Falso, pero...

Video de campaña por el Rechazo: "Vamos a tener que pagar dos Congresos"

Juan Pablo Figueroa
14 Sep 2020

Si sólo tienes 5 minutos, lee estas claves:

– Un video de campaña por el Rechazo que circula en redes sociales, muestra a un joven que va comprar a un almacén. Allí, la mujer que lo atiende le dice que va a cobrarle doble porque “si sale el Apruebo vamos a tener que pagar dos Congresos. En fácil: a los 155 diputados que ya les estamos pagando, habrá que pagarle a 155 convencionales. 310 personas en total, y todas con dieta. Así que págueme el doble”.

– Lo que se señala en el video es FALSO, PERO...

– Si bien es cierto que en caso de ganar en el plebiscito la opción del Apruebo, el Congreso y el órgano constituyente (Convención Mixta o Constitucional) funcionarán en paralelo y que sus miembros serán electos de la misma forma que los diputados, hay diferencias importantes respecto a su función, atribuciones y montos de dietas que hacen que la comparación no sea precisa.

– Por una parte, el Congreso es bicameral, mientras que la Convención será una instancia única. Por la otra, mientras que el Parlamento seguirá con sus atribuciones y su función legislativa y fiscalizadora, la Convención tendrá sólo una tarea específica: redactar una nueva Constitución. Una vez cumplida esa misión -independiente de si la ciudadanía aprueba o no el nuevo texto-, el órgano se disolverá.

– La cantidad de convencionales dependerá de qué tipo de convención se elija en las urnas el 25 de octubre, y es la Constitucional la que tendrá 155 integrantes, quienes recibirán una remuneración mensual de 50 UTM (cerca de $2,5 millones), menos de la mitad de lo que actualmente reciben como dieta los diputados.


La escena se desarrolla en un almacén de barrio. Un joven se acerca al mesón y le dice a la mujer que lo atiende que llevará un kilo de marraquetas y otro de tomates. ¿Cuánto sería? “2.500 pesos”, le dice ella. Entonces, él saca unos billetes de su bolsillo y se los pasa. Ella los cuenta. Uno, dos, tres mil pesos. “Pero aquí te falta, a tí te voy a cobrar más: $5.000”.

-Ah, y ¿por qué el doble, tía?
-Sí po, porque tú votas Apruebo, ¿no?
-Sí, y ¿qué tiene que ver eso?
-Tiene mucho que ver, po. Porque si sale el Apruebo vamos a tener que pagar dos Congresos. En fácil: a los 155 diputados que ya les estamos pagando, habrá que pagarle a 155 convencionales. 310 personas en total, y todas con dieta. Así que págueme el doble, así se va acostumbrando.

El diálogo es ficticio. Forma parte de un video de campaña a favor del Rechazo que circula desde hace un par de semanas en distintas redes sociales. Sin embargo, lo que allí se señala es FALSO, PERO...



La mujer del video se refiere al órgano constituyente que funcionará de forma paralela al Congreso si es que en el plebiscito del 25 de octubre gana la opción de cambiar la Constitución. Dependiendo de cuál se elija, Convención Mixta o Constitucional, podría efectivamente tener el mismo número de integrantes que la Cámara de Diputados o incluso más, y es real que el mecanismo para elegirlos es el mismo. Pero hasta ahí nomás llegan las similitudes, y compararlos o incluso asegurar que en Chile habrá “dos Congresos” es, a lo menos, impreciso.

En el Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución firmado por los partidos políticos en noviembre de 2019, se determinó que “el órgano constituyente que en definitiva sea elegido por la ciudadanía, tendrá por único objeto redactar la nueva Constitución, no afectando las competencias y atribuciones de los demás órganos y poderes del Estado y se disolverá una vez cumplida la tarea que le fue encomendada”. 

En otras palabras, su misión será una sola: escribir una nueva Carta Fundamental. Sólo eso podrá hacer y, una vez que termine -independiente de si el texto es o no aprobado por la ciudadanía-, no existirá más. No podrá proponer, tramitar ni dictar leyes, tampoco fiscalizar a otros poderes u organismos estatales ni arrogarse ninguna otra atribución que le corresponda a la Cámara de Diputados o al Senado, pues para eso es que está el Congreso. Y todo eso quedó plasmado en la Constitución con la reforma que dio curso al proceso constituyente.

En todo caso, no es la primera vez que se argumenta un supuesto choque entre las dos instituciones funcionando en simultáneo. El mismo Presidente Sebastián Piñera lo planteó durante agosto en una entrevista a La Tercera: “Vamos a tener en el fondo dos instituciones elegidas casi de la misma forma electoral, con candidatos designados por los mismos partidos. La convención constituyente, que toca elegir en abril, y el Congreso que toca elegir en noviembre. Se van a sobreponer dos instituciones elegidas con el mismo mecanismo, con candidatos seleccionados por los mismos partidos. Van a estar actuando paralelamente”.

Consultados por Contexto Factual, distintos expertos refutaron por esos días los dichos del mandatario (ver artículo). 

Ana María García, presidenta de la Asociación Chilena de Derecho Constitucional y académica de la Universidad de Chile, decía que “el Congreso actualmente en funciones desempeña el papel de órgano legislativo y fiscalizador, y va a seguir cumpliendo sus funciones hasta que cumpla su período. Y por otro lado, habrá una convención constitucional que va a tener una función específica para originar una nueva Constitución. Y ese es un trabajo muy preciso al que va a estar abocada por completo, y no tendría porqué haber un choque, pues son tareas diferentes”. 

Lo mismo decían el exministro del Tribunal Constitucional y docente en la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae, Enrique Navarro, y el abogado constitucionalista Tomás Jordán, excoordinador del proceso constituyente desarrollado durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet. El primero señalaba que “en el derecho comparado se han dado coexistencias entre un congreso y un órgano constituyente y, en general, han convivido”; mientras que el segundo aseguraba que “lo que Piñera dice es cierto en cuanto a que habrá dos instituciones, pero no se van a dedicar a lo mismo. Eso está claro porque el objeto de la convención excluye al del Parlamento. El conflicto se daría sólo si el Congreso dijera ‘ok, vamos a armar una nueva Constitución’, y eso no lo pueden hacer porque el mandato constitucional para ello recae en la convención”.

Pero las diferencias entre el Congreso y la Convención van más allá de sus respectivas atribuciones y funciones. 

Por un lado, a diferencia de la Convención, que será una instancia única, el Congreso está compuesto por dos cámaras, la de Diputados y el Senado. En ese sentido, la afirmación de la mujer del video se contradice al decir que habrá “dos Congresos” y luego hacer la comparación sólo con una de sus cámaras. Y además, no necesariamente tendrá el mismo número de integrantes: todo dependerá de cuál tipo de convención se elija el 25 de octubre.

Si gana la opción de la Convención Constitucional, efectivamente tendrá 155 convencionales, la misma cantidad de diputados y diputadas en la Cámara Baja, todos electos por la ciudadanía. Pero si triunfa la Comisión Mixta, serán 172, la mitad elegidos vía sufragio popular y la otra mitad conformada por parlamentarios en ejercicio nominados por ellos mismos. Por lo tanto, podría haber una equivalencia en cuanto a número de miembros, pero no con el Congreso, sino con una parte de él. 

Y aun considerando que sí, que una convención podría tener la misma cantidad de diputados, ¿eso implicaría “pagar dos Congresos? No, porque hay una enorme diferencia entre las dietas que tienen los parlamentarios y la que podrían tener los convencionales. 

Luego de que se promulgara la reforma constitucional que disminuyó el sueldo de distintas autoridades en el país, desde el Presidente hacia abajo, la dieta de los diputados quedó en $7.012.388, que actualmente equivale a 139,4 UTM (hasta julio superaba los $9,3 millones). Pero los convencionales electos, según ya quedó definido, obtendrán una remuneración mensual de 50 UTM, es decir, cerca de $2,5 millones, lo que proporcionalmente corresponde poco más de un tercio de lo que gana un diputado. En otras palabras, no se pagará lo mismo por cada entidad.

Por todo lo anterior es que Contexto Factual calificó la frase del video de campaña como FALSO, PERO...             


Palabras clave: