el derecho a la subsistencia básica en caso de desempleo, enfermedad, discapacidad y durante la vejez y el nacimiento de un hijo o la pérdida de un proveedor.
Las autoridades públicas garantizarán a todas las personas, según disponga con mayor detalle una ley, servicios sociales, sanitarios y médicos adecuados y promover la salud de la población.
Además, las autoridades públicas apoyarán a las familias y a los responsables de la provisión de los niños para que tengan la capacidad de velar por el bienestar y el desarrollo personal de los niños.

Por estos motivos, los dichos de Edwards fueron calificados como VERDADERO, PERO... No obstante, es importante destacar el argumento siguiente del economista en su columna. Si bien no es parte del ejercicio de verificación, es necesario incluirlo a modo de contexto, específicamente por la solicitud que hace el académico en su texto:

“Más de alguien dirá que este es un detalle. Pero no lo es. En discusiones políticas es necesario hablar con la verdad y precisión. Solo entonces los argumentos adquieren peso. En este caso, la evidencia indica que es posible tener un excelente sistema de salud pública –como Dinamarca, Islandia, Noruega y Suecia– sin que el derecho esté incluido en la Carta Magna"

Aquellos países adscriben a tratados internacionales de derechos humanos en que se exige el resguardo y protección a la salud. “El sistema de derechos depende de dos cosas: depende de lo que dice la Constitución, es cierto. Pero en segundo lugar, a pesar que la Constitución no diga ciertas cosas, los tratados internacionales que esos países han establecido tienen esa finalidad. Por lo tanto, el derecho a la salud en esos países no está en la Constitución, pero efectivamente forma parte del debate de los derechos europeos”, señala el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Chile, Luis Cordero. 

Además, Cordero argumenta que los textos mencionados por Edwards son, en su mayoría, redacciones antiguas, anteriores al debate de los derechos sociales que se profundizó durante la segunda mitad del siglo XX. “Yo creo que confunde los debates de política pública con el debate constitucional. La Constitución es un marco para que se adopten políticas públicas, no agota las políticas públicas ni las define”, agrega el abogado.

(*) Si quieres más información sobre el derecho a la salud en otras constituciones, revisa esta minuta constituyente de Contexto.


Palabras clave: