Exagerado

Marcela Cubillos: “La Constitución se redactará desde una hoja en blanco, partiendo de cero”

Valentina Matus
16 Sep 2020

Si sólo tienes 5 minutos, lee estas claves:

– La directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo, Marcela Cubillos, señaló en una columna en El Mercurio que “la Constitución se redactará desde una hoja en blanco, partiendo de cero”, afirmación que fue se calificó como EXAGERADO.

– Efectivamente no se reformará el actual texto constitucional, sino que se escribirá uno nuevo sin un anteproyecto, no obstante, hay ciertas condiciones que no son modificables y tendrán que ir escritas en una eventual nueva Carta Fundamental.

– El Acuerdo por la paz y la nueva Constitución –que anunció el plebiscito– señala que, en caso que gane el apruebo, la Convención escriba el nuevo texto “tendrá por único objeto redactar la nueva Constitución, no afectando las competencias y atribuciones de los demás órganos y poderes del Estado”.

– La Constitución define en su artículo 135 que un nuevo texto “deberá respetar el carácter de República del Estado de Chile, su régimen democrático, las sentencias judiciales firmes y ejecutoriadas y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”.

– Expertos y expertas coinciden en que en los textos constitucionales mantienen una matriz de su tradición constitucional, por lo que no se va a escribir completamente desde cero.


Desde el 15 de noviembre de 2019, día en que se presentó el “Acuerdo por la paz y una nueva Constitución” que la redacción de una nueva Carta Magna desde cero ha sido uno de los temas más discutidos en el debate del proceso constituyente. 10 meses después sigue siendo protagonista de muchas conversaciones, exposiciones y argumentos de la campaña por el Apruebo o Rechazo. 

Fue para la última opción que la directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo, Marcela Cubillos, indicó en una columna en el diario El Mercurio que “la Constitución se redactará desde una hoja en blanco, partiendo de cero”, afirmación que es EXAGERADO. Efectivamente no se reformará el actual texto constitucional, sino que se escribirá uno nuevo sin un anteproyecto, no obstante, hay ciertas condiciones que no son modificables y tendrán que ir escritas en una eventual nueva Carta Fundamental.

Desde el equipo de Cubillos, señalaron a Contexto Factual que “es lo que cree” la exministra de Educación, justificado por lo que sigue en la columna de opinión: “Así se acordó aunque algunos pretendan ahora darle un significado distinto a su voto. Y eso no es semántico ni es un slogan que se pueda rebatir con otro. Es un procedimiento legislativo que consiste en que para volver a escribir algo habrá que juntar dos tercios”. 

En primer lugar, es importante aclarar lo que es la hoja en blanco. Contexto la define como “que la Convención funcionará sin discutir un anteproyecto específico. Si, por ejemplo, el Congreso actual realiza una reforma constitucional, se parte de un proyecto de ley. Si no se aprueba, por defecto se vuelve a la Constitución vigente. Aquello no sucederá con el proceso del debate de la Convención. Si no existe el acuerdo mayoritario de 2/3 (67%), entonces no se estipula ese tema en la Constitución. No significa que quedará lo estipulado en la actual Constitución”.

Tanto el Acuerdo por la paz y nueva Constitución como la Constitución no indican que se vaya a escribir desde cero, sin referencias anteriores, no obstante es lo que se ha indicado desde que se anunció el acuerdo previamente mencionado. Asimismo, ambos documentos hacen salvedades sobre lo que la nueva Constitución debe tener o bien resguardar:

“El  órgano  constituyente  que  en  definitiva  sea  elegido  por  la  ciudadanía, tendrá  por  único  objeto  redactar  la  nueva  Constitución,  no  afectando  las competencias y atribuciones de los demás órganos y poderes del Estado y se disolverá una vez cumplida la tarea que le fue encomendada. Adicionalmente no  podrá  alterar  los  quórum  ni  procedimientos  para  su  funcionamiento  y adopción de acuerdos”, se indica en el Acuerdo por la paz y nueva Constitución. 

Por otro lado, la Carta Fundamental señala en dos de sus artículos condiciones inamovibles que se deben respetar:

Artículo 135, inciso cuarto:
“El texto de Nueva Constitución que se someta a plebiscito deberá respetar el carácter de República del Estado de Chile, su régimen democrático, las sentencias judiciales firmes y ejecutoriadas y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”.

Artículo 138:
 La Convención podrá establecer disposiciones especiales de entrada en vigencia de alguna de las normas o capítulos de la Nueva Constitución.
    La Nueva Constitución no podrá poner término anticipado al período de las autoridades electas en votación popular, salvo que aquellas instituciones que integran sean suprimidas u objeto de una modificación sustancial.
    La Nueva Constitución deberá establecer el modo en que las otras autoridades que esta Constitución establece cesarán o continuarán en sus funciones.

Contexto Factual consultó a expertos y expertas acerca de la posibilidad de redactar una Constitución desde cero para la nota «Los caminos abiertos de la “hoja en blanco”» y ambos coincidieron en que, por tradición constitucional, la probabilidad que el texto no tenga ningún antecedente previo –aparte de lo que exige la actual Carta Magna– es cercana a cero.

“Hoja totalmente en blanco, a mi juicio, no va a haber. Las constituciones tienen una forma, las leyes tienen forma. Todas las constituciones tienen partes, no son documentos que puedas probar, tienen una estructura. Parte por las instituciones, después los derechos y libertades, y luego los órganos. Pero decir que va a partir absolutamente desde cero, sin ninguna tradición constitucional, es imposible. Hay ciertas tradiciones que Chile ya tiene, así que es demagógico decirlo”, señaló Marcela Peredo, académica del Magíster LLM UC.

Por su parte, Luis Cordero, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y director de Espacio Público indicó que “toda la evidencia demuestra que, en general, los textos constitucionales mantienen una matriz de su tradición constitucional. El mejor ejemplo es la del ‘80. Tiene un sesgo, claro, pero una parte importante de sus disposiciones tienen antecedentes en la tradición constitucional chilena. Quienes objetan el argumento de la hoja en blanco, lo que en realidad hacen es objetar el procedimiento para discutir”.

El dato ha sido compartido por múltiples personajes, incluyendo los diputados Diego Schalper (RN) y José Antonio Coloma (UDI), además del locutor radial Gonzalo de la Carrera y el exministro de Mideplan del régimen de Augusto Pinochet, Sergio Melnick. 






Palabras clave: